Dólar Obs: $ 770,45 | -0,66% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.833,07
IPC: 0,60%
Gobierno no subiría tramo exento de impuestos y se abre a estudiar "bono taxi"

domingo, 22 de abril de 2012

M. Leiva y A. Sáez
Economía y Negocios

Autoridad no descarta reducir a cero el impuesto de timbres y estampillas.

En los próximos días, desde La Moneda debería ver la luz pública el proyecto de reforma tributaria que prepara el Gobierno. Según altas fuentes del Ejecutivo, se están estudiando fórmulas para estimular el ahorro y el crecimiento y ordenar a los parlamentarios oficialistas, en especial de la Unión Demócrata Independiente (UDI), y cuyo negociador principal -dicen congresistas de la colectividad- es el presidente gremialista, Patricio Melero.

La UDI insiste en reducir el impuesto específico a los combustibles. En esa línea, entre el Gobierno y la UDI se está negociando el llamado "bono taxi", que sería un recorte de este tributo a los taxistas y a los transportistas que requieren de este insumo para su trabajo. "A nosotros nos nos gusta reducir el impuesto a los combustibles para todos sin distinción", dicen en La Moneda.

La petición de parlamentarios UDI, como Ernesto Silva, es contar con una medida que beneficie a un conjunto más amplio de la población. Para lograr llegar a una solución de consenso, se han barajado subsidios focalizados en los transportistas.

En el tema de los combustibles, sin embargo, todo parece estar abierto todavía. El Gobierno esta semana -con el ministro de Economía, Pablo Longueira, fuera de Chile- estuvo entre la espada y la pared cuando la UDI acordó con la DC realizar un emplazamiento público por el impuesto a los combustibles. La única razón que evitó dicho emplazamiento fue que desde La Moneda se abrieron a conversar el tema.

Un diputado dice con esta movida se anotaron un triunfo, porque "es primera vez que no nos dan un portazo cuando planteamos este tema, ni nos tratan de irresponsables y populistas. Entendemos que el Gobierno nos envió una señal". Pero esa señal no fue espontánea:

La UDI les recordó a los ministros que 18 de los 40 diputados de la colectividad rechazarían el proyecto si no incorporaba algún punto en la línea de reducir el precio de la gasolina.

En Palacio también desean mantener el tramo exento o aquel grupo de personas que por su nivel de salarios no paga impuestos a la renta. Hoy, a todos quienes ganan desde $532 mil mensuales hacia abajo no se les cobra este tributo.

Joaquín Godoy (RN), Pablo Lorenzini (DC) y Gonzalo Arenas (UDI) pidieron al Ejecutivo que elevara el tramo exento: "El Gobierno explica que recortar los tramos está dirigido a reducir la creación de sociedades de inversión, pero ello beneficia sólo a los grupos de más altos ingresos. Para aquellos que ganan $700 mil u $800 mil, la clase media, esta reforma tributaria no ayuda en nada", opina Arenas.

En la colectividad creen que el Gobierno enviará el 60% de lo que está dispuesto a hacer en el proyecto, que ésa ha sido la estrategia del ministro Cristián Larroulet y que es probable que en la tramitación den "mayores concesiones".

Fuentes gubernamentales explican que -en comparación con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)- en Chile es bajo el número de personas que pagan impuestos por su salario. Subir por ejemplo a $700 mil aquellas personas exentas no contribuye a crear la "conciencia de contribuyente". Esto es, que la gente pague impuestos por sus rentas y que sepa que por ello está en pie de exigirle eficiencia y buenos servicios al Estado.

El impuesto de timbres y estampillas también está sobre la mesa, aunque aún se evalúa si bajarlo a la mitad o eliminarlo definitivamente, "es que éste es un impuesto que grava a los emprendedores y a la clase media, principalmente", reconoce el diputado Joaquín Godoy (RN).

En un cambio más técnico, el Gobierno estaría dispuesto a avanzar en el tratamiento de los "retiros en exceso" del Fondo de Utilidades Tributables (FUT), que al final también terminaría afectando los fondos de inversión (FIT).

Ésta es una fórmula utilizada por quienes perciben altas rentas, que les permite movilizar recursos a través de una puerta entre ambos fondos y es muy difícil de fiscalizar. "El cambio previsto en este mecanismo podría incidir significativamente en la recaudación", sostuvo una fuente conocedora de la fórmula del Gobierno.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia