Dólar Obs: $ 790,82 | 1,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.684,10
IPC: -0,10%
Ingenieros de Titanium y Costanera Center evalúan nueva norma constructiva

domingo, 27 de febrero de 2011

Equipo Economía y Negocios
Economía y Negocios

Dos de los calculistas más destacados del país valoran las exigencias introducidas post 27-F, pero advierten que no hay edificaciones a toda prueba. De cara al futuro, Larraín apunta a ciertos ajustes en la normativa, mientras Lagos plantea un sistema de seguro de cobertura estándar.

Alfonso Larraín: "En la norma sísmica era necesario un ajuste en la clasificación de suelos"
A Alfonso Larraín, el terremoto lo sorprendió a miles de kilómetros de distancia, a bordo de un crucero en el Caribe. Desde alta mar fue consiguiendo información parcelada acerca de lo que ocurría en Chile, así como también del estado de sus obras como calculista. La más colosal de ellas, el edificio Titanium, que resistió sin mayores contratiempos.

El también presidente de la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales de Chile (AICE) se muestra orgulloso por la forma en que respondió la mayoría de las estructuras.

-¿La nueva normativa resuelve el problema de los desprendimientos de elementos no estructurales?
"Deja más claro cómo deberán ser diseñados estos elementos. Antes los especificaba el arquitecto y lo construían maestros sin planos y especificaciones. Esto, con la nueva norma, no volverá a ocurrir".

-¿Los nuevos decretos le parecen exagerados?
"No los considero exagerados, sí muy necesarios. En la norma sísmica era necesario un ajuste en la clasificación de suelos. La "resistencia" tal vez no necesite ser tan elevada como lo piden los decretos, pero sí los requerimientos de deformaciones. Esto es lo que entraremos a ver en una norma definitiva".

-¿Cree que con los decretos y las nuevas normas el balance sería distinto?
"Es difícil predecir. Sin embargo, estoy seguro que serán mucho menores a los de 2010, que para la comunidad internacional, salvo excepciones, el resultado fue excelente".

-En el último terremoto resultaron con daños estructurales varios edificios nuevos. ¿Es reflejo de un modelo regulatorio que deja en manos de las propias constructoras la supervisión?
"Hubo algunos problemas de supervisión de las constructoras, pero menores. Con una inspección técnica de obra (ITO) responsable, esto disminuirá. Creo que hubo más problemas de diseño por muros muy delgados y diseños muy al límite. Constantemente los ingenieros estructurales estamos presionados por las inmobiliarias en tener que diseñar al límite para disminuir costos; pero es algo en que un buen profesional no puede transar".

-¿Fue un error sacar la supervisión de los organismos estatales del nivel central?
"La supervisión del Estado como se plantea hacer, con profesionales responsables de su trabajo, más la revisión de cálculo estructural y una ITO responsable, creo que es el camino. Un mayor control no es necesario, pues los profesionales chilenos son, en general, responsables y de muy buena calidad".

René Lagos: "Técnicamente, no existe un límite para la altura máxima de un edificio"
René Lagos es el ingeniero calculista de la Gran Torre Costanera Center, el edificio más alto de Chile.

-A su juicio, ¿la nueva normativa resuelve el tema del desprendimiento de elementos no estructurales (como ocurrió en el aeropuerto)?
"Dado que los terremotos son siempre diferentes y la historia nos enseña que pueden tener características más desfavorables que los registrados con anterioridad, el cumplimiento de las normas no necesariamente garantiza una seguridad a todo evento. En el mejor de los casos, aun asumiendo un gran costo, nunca la seguridad es total a todo evento".

-¿Se encarecerán los costos y, por tanto, los precios para el consumidor final?<7b>
"Siempre que se desee aumentar la seguridad de un diseño en construcción, es necesario un mayor consumo de recursos y materiales. Es por esto que el consumidor final debe entender que si quiere más seguridad, tendrá que asumir mayores costos".

-¿Chile cuenta con la capacidad fiscalizadora para garantizar que se respeten las nuevas normas?
"Yo pienso que sí. Si se tiene presente que la construcción es inevitablemente un proceso artesanal, es imposible lograr obras 100% a prueba de errores, aun aumentando la fiscalización. Esto sólo haría más lento y caro el proceso".

"Para solucionar el problema de la calidad al propietario final, el enfoque debe ser distinto. Lo que se debe garantizar al propietario es que si se presenta algún problema, éste debe ser resuelto sin demora ni costo para él. Esto se logra con un seguro adecuado que debería ser contratado por la inmobiliaria (primer vendedor) a favor del comprador. Y este seguro debería tener una duración y cobertura estándar definida por ley".

-¿Cuál es la altura máxima posible para un rascacielos en Chile?
"Técnicamente, no existe un límite para la altura máxima que puede tener un edificio. Sólo se debe tener presente que el costo de construcción por metro cuadrado de superficie útil crece con la altura".

-En el terremoto resultaron dañados varios edificios nuevos. ¿Esto es reflejo del fracaso de un modelo regulatorio que deja en manos de las propias constructoras la supervisión de la normativa?
"No. Chile tiene hoy en materia de diseño estructural normas modernas que incorporan el estado actual del conocimiento, aun cuando la norma sísmica tenía algunas disposiciones insuficientes o erróneas, de acuerdo a las lecciones aprendidas el 27-F. La calidad adecuada de las normas (aun con sus imperfecciones) y su cumplimiento por los ingenieros estructurales hizo posible que el 27-F los edificios en general se comportaran satisfactoriamente".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia