Dólar Obs: $ 680,21 | 1,54% IPSA -1,42%
Fondos Mutuos
UF: 26.048,60
IPC: 0,20%
Cerca de $2 millones al año gasta un santiaguino en usar y mantener su auto

sábado, 12 de junio de 2010

Bernardita Aguirre Pascal
Economía y Negocios

Al mes son más de $155 mil en bencina, seguros, permiso, mantenciones y tag, considerando el automóvil más vendido. En tres años ha disminuido el valor del costo mensual en más de $3 mil, por la baja de la bencina. La principal alza es el tag.

Las ventas de autos suben como la espuma. Ni el terremoto ni el Mundial de Fútbol, que desviaron la atención de los consumidores hacia los televisores, han logrado frenarlas. Sólo en mayo, las ventas crecieron 94% respecto del mismo mes de 2009, y las ventas acumuladas este año ya suman 102.159 vehículos.

Hasta fin del año pasado circulaban por las calles tres millones 68 mil 220 unidades; hoy ya van tres millones 170 mil autos.

¿Sabrán estos nuevos automovilistas cuánto cuesta conducir y mantener un auto en la capital?

En total, son casi $2 millones al año. La cifra le podría parecer insólita, pero es porque seguramente usted no ha hecho el ejercicio de sumar lo que gasta en bencina, mantenciones, patente, tag y seguros.

Un análisis hecho por "El Mercurio" muestra que en promedio un automovilista santiaguino gasta poco más de $155 mil al mes en mantener y transitar con su vehículo. Esto sin considerar otros gastos extras como accidentes, robos o multas.

El cálculo se hizo para un auto de los modelos más vendidos en 2009: Hyundai Accent, Chevrolet Aveo y Toyota Yaris.

Un consuelo: la cifra total es algo menor a lo que se gastaba hace tres años, poco más de $160 mil al mes, en medio del alza de los combustibles.

Bencina: el gasto principal
La gasolina es otra vez el ítem que más pesa en este costo, y representa el 56,5% del total.

Para efectos del cálculo, se estimó un auto que tiene un rendimiento promedio de 12 kilómetros por litro, y además se presume que al año recorre 20 mil kilómetros, que es la distancia que consideran las automotrices para extender una garantía cuando se compra un vehículo nuevo.

En automóviles más grandes, como un 4x4, el rendimiento puede ser menor y el gasto en combustible más alto: uno que consume ocho kilómetros por litro gasta más de $133 mil al mes.

A la bencina le siguen en importancia los costos de mantención del vehículo, que incluyen los servicios periódicos que exige la marca para tener garantía, revisiones técnicas y cambio de pastillas de freno y neumáticos cada 50 mil kilómetros.

Dichas mantenciones se hacen cada 10 mil kilómetros.

Y si en promedio se recorren 20 mil kilómetros anuales, son dos veces al año.

En la primera, por $50 mil, se cambian el aceite, el filtro y la golilla del carter. En la segunda, por $125 mil, además se hace una alineación del vehículo.

"Cumplir con las revisiones periódicas es lo más recomendable no sólo porque se mantienen la garantía y la seguridad, sino también porque es más económico mantener que reparar", explica Eduardo Grez, dueño de HomeCar Service.

Otro gasto que debe hacerse sí o sí una vez al año es el permiso de circulación, que en los autos más vendidos cuesta alrededor de $70 mil, es decir, $6 mil al mes. El espectro de valores es amplio, y va este año desde los $18 mil a los $5 millones que paga un Mercedes-Benz S65 AMG.

Los que dejaron el auto para ir a trabajar

Si en vez de gastar $6 millones en un auto, destinara sólo ese dinero a transporte público, podría financiar cuatro viajes diarios en metro durante más de ocho años o mil viajes al centro de Santiago en taxi, considerando una tarifa de $6 mil. Y sólo contando el dinero que cuesta el vehículo y sin el gasto en uso y mantención mensual. El ahorro y la comodidad son las principales razones para que cientos de ejecutivos dejen su auto en la casa.

"No tenemos segundo auto porque además del costo del auto, tengo que pagar seguro, combustible y, como en mi edificio tengo un solo estacionamiento, debería pagar otro que me cuesta al menos $60 mil mensuales. Si a eso le sumas el seguro, unos $28 mil, y otros $30 mil en combustible, sumo $100 mil, que es más o menos lo que gasto en taxis al mes, pero con la ventaja de que no me estreso", cuenta Marcela.

La falta de estacionamiento y la tranquilidad es también lo que ha hecho al abogado penalista Jorge Gálvez no comprarse un segundo auto para ir a trabajar. "Sólo en estacionamientos me gastaría $150 mil y en taxi ida y vuelta me gasto $100 mil al mes. Además, en el taxi voy trabajando, revisando escritos o llamando a clientes", explica.

La seguridad en el tiempo de traslado que le permite planificarse mejor es la principal razón por la que Andrés Manetti, trader de estructuración del Banco de Chile, opta a diario por el metro. "Soy muy planificado y por eso me gusta tener certeza del tiempo de traslado, me demoro 30 minutos de puerta a puerta y voy tranquilo", dice.

Hay gente que ni se le pasa por la cabeza ir a trabajar en auto. "Hay estacionamiento, pero no con capacidad para todos; además, me demoraría mucho más en llegar y voy tranquila y cómoda en el metro, de los cinco días, tres me iré sentada", comenta Paulina Quezada, product manager de Corona.

El ingeniero Mario Villalobos trabaja en tres oficinas, en Providencia y en el centro, y, aunque vive en Los Dominicos desde hace diez años, va a trabajar en metro. "Es más económico, tranquilo y mucho más rápido", asegura.



El tag tiene la mayor alza

El tag es el ítem que más ha subido, como porcentaje del costo total del vehículo en los últimos años. El viaje ida y vuelta por la Costanera Norte entre Lo Saldes y Vivaceta (tres pórticos) pasó de ser el 11% del total a más del 13% del gasto total.

"El tag se reajusta una vez al año de acuerdo con el IPC más un reajuste automático de hasta un 3,5% por contrato, tema que se resuelve en enero", explica Herman Chadwick, presidente de la Asociación de Concesionarios (COPSA), quien agrega que para este año 2010 las tarifas se reajustaron en 1,7%, ya que el IPC fue negativo.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que circular por las autopistas urbanas es opcional, al igual que contratar un seguro privado, que promedia los $16 mil mensuales y es otro de los gastos que suman generalmente los conductores.

Para saber cuánto gastan los chilenos en estos seguros se consideró el valor promedio de las primas de las pólizas de vehículos efectivamente vendidas por las aseguradoras. En 2009, según datos de la Asociación de Aseguradores, fue de 8,26 UF el año, lo que equivale a $16 mil al mes. Este es el promedio de las primas vendidas en la industria. Pero, dependiendo del deducible del seguro y del modelo y marca del auto, las cifras pueden ser mayores. Un auto 4x4 puede pagar un seguro de $30 mil al mes, y si la cobertura es sin deducible, superar los $40 mil.

El seguro obligatorio o SOAP es más parejo: bordea los $10 mil al año para vehículos, valor que se vio reducido este año por la venta a través de internet.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia