Dólar Obs: $ 781,74 | -0,56% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.687,80
IPC: -0,10%
Las claves del exitoso modelo laboral alemán, que cerró con récord de empleo en 2011

miércoles, 11 de enero de 2012

S. Aguirre y C. Morales
Economía y Negocios

Flexibilidad y el apoyo del gobierno le permitieron llegar a estas cifras en medio de la peor crisis europea en décadas.

Mientras varios de sus vecinos continentales viven profundas crisis y luchan por no quebrar, Alemania capea las dificultades batiendo récords en materia laboral.

El 2011 cerrará como uno de los años más exitosos de su historia en esta materia. Según datos oficiales, hasta noviembre había 41,56 millones de ocupados, como nunca antes desde la reunificación. Lo que se traduce en una media de 5,7% de desempleo, según datos de la Oficina Federal de Estadísticas. Un lujo al lado del 22% de cesantes en España o el 18,8% en Grecia.

La clave: flexibilidad
El éxito tiene un factor determinante, según empresarios y trabajadores de ese país: la flexibilidad del modelo. "La fijación de los salarios dentro de los convenios colectivos es más flexible, puesto que se basa en políticas de tiempo de trabajo", dice desde Alemania Werner Eichhorst, subdirector de políticas laborales del Instituto IZA, especializado en la materia.

"En principio el tiempo de trabajo puede ser negociado entre empleadores y empleados", por lo que las jornadas varían de las 35 a las 40 horas semanales. Una política que ha reforzado el Estado durante los últimos años. Desde 2008 se aplica un instrumento que permite reducir las jornadas de trabajo en períodos de menor producción. Así, la empresa paga menos, el trabajador mantiene su contrato y la diferencia por su salario lo paga el Estado.

"La empresa puede mantener a todo su staff durante 12 o 24 meses, y cuando arranque la economía de nuevo, no tiene que buscar otra vez gente, entrenarlos y explicarles los procesos", dice Oliver Parche, director de América para la Asociación de Cámaras de Industria y Comercio de Alemania. Eso permite dar continuidad a la producción y estabilidad a los trabajadores.

Markus Schlimbach, dirigente del sindicato de trabajadores de Sajonia (región al este de Alemania) asegura que "las compañías tratan de mantener a sus trabajadores calificados, incluso en períodos de crisis, lo que les da una seguridad relativa a los empleados". El vocero destaca además la libertad que existe entre sindicatos y empresas para "mejorar los puntos básicos (establecidos por ley)" a través de contratos colectivos.

"Hay responsabilidad hacia la comunidad", dice Parche, heredada de una tradición histórica: las empresas, identificadas con su región, fueron el eje del desarrollo local. Y eso se ha transmitido a las pymes. Son los llamados hidden champions ("campeones ocultos"), en referencia a aquellas empresas pequeñas que tienen fama mundial en sus especialidades y son claves para el funcionamiento de las compañías más grandes, como Audi o Bayer. "Todos trabajan juntos: empresarios, trabajadores y gobierno. Hay un consenso en la sociedad de Alemania", agrega Parche.

La ayuda de los minijobs
El modelo actual se basa en las reformas que se aplicaron en 2003 y 2004, cuando el desempleo bordeaba el 10% (ver infografía). En ese paquete de medidas también se incluyó otra innovación ampliamente aplicada hoy: los minijobs . Trabajos a medio tiempo (de 40 horas mensuales máximo) y con sueldos bajos (400 euros como tope), según publicó Der Spiegel. "Sueldos de hambre" los llama el semanario, que calcula en cinco millones el número de personas que trabajan bajo esta categoría.

"Un porcentaje creciente de trabajadores está empleado a corto plazo o a través de agencias temporales", dice Markus Schlimbach. "Esto preocupa principalmente a los más jóvenes, personas bajo los 30 años", explica el dirigente sindical, quien asegura que el Gobierno ha puesto el énfasis principal en fortalecer el empleo en los grupos de menores ingresos, pero a través de "debilitar la regulación de los trabajos temporales y empeorando las condiciones", dice Schlimbach. Lo que ha reabierto el debate sobre la instauración de un salario mínimo, hoy aplicado sólo a unas pocas labores.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia