Dólar Obs: $ 772,93 | -0,67% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.292,61
IPC: 0,10%
Previsión, cómo mejorar las pensiones

miércoles, 29 de agosto de 2012

Grerente general, Zurich Corredora de Bolsa
Héctor Neyra

La pensión básica solidaria y los mecanismos de incentivo tributario al ahorro (APV y depósitos convenidos) han permitido una solución para los segmentos de rentas más bajos y más altos. ¿Qué pasa con las rentas medias? El APVC no ha despegado por su poca flexibilidad y los pocos incentivos que ofrece a los empleadores.

Cuando partió el nuevo sistema previsional se estimó que las pensiones equivaldrían al 70% de los últimos ingresos. Sin embargo, las lagunas o períodos sin cotizar y el tope imponible para las cotizaciones respecto al ingreso real, han llevado a que las pensiones sean significativamente menores como porcentaje de las últimas rentas activas.

Esto sin considerar la pérdida de poder adquisitivo relativo en el tiempo, pues las pensiones quedan fijas en UF´s, mientras que los sueldos en promedio suben en el largo plazo en términos reales (un crecimiento de 2% anual en sueldos reales llevan a una diferencia de 81% acumulada en 30 años).

La pensión básica solidaria y los mecanismos de incentivo tributario al ahorro con fines previsionales (APV y depósitos convenidos), han permitido una solución en “mancuerna”, es decir para los segmentos de rentas más bajos y más altos.

¿Qué pasa con las rentas medias? La solución para este segmento se pensó que podía venir mediante el APV A (después de impuestos y que recibe una bonificación de 15% por parte del Estado) y el APVC.

Sin embargo, estos mecanismos no han alcanzado la penetración deseada. Por un lado, el APVC no ha despegado por su poca flexibilidad (requiere niveles mínimos de adhesión muy altos – el menor de 30% de los trabajadores o 300) y ofrece pocos incentivos a los empleadores, incluyendo un periodo de vesting o liberación corto y medido desde que el empleado llega a la empresa, lo que limita su uso para retención de personal clave.

Adicionalmente, se requiere una escala mínima para desarrollar soluciones de ahorro periódico, considerando que los márgenes de productos de ahorro puro son relativamente bajos y los costos de intermediación altos, pues es necesario prestar asesoría a nivel individual para maximizar el grado de adhesión.

En nuestra opinión, la solución involucra mayor flexibilidad en las cotizaciones voluntarias que permitan lograr la escala mínima. El mejor momento para implementarlo es ahora: la reforma tributaria permite compensar el aporte del trabajador con el menor pago de impuesto a la renta, permitiendo reducir el impacto sobre el salario líquido.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia