Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Chilenos redujeron consumo de carne en 3,6 kilos y el pavo fue el que más cayó

miércoles, 03 de febrero de 2010

Miguel Concha Manso
Economía y Negocios

La demanda por esta carne blanca bajó 14,3% y la bovina fue la menos afectada.

Aunque entre los insumos que figuran como base de los platos chilenos casi siempre se cuenta algún tipo de carne, durante el año pasado la crisis económica redujo el consumo de estos alimentos.

Si en 2008 cada chileno, en promedio, consumió 70,1 kilos del producto -considerando los cuatro tipos de carne más comercializados en el país (pollo, bovino, cerdo y pavo)-, ese volumen bajó en 3,6 kilos en 2009, registrando un promedio per cápita de 66,7 kilos. En medio de este escenario, ni las carnes rojas ni las blancas lograron sortear el impacto de la crisis.

El alza de precios que acusaron las carnes blancas el año pasado, junto con una menor disponibilidad de recursos para la compra de algunos productos de mayor precio por parte de los chilenos, figuran entre las razones que explican esta disminución

Según cifras del gremio APA Asprocer -que reúne a los productores avícolas y de porcinos-, las carnes blancas fueron las más afectadas, considerando que el consumo per cápita de pollos disminuyó un 4,2%, respecto del año anterior, y que en el caso de la carne de cerdo, la compra por habitante pasó de 20,1 kilos a 18,5 kilos por ejercicio. Lo anterior representa una caída de 7,9%. En el segmento de las carnes blancas, el consumo que más se contrajo fue el de pavo, con una disminución de 14,3%.

Para el presidente de APA Asprocer, Juan Miguel Ovalle, el citado descenso fue producto de un primer semestre inestable, donde, si bien los precios estuvieron deprimidos -la pulpa de cerdo cayó 14% y la pechuga de pollo subió entre 0 y 4%, dependiendo del canal de venta-, la demanda "se comportó bastante floja. Las ventas tuvieron una disminución entre un 3% y un 5%", manifestó el representante gremial.

Sin embargo, en el caso de la carne bovina, el consumo registró una caída más leve (1,5%), debido al retroceso que experimentó el precio de estos productos, que sigue captando las preferencias de los consumidores. Por ejemplo, ciertos cortes altamente demandados como el abastero y el asado carnicero registraron una disminución de 24% y 17% en su valor, respectivamente, entre enero y diciembre del año pasado.

Lo anterior, pese a que a nivel local la producción de carne bovina cayó un 10%, según comentó Alejandro Granzotto, director de Fedecarne, quien agregó que por ello fue que Chile debió aumentar las importaciones, principalmente desde Paraguay, debido a los bajos precios ofrecidos en este mercado. De hecho, según cifras de Carnetec, las internaciones de carnes de bovino subieron un 28% respecto de 2008 luego que Chile importara 117.874 toneladas, donde Paraguay fue el principal proveedor para los consumidores locales con 65.435 toneladas, seguido por Argentina, con 41.788 toneladas.

A nivel interno, en tanto, la caída en la producción de la carne en vara (con hueso) de bovino fue de 13,3%, totalizando las 208.234 toneladas; contracción que pasó por un alza de los insumos (granos y energía), lo que encareció la producción.

Retornos caen por menores precios internacionales

Las exportaciones de carnes avícolas registraron una disminución de 7% , tras obtener retornos por US$ 240 millones.

En el caso de esta industria, los factores que explicaron la caída de las exportaciones fueron los menores precios internacionales, que según Ovalle disminuyeron entre un 7% y un 8%. Mientras que en volumen los envíos de pollo aumentaron en 29%, tras totalizar 121.998 toneladas, pues la industria debió elevar su oferta al exterior para compensar los menores ingresos producto de la caída en los valores. En cuanto al pavo, las exportaciones retrocedieron un 7,6% con envíos por 32.220 toneladas.

Por otra parte, la industria de cerdos elevó sus envíos en un 2,3%, tras totalizar ingresos por US$ 360 millones. En este caso el volumen exportado creció 6,8%, tras sumar 204.474 toneladas, también fruto de un impulso de la industria por el lado de la oferta para compensar los menores precios internacionales de este tipo de carne. En total, la industria de carnes blancas obtuvo ingresos por US$ 600 millones, un 6% menos que en 2008, cuando los retornos llegaron a los US$ 639 millones.

Por el lado de las carnes rojas, las exportaciones registraron una disminución de un 6% tras enviar 7.606 toneladas en 2009, retrocediendo en relación con el año anterior cuando se exportaron 8.124 toneladas.



Consumo de avestruz sube 15%

Aunque su crecimiento representa un avance marginal en términos absolutos en la industria de la carne, los criadores y procesadores de avestruz han ido ganando terreno en el país. Según datos de la productora Truz, este año el consumo de carne de esta ave aumentó en un 15%, en consonancia con el incremento de producción, que totalizó 2.870 kilos en 2009, versus los 2.500 kilos registrados en 2008.

Cecilia González, presidenta de Truz, manifestó que "se han estrechado las relaciones con los consumidores, ya que se está valorando mucho más este tipo de carne saludable, libre de colesterol".

Además, subproductos como el paté de avestruz han registrado un fuerte incremento, superando en un 50% las ventas de 2008. Este año se consumieron alrededor de 15 mil latas, agotando el stock del producto.

Para González, este aumento se debe a que el producto está presente en casi la totalidad de las tiendas gourmet.

Menos exótica que la avestruz, pero de menor consumo que los pollos y los cerdos, el cordero enfrentó un complejo 2009. El director de Frigorífico Simunovic, Nicolás Simunovic, explicó que las exportaciones fueron similares a 2008 (2.700 toneladas). Sin embargo, manifestó que con la caída del dólar, se redujeron los ingresos.


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia