Dólar Obs: $ 676,60 | 1,73% IPSA -0,98%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,76
IPC: 0,00%
Gastón Acurio abre su primer restaurante para público masivo en Chile

viernes, 11 de diciembre de 2009

Claudia Ramírez Friderichsen
Economía y Negocios

Con Tanta, su tercera incursión, suman inversiones por US$ 5 millones en Chile.

Al chef peruano Gastón Acurio no le asusta enfrentarse a una docena de restaurantes de varios países en el Boulevard del Parque Arauco. Tampoco le incomoda ofrecer platos de precios medios y masivos: "Al contrario, es liberador", asegura. Con esta premisa llegó ayer al país para asistir a la inauguración de Tanta (pan en idioma quechua), el primer restaurante familiar y masivo de su cadena.

Acurio define su tercera incursión gastronómica en Santiago como "un lugar donde bajo la misma filosofía de materias primas de primera calidad y recetas originales peruanas uno puede encontrar de todo, para todos, y en todo momento". El local ofrecerá empanadas, causas, lomo saltado y más de 60 postres, entre otros.

Esta vez Acurio repite el modelo de negocios de La Mar y Astrid & Gastón: junto con su socio e inversionista chileno Andrés Belfus, ex gerente general de Almacenes Paris, desembolsaron US$ 1 millón en infraestructura y know how para este local. Los tres restaurantes en Chile suman una inversión cercana a los US$ 5 millones. No descarta nuevas aperturas de Tanta en Santiago y regiones, "aunque nos tomaremos todo el tiempo que haga falta", advierte Acurio.

¿Competirán con "El otro sitio", que también está en el Boulevard? "Emilio Peschiera (chef peruano de ese restaurante) es un aliado", responde Acurio y agrega que "la marca cocina peruana pertenece a todos".

La apertura de 36 locales en más de 10 ciudades ha sido todo un aprendizaje, reconoce Acurio. Por ejemplo, en Ciudad de México y debido a una caída de ventas por la crisis internacional tuvieron que cerrar un La Mar. "Me duele por el inversionista", asegura Acurio, "por eso nuestro socio local debe compartir esta pasión", agrega. En Lima también debieron cerrar uno, pero por otro motivo. Se trataba de un local de jugos naturales al paso, que no logró ajustarse al público. "Aprendimos que nuestro público es full services . Esperan sentarse a una mesa para comer", asegura.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia