Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Crecimiento: El gran desafío para ayudar a nuestra “clase media”

viernes, 14 de enero de 2011

Profesor Escuela de Administración, Pontificia Universidad Católica de Chile
Julio Gálvez B.

Con alegría hemos visto como nuestras autoridades nos han informado de reformas orientadas a "servir a nuestra clase media". Sin duda son buenas noticias, pero no debemos olvidar que el gran desafío que nos permitirá ayudar a nuestra "clase media" es el crecimiento del país.

Nuestras autoridades nos han presentado un conjunto de reformas por una parte a nuestro Mercado de Capitales (MK) y por otra a los requerimientos para la constitución de nuevas empresa, las que se han asociado con proyectos orientados a tener un "MK al servicio de la clase media", por una parte, y con la idea de "derribar el muro de la tramitocracia", por otra.

Muy probablemente dichos proyectos efectivamente irán en beneficio de la "clase media", sin embargo nuestra "clase media" también necesita y espera otras reformas, reformas que como país nos permitan alcanzar mayores niveles de crecimiento y equidad. Niveles de crecimiento que le permitan a esa misma "clase media" mirar el futuro y sobre todo el de sus hijos, con optimismo. Nuestra "clase media" quiere también más y mejores oportunidades de empleo y para ello nuestras autoridades deben seguir generando las reformas que se requiere para ello.

Necesitamos crear un ambiente cada vez más propicio y un entorno "amigable", que incentive el desarrollo de nuevas ideas y la creación de nuevas empresas. Los desafíos de nuestras autoridades tienen que ver entonces con medidas relativamente urgentes orientadas a mejorar la competitividad de la empresa chilena, más que medidas que circunstancialmente favorezcan de manera discriminatoria a determinados sectores. ¿Qué necesita también nuestra "clase media" para tener tranquilidad respecto de su futuro?, necesita que se avance en lo que muchos y por mucho tiempo han señalado, flexibilidad laboral ¡tiene que haber una forma de compatibilizar la flexibilidad laboral con los intereses de nuestra gente!.

También necesita que se enfrente de manera urgente y decidida el problema energético que se nos puede presentar en el futuro cercano. No podemos seguir con la incertidumbre respecto de cuáles serán los caminos que el país se dará para satisfacer la demanda energética que el crecimiento exige, las autoridades deben ser proactivas en la búsqueda de una solución de largo plazo, creativa y "equilibrada", de los distintos intereses del país.

Por otra parte, si bien se ha avanzado en facilitar el acceso de las pequeñas y medianas empresa al mercado de capitales, sin embargo y dado que esas empresas constituyen un aporte significativo al crecimiento y al desarrollo del país, la velocidad con la que se avance debiera ser mayor. En algunos casos la presencia de altos costos de transacción ("spreads", impuestos, etc.), en otros las escasas posibilidades de acceso a instrumentos de cobertura de riesgos, etc., no ayudan a que dichas empresas puedan desarrollar todo el potencial de ellas tienen o terminan inhibiendo la creación de otras.

Todo esto, por cierto "desgastando" las posibilidades de crecimiento de las empresas, su competitividad y por lo tanto, las posibilidades de crear empleos.
Nuestra "clase media" también quiere una reforma educacional profunda, una reforma que signifique disminuir las enormes diferencias en las posibilidades de educación de calidad que se observan en el país, con la consecuente enorme diferencia en las posibilidades de aumentar el valor del capital humano de los hijos de nuestra patria.

Como se observa, las reformas que nuestra "clase media" necesita, son aquellas en las que se encuentran empeñadas nuestras autoridades, pero también otras, en algunos casos más profundas, que les permitan mirar el futuro con tranquilidad.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia