Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,24%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Colbún: "En cualquier parte del mundo se habla de impuestos al CO2, no a las hidroeléctricas"

sábado, 12 de septiembre de 2009

Danilo Bustamante y Victoria Reyes
Economía y Negocios Online, El Mercurio

Bernardo Larraín Matte, gerente general de la empresa, enfatiza en la necesidad de aumentar la certeza jurídica de los proyectos energéticos del país y critica la judicialización de algunas iniciativas del sector.

Bernardo Larraín Matte, gerente general de Colbún, toca el tema varias veces durante la entrevista: se debe premiar con mayor certeza jurídica el esfuerzo privado por investigar e invertir en potenciales proyectos energéticos para el país. Y, particularmente, se requiere valorizar más el tremendo trabajo que hay detrás de los proyectos hidroeléctricos.

Y pone un ejemplo que conoce: en Aysén ya se han invertido US$ 300 millones, sin saber si finalmente podrán construir el megacomplejo de centrales.

Extrapola este debate a las necesidades del país, y explica que dado que la demanda crece entre 500 y 600 megas al año conforme se desarrolla Chile, urge contar con una matriz energética importante. Y no se cierra solamente a la opción hidroeléctrica, pues asegura que tenemos la posibilidad de desarrollar la eólica, solar y geotérmica. De hecho, Colbún ya se asoció con Geoglobal Energy para desarrollar proyectos geotérmicos en Chile.

—¿Cómo está viendo la recuperación económica desde Colbún?
"No hay duda de que el consumo energético es un buen termómetro de la economía. Creo que en el año como un todo, el crecimiento de la demanda eléctrica será marginalmente negativo, considerando que los últimos meses siguen siendo de crecimiento cero o negativo. Efectivamente las tasas de crecimiento en los últimos meses han sido mejores, y por tanto coincide lo que uno observa en el consumo energético con lo que se dice de la economía. Creo que en el mediano y largo plazo la recuperación será más bien lenta, en lo que es empleo y consumo. A nivel mundial sigue habiendo un sobreendeudamiento relevante, y vamos a enfrentar en los próximos años una mayor cautela del sistema financiero que implicará financiamientos menos dinámicos y ágiles. Son factores estructurales que se han generado en esta crisis y que nos van a acompañar por una buena cantidad de años".

La nueva sociedad en geotermia

Colbún acaba de cerrar una alianza con la estadounidense Geoglobal Energy (GGE). Esta compañía tendría como meta desarrollar una capacidad instalada de 500 MW en nuestro país en los próximos diez años, lo que involucra inversiones por US$ 1.500 millones. Su mayor accionista, con el 25%, es la neozelandesa Mighty River Power, tercer actor eléctrico de Nueva Zelandia. "Están explorando dos lugares (en Chile). En uno tienen pozos de mil metros de profundidad. Nos asociamos a ellos para postular a cinco sitios adicionales. Nuestro espíritu es que esta sociedad esté enfocada en el desarrollo de la geotermia en Chile", dice. Agrega que está la opción de desarrollar la geotermia de aquí a dos años, con mil megas geotérmicos. "Eso requiere atraer a los mejores actores del mundo", enfatiza.



—¿Qué piensa de las críticas que dicen que hay poca competencia en la banca?
"El sistema bancario chileno es extremadamente sólido y competitivo. Se ha celebrado la solidez con que pasó la crisis la banca chilena en comparación con la banca del mundo desarrollado, y se debe a un buen cuerpo regulatorio, y también a una actuación prudente de tomar riesgos acotados. El financiamiento local es extremadamente competitivo, por lo menos bajo nuestra experiencia. Por ejemplo, el primer semestre del año pasado colocamos un bono local de cerca de US$ 300 millones, y logramos un financiamiento mucho más competitivo con la banca local de lo que se lograba afuera".

—¿Habla de los fondos para los proyectos San Pedro, Santa María y Angostura?
"Así es. Nuestro plan de financiamiento del primer semestre del año pasado pretendía dos cosas. Uno, levantar los recursos para mantener el plan de inversiones que era San Pedro, Santa María y esperamos iniciar la construcción de Angostura a fines de año, si es que hay una resolución favorable de calificación ambiental. Y, dos, en Colbún requeríamos cierta base de capital, es innegable que la empresa ha presentado resultados bastante volátiles desde el 2005 a la fecha".

"Así como tenemos proyectos en ejecución, tenemos una cartera de proyectos en etapa más preliminar. Si se tiene la ambición de ser un país desarrollado en 10 a 15 años como todas las candidaturas presidenciales lo han dicho, es innegable que el consumo energético presentará tasas de crecimiento relevantes. Hay que ser más eficientes, y ojalá que estemos creciendo de manera similar al producto o un poco menos. En fin, dado que la demanda crece de 500 a 600 megas al año, tenemos que tener una cartera de proyectos para lograr ese objetivo".

—¿Cuáles son las principales trabas que ha visto en la ejecución de los proyectos?
"En general los proyectos energéticos, y en particular los hidroeléctricos, son de larga gestación. Se empieza solicitando un derecho de agua, cuando un privado, a través de su capacidad de ingeniería hidráulica, civil, eléctrica, identifica un lugar en un río para hacer un proyecto hidroeléctrico. La posibilidad de ejecutarlo es incierta. Con ese derecho de agua se invierten grandes sumas en dinero en investigación. Después de 5 años en que se hizo la etapa exploratoria se decide que hay un proyecto factible, y se ingresa al estudio de impacto ambiental, pasa otro año, y luego recién se empieza construir. Ese concepto de que hay mucho trabajo por detrás hay que valorizarlo".

—¿Qué hace falta perfeccionar en el sistema regulatorio?
"Hay cosas puntuales que ameritan perfeccionamientos, tales como los conflictos en las cuencas; y el tomar derechos de agua solamente con fines especulativos, que introducen muchas dificultades a la tramitación y gestación de estos proyectos. La estabilidad jurídica que se requiere para que un actor invierta —15 años antes de ver el primer megawatts y antes de saber si el proyecto se va a ejecutar o no— es fundamental. Sin ir más lejos, en Aysén se invertirán entre US$ 200 a 300 millones antes de saber si se va a poder ejecutar o no".

—¿Cómo cae dentro de esta discusión el proyecto de cobrar un royalty a las hidroeléctricas?
"Claramente desincentiva a las hidroeléctricas. En el mundo se está incentivando las fuentes limpias y renovables, y castigando las fuentes termoeléctricas. Insólitamente ha habido propuestas a lo inverso, pero más insólito son estos royalties. La justificación es que son activos de más de 21 años, en ese caso, ¿por qué no proponen castigar cualquier activo de más de 21 años de cualquier tipo de infraestructura? En cualquier parte del mundo se habla de impuestos al CO2, no a las hidroeléctricas. Es muy contradictorio. Insisto, una vez que se construye el proyecto, se debe premiar el riesgo con una estabilidad jurídica".

—¿Es difícil invertir en proyectos hidroeléctricos en Chile?
"Yo distingo el legítimo perfeccionamiento del cuerpo regulatorio —algo que está detrás del planteamiento del Gobierno— de ideas más extremas como desincentivar de frentón estos proyectos. Yo rescato la propuesta de la Presidenta Michelle Bachelet, de que se pudieran pagar las patentes municipales en función de los mega instalados en cada comuna. Nosotros pagamos la patente en Las Condes. También se estableció que un cierto monto por megawatts fuera a fondos de desarrollo social, y ese monto que fuera un crédito para los impuestos que paga la empresa. Son cosas razonables que no castigan la hidroelectricidad. Y es el cliente final el que recibe los castigos, pues uno traspasa los costos".

—Algunos expertos han criticado los altos precios en las licitaciones eléctricas...
"Si se observa el proceso de licitación de empresas distribuidoras y se toma el promedio completo que es lo que corresponde, el actor más hidro presentó un precio aproximadamente un 30% más bajo que el actor que fue puramente térmico. Además de ser una fuente limpia y renovable, ha demostrado ser competitiva. Hoy vemos ciertas dificultades de tramitación en los proyectos hidroeléctricos, en parte porque tiene impactos más subjetivos que los termoeléctricos. Aquí el tema no es bajar el estándar ambiental para agilizar los proyectos, sino tener parámetros ambientales de similares objetivos para proyectos hidroeléctricos y termoeléctricos".

—¿El tener que haber llegado a una ley de compensaciones no cuestiona las relaciones comunales?
"Lo que no puede ser es que en la tramitación ambiental se metan temas eminentemente sociales. Las empresas hacen mucha responsabilidad social en las comunas donde están insertas, y muchas veces no es 100% comprendida. Siempre las expectativas de la comunidad y de las ONG serán superiores a lo que la empresa puede dar. Ese proyecto tiene el mérito de objetivizar. Donde sí hemos mejorado y debemos mejorar es en la transparencia, en la comunicación con las comunidades y los grupos ambientalistas. Tenemos que multiplicar por 10 los esfuerzos allí. Que no haya ningún mito, rumor y especulación”.

—¿Hay una judicialización en los proyectos?
"Me parece legítimo que un actor recurra a los tribunales frente a una resolución de calificación ambiental. Me parece que hay judicialización por el sólo objetivo de atrasar los proyectos. Pero los tribunales están bien preparados para distinguir eso. Si se tiene la certeza de que el estudio de impacto ambiental está completo y que la resolución de calificación ambiental fue hecha en base a la ley, se tiene la tranquilidad de iniciar los proyectos aún estando expuestos a fallos pendientes de los tribunales. Si paráramos los proyectos esperando que el último fallo o última demanda se resuelva, se inmoviliza todo".

—¿Cómo toman la paralización del proyecto Campiche de AES Gener?
"No quiero opinar de un caso que no conozco a cabalidad, pero estoy cierto de que todas las compañías que han iniciado la construcción de un proyecto en base a una resolución de calificación ambiental, es porque tenían la certeza jurídica de que esa resolución era suficiente para iniciar la construcción".

—¿Cuál es la postura de Colbún frente a la energía nuclear?
"En Chile tenemos que tener todas las opciones. Lo que no podemos hacer es que en 10 años, discutamos de nuevo si hacemos o no esta etapa previa. Esta etapa es razonable para tener la opción de ejecutarla en 10 años si es que en ese momento es razonable hacerlo. Es relevante no estar siempre recurriendo a lo que está a mano, lo que estuvo a mano en el 2005 y 2006 fueron proyectos termoeléctricos, con costos mayores, y no tuvimos la opción de desarrollar proyectos hidroeléctricos. Eso nos puede pasar con la energía nuclear, si el 2020 no la tenemos, vamos a recurrir nuevamente a lo que está a mano".

—¿Estamos avanzando en materia nuclear haciendo las consultas a entidades internacionales?
"Estamos avanzando. A diferencia de la hidroelectricidad, donde hay expertise local fuerte, en la energía nuclear es razonable que se contraten estudios de afuera. El punto es que hagamos la pega para estar en condición de. Uno puede ejemplificar esto con el proyecto Aysén, estamos desarrollando ingeniería, etc, para estar en condiciones de ejecutarlo, y no nos atrasemos en su tramitación. Postulo que no dejemos de hacerlo por no haber estado en las condiciones de hacerlo".

—¿Cuáles son los planes de Colbún respecto de la energía eólica?
"Estamos mirando vientos en dos lugares. Se está haciendo investigación y desarrollo en el mundo, y cuando eso esté, ojalá que estemos en condiciones de desarrollarla. Lo que critico es incentivar la instalación de mega simplemente porque son renovables. Sí me parece bueno facilitar y bajar las barreras de entrada que tengan actores pequeños para instalar energía renovable no convencional. El mérito de la ley chilena que promueve las energías renovables no convencionales es que finalmente incentiva que se hagan primero los proyectos más eficientes, y ése es el incentivo adecuado. Desde Colbún estamos interesados en la geotermia, en la hidroeléctrica, y para el día de mañana, creemos que la energía solar tiene potencial".

—¿Están arrepentidos de no haber participado en GNL Quinteros?
"Las compañías tienen su límite en la capacidad de ejecutar proyectos de inversión y en ese momento decidimos que no era razonable ni prioridad de la empresa participar como accionista. Eso no implica que hayamos cerrado las puertas para ser consumidores de GNL. Mientras el GNL sea más competitivo, estaremos primero en la fila. Los precios que se ven en el mercado internacional son sustancialmente más bajos de lo que se ha informado en Chile. La otra gran dificultad de GNL es que hay un sistema de nominación extremadamente inflexible para un comprador como Colbún. Dado que han entrado y seguirán entrando en operación las centrales a carbón, se van desplazando en la curva de oferta. La operación va a ser bastante más ocasional. Incluso desde el punto de vista medioambiental es ineficiente, pues la única forma que tendría para comprar GNL con un año de anticipación es decir que se usará el año completo, independiente de que sea más caro que, por ejemplo, junio del próximo año. La fórmula fuerza al consumidor a comprometerlo con mucha anticipación. Frente a la alternativa base que tenemos hoy, que es operar con diésel, es económica y ambientalmente ineficiente. Hay dos grandes desafíos: tener precios competitivos, y flexibilizar la nominación".

—¿Hoy excedentarios o deficitarios de energía?
"A partir de 2010, hemos tomado nuevos compromisos comerciales con las empresas distribuidoras y algunos clientes industriales. A fin de año bajan los compromisos. La sobrecontratación, generada porque todos los contratos que se suscribieron suponían que teníamos gas natural argentino, se empieza a equilibrar en 2010. Somos conservadores en el sentido de contratar en base a la generación hidroeléctrica en un año relativamente seco. No es razonable contratar más allá de lo que uno con seguridad espera será la generación hidroeléctrica. Pero se visualiza que en los próximos 3 y 4 años, tendremos un balance más adecuado de contratos comerciales".


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia