Dólar Obs: $ 696,70 | -0,08% IPSA -0,57%
Fondos Mutuos
UF: 27.741,09
IPC: 0,50%
Bancos advierten que costo de créditos para empresas se duplicará desde enero de 2010

lunes, 30 de noviembre de 2009

Julio Pizarro V.
Economía y Negocios

Circular de la Superintendencia obliga a incrementar las provisiones por riesgo. Sólo por stock de colocaciones, los bancos desembolsarán US$500 millones.

A un mes de que comience a regir la normativa que obliga a los bancos a realizar mayores provisiones por probabilidad de impago de sus clientes, al interior de la industria advierten que las nuevas exigencias más que duplicarán el costo final de financiamiento, principalmente para las grandes y medianas empresas.

En julio de 2009, la Superintendencia de Bancos emitió la circular N° 3.476, que aumenta el porcentaje de provisiones que deben realizar los bancos para las distintas categorías de riesgo de los antiguos y nuevos clientes que solicitan un préstamo sin garantía (ver infografía).

Por ejemplo, si un usuario es clasificado individualmente en riesgo "A1" -la más alta calidad y que es asignada a corporaciones con ventas sobre US$ 100 millones-, el banco debe resguardar 0,04% del monto solicitado. Actualmente, las entidades no provisionan este tipo de créditos.

Este porcentaje sube a medida que se incrementa el riesgo del solicitante, aumentando el costo de los bancos. Cálculos de la industria señalan que sólo por el stock de colocaciones, las instituciones desembolsarán US$ 500 millones, lo que impactará los resultados de enero 2010.

Y como los bancos no pueden cambiar las condiciones de los actuales préstamos, el mayor costo de fondo se reflejará en el precio de nuevos créditos.

Suben costos
Para los nuevos préstamos, el gerente de un banco realiza el siguiente ejercicio: actualmente para un cliente con riesgo "B2" (suficiente capacidad de pago), el costo de provisionar ese crédito es de 0,78% del monto solicitado. Si la institución financiera asigna un spread de 2%, el costo final para el solicitante será de 2,78%.

La nueva normativa establece que para esta categoría, el resguardo por incumplimiento debe ser de 4,50% del préstamo, por lo que el precio (al mismo spread ) para el cliente podría subir hasta 6,50%.

Las clasificaciones entre "A3" y "B3" corresponden a grandes y medianas empresas, que son aquellas que registran ventas entre US$ 2 millones y US$ 100 millones. Las categorías más bajas corresponden a algunas pequeñas compañías, con ventas que fluctúan entre US$ 200 mil y US$ 2 millones.

En el caso de las personas y algunas microempresas, el impacto es nulo, ya que la clasificación de riesgo de estos segmentos se realiza de forma grupal (a través de una matriz). La nueva normativa de provisiones afecta a aquellos casos que se evalúan con criterios individuales.

Otras consecuencias
Además del alza en el costo final de financiamiento, en la industria explican que podrían aumentar las garantías solicitadas a los clientes o simplemente restringir el financiamiento a los grupos de más riesgo.

La medida también afectará las utilidades de las instituciones, ya que este mayor costo debe contabilizarse contra resultados. Así, adelanta un gerente de riesgo, los bancos iniciarían el 2010 con importantes pérdidas lo que afectaría probablemente la distribución de dividendos a sus accionistas.

Sin embargo, la banca solicitó a la Superintendencia de Bancos que permita contabilizar las nuevas provisiones contra patrimonio. De concretarse, los bancos disminuirán su capital y, por consiguiente, su índice de solvencia (o Basilea). "Y a futuro para poder seguir creciendo probablemente requieran aumentos de capital", adelanta un ejecutivo.

Consultada la Superintendencia por "El Mercurio" sobre las razones y consecuencias de la normativa, la entidad supervisora no quiso hacer declaraciones.

El próximo año comienza a operar el impuesto de timbres y estampillas no considerado en 2009
Uno de los impuestos que afectan el costo de un crédito, tanto para personas como para empresas, es el de Timbres y Estampillas, gravamen que durante 2009 fue "suspendido" por el Gobierno como parte de las medidas para reactivar la economía afectada por la crisis internacional.

Sin embargo, a partir de enero de 2010 el Estado volverá a recaudar fondos a través de este impuesto. En un principio, el cobró alcanzará al 0,6% del total del préstamo, monto que subirá desde el 1 de julio del próximo año, cuando alcance a 1,2% anual

Esta situación -dicen al interior de los bancos- hará subir el precio de los préstamos a personas y a empresas.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia