Dólar Obs: $ 687,00 | -0,26% IPSA 0,11%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
La faceta empresarial menos conocida de Hernán Somerville

domingo, 18 de julio de 2010

Azucena González
Economía y Negocios

Negociador de la deuda externa en los 80, hoy su día a día es el gremio. Mientras, su hijo Sebastián es quien está al timón de un diversificado portafolio de inversiones en el que participa la familia: desde gastronomía, finanzas, inmobiliario y hasta tecnología.




Diecisiete años a cargo de la Asociación de Bancos, que ocupa su día a día. Negociador de la deuda externa chilena en los 80. Presidente de la más alta cúpula empresarial, la CPC. Representante de los empresarios chilenos ante el foro APEC. Organizador y comisionado del pabellón chileno de la Expo Shanghai.

Es sólo parte de la trayectoria de servicio público que en los últimos 30 años ha desplegado Hernán Somerville Senn, quien esta semana anunció que no asumirá como embajador de Chile en China.

Los fuertes lazos que ha tendido con la región asiática y con China en particular llevaron al Gobierno a pensar en él.

Es que China se ha convertido en el principal socio comercial de Chile y se trata de una de potencia económica.

Desde Shanghai, donde se encuentra por estos días, el propio Somerville recalca que razones de índole personal -"sobre las que no corresponde profundizar", dice- le impidieron asumir el desafío. Y acto seguido termina enfatizando que lamenta interpretaciones que pudieran surgir relacionadas con una falta de recursos para desempeñar ese cargo, dado que la Cancillería estaría preocupada de esos temas y adoptando medidas al respecto.

Las razones tampoco guardan ninguna relación con sus negocios particulares, recalcan desde su entorno.

Veta empresarial
Como multifacético y activo que es, este abogado de la U. de Chile, en su faceta más privada, ha incursionado con su familia en emprendimientos que ya suman un diversificado portafolio de inversiones, desde gastronomía, finanzas, inmobiliario y hasta tecnología, timoneado por su hijo Sebastián Somerville, y en los que cohabitan con diversos socios.

Algunos muy afamados como el restaurante Tierra Noble, en que participa junto a sus hijos Pamela y Sebastián.

Otros, menos conocidos, como su participación en la Hacienda Marañón, un extenso predio de unas 38 mil hectáreas en la Tercera Región, en sociedad con la familia Correa -de la que los Somerville tienen menos de un décimo-, y que aún no comienza su actividad productiva.

O acompañando el desarrollo de proyectos inmobiliarios, como los departamentos Urbano del grupo Senexco como gestor (Ricardo Senerman), en avenida Manquehue. O Santa Elena Ecourbe en Chicureo, liderado por la familia Ábalos.

Family Office
Pero, sin duda, lo principal es Fintec, donde comparten propiedad Hernán Somerville, su hijo Sebastián y Juan Enrique Riveros -socio histórico, amigo y partner de toda la vida de Somerville-, y que es gerenciado por Sebastián. Es un family office que se dedica a administrar patrimonio para familias de altos ingresos. Y ya cuenta con la nada despreciable suma de unos US$ 200 millones en recursos administrados para terceros, dicen fuentes.

Fuera de un porcentaje de Corpbanca -ocupa un sillón en ese directorio-, Somerville es parte también de IFincorp, una administradora de fondos de inversión cuyos socios principales son Jaime Vargas, Sergio Benavente, junto a otros connotados de los negocios como Juan Enrique Riveros, Álvaro Clarke y Julio Bustamante, a la que además se integró a fines de 2009 Felipe del Río (Dersa).

Al alero de la administradora vio la luz el fondo Emprendedor I, que busca invertir en pymes innovadoras y con alto potencial de crecimiento. Y ya hay cuatro apuestas concretadas: Publisystemas, la compañía de transportes Buen Destino y la firma del rubro textil hogar Fabrics. ¿Su última incursión? Ser parte del capital de PJ Chile, que desarrolla en Chile la franquicia de la pizzería internacional Papa John"s.

Con emprendedores e innovadores: el caso de la firma de tecnología móvil MZZO y Casa Check
También los Somerville se han diversificado, acompañando proyectos fundados y gestionados por diversos emprendedores e innovadores.

Es el caso de la firma de tecnología móvil MZZO, que fundaron en 2004 Felipe Huete y Mauricio Banchieri (este último gestor de la conocida tienda Puro Chile de Nueva York).

Felipe Huete y su hermano, y Mauricio Bianchieri con su padre, suman el 74% de la propiedad. Los Somerville poseen en torno a un quinto de participación (en compañía de Juan Enrique Riveros). El grupo de socios lo completa Pedro Claro, con el 5% de la propiedad de la empresa.

La firma, definida como agencia móvil, se inició muy vinculada a dar el soporte tecnológico de mensajería de texto para programas y concursos de televisión (Allá Tú de Chilevisión, o El Último Pasajero de TVN, y programas de juegos en la franja nocturna, del tipo "llame y gana").

Pero derivaron a desarrollar el área ingeniería, lo que les permitió enfocarse al segmento corporativo, de mayores márgenes, desarrollando aplicaciones para corporaciones.

Hoy por ejemplo MZZO tiene contratos con Entel -para el manejo de información (scripts) en call centers- y con LAN, para campañas publicitarias en la web, además del desarrollo de portales móviles. La apuesta rindió frutos y por primera vez MZZO logró resultados en azul en 2009.

"Este año deberíamos tener un año bastante bueno en términos de utilidad", dice Felipe Huete, gerente general de MZZO y quien lleva la gestión. Plantea que están en sondeos preliminares para abordar otro país y asociaciones para crecer.

Otro caso es el de Casa Check, cuyo origen está en el emprendimiento del ingeniero Sebastián Urzúa, el abogado Juan Francisco Mackenna y Fernando Peña Lacámara, y en cuya propiedad también participa el grupo de Portal Inmobiliario, y el gerente de la firma. Ahí los Somerville tienen en torno al 18% con Aníbal Correa.

Tal como su nombre lo indica, la firma de asesoría se dedica a chequear e inspeccionar viviendas -fundaciones, techos, cielos, sistemas eléctricos y estructuras de la propiedad- para acreditar su estado y calidad previo a su arriendo o venta.

Dieron el palo al gato: un nicho inexplotado en Chile, que creció, y de clientes particulares, pasó a la entrega servicios a inmobiliarios -respecto de las obras que les entregan las constructoras-, y también a la inspección técnica de obras.

Tanto en MZZO como Casa Check, participa Sebastián Somerville como director. Él es ingeniero comercial.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia