Dólar Obs: $ 886,79 | -1,15% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.378,73
IPC: 0,50%
Family Office o Multi Family Office

viernes, 27 de abril de 2012

Presidente Ejecutivo de GlobalFolio
Alejandro Hirmas

La venta de empresas familiares a grandes conglomerados ha creado la necesidad a muchas familias de administrar un patrimonio financiero líquido. Para ello algún miembro del grupo familiar asume esta responsabilidad y debe trabajar con diversos asesores o bancos locales y extranjeros.

Quizás no hay en nuestra jerga un término que tenga tantos significados o interpretaciones distintas como "Family Office" (FO). En el mundo el concepto lleva años de existencia y evolución, pero en nuestro país es un concepto relativamente nuevo. Por lo mismo, diría que existen casi tantos modelos de FO como oficinas mismas. Como si esto fuese poco, aparece después el concepto de "Multi Family Office" (MFO).

La venta de empresas familiares a grandes conglomerados ha creado la necesidad a muchas familias de administrar un patrimonio financiero líquido. Para ello algún miembro del grupo familiar asume esta responsabilidad y debe trabajar con diversos asesores o bancos locales y extranjeros. Esta es la versión más light. En el otro extremo, y dependiendo de los montos en administración, podría conformarse un grupo de profesionales, con experiencia en inversiones , que se especializa en distintas clases de activos locales y extranjeros, que administra activos financieros y evalúa además inversiones inmobiliarias, compra de empresas e inversión en proyectos, etc. Este grupo puede o no estar formado por miembros de la familia, sin perjuicio que probablemente reporte a un comité de inversiones o directorio que sí los incorpore.

Una oficina así, con acceso a diversos servicios de información (Bolsa de Comercio, Bloomberg, etc.), con posibilidad de contratar especialistas asesores para evaluar distintos temas, con financiamiento para viajes de un equipo, en Chile o al extranjero en busca de ideas o conocimiento, no es barata. Según nuestros cálculos, para que este costo, que debe rebajarse de las rentabilidades, sea poco relevante se necesita administrar un patrimonio mínimo de US$100 millones.

Como indudablemente no muchos grupos familiares trabajan con estos montos, les queda la alternativa de simplificar su administración, optando por una cartera más pasiva, o contratar los servicios de un asesor que los pueda asistir en administrar estos activos, en relacionarse con los distintos bancos y corredoras locales y extranjeras, en evaluar distintas opciones de inversión que les ofrezcan, etc. Obviamente que este servicio no sería exclusivo, y estamos entonces hablando de lo que se ha dado a llamar MFO.

Contar con una vasta experiencia en inversiones, un equipo de inversiones suficientemente amplio que le permita cubrir la parrilla total de alternativas de inversión, y estar absolutamente libre de conflictos de intereses para interactuar libremente con los diferentes actores del mercado financiero en beneficio de sus clientes, es lo que el MFO requiere como mínimo.

No me cabe duda que tanto FO como MFO seguirán aumentando y evolucionando en la medida que Chile siga creciendo, nos hagamos más ricos y los inversionistas se vayan sofisticando como lo han hecho en los últimos años.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia