Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.024,26
IPC: 0,20%
Gerente general de Serrano admite ante la SVS su responsabilidad en las irregularidades

viernes, 26 de junio de 2009


Economía y Negocios

"Reconozco el error gravísimo...nos vimos obligados a hacer esto por instinto de supervivencia", dijo Tomás Serrano Parot, en relación con el uso de acciones en custodia sin autorización.

El 20 de mayo pasado no fue fácil para Tomás Serrano Parot. A las 12:19 horas, el gerente general de la ya quebrada firma Raimundo Serrano Mc Auliffe Corredores de Bolsa comenzó su declaración ante tres personeros de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), donde dijo: "Reconozco el error gravísimo? Nos vimos obligados a hacer esto por instinto de supervivencia".

De lo que habla es del uso indebido de las acciones en custodia de propiedad de Luis Felipe Lanas, quien denunció a la corredora por la venta de sus acciones en custodia sin su autorización. Se trata de títulos de Lanas y su Sociedad Comercial Coronel Limitada, por un valor de $1.600 millones.

"Es efectivo que fueron vendidas sin la autorización del cliente", reconoció Serrano ante los funcionarios de la SVS. "La responsabilidad es mía, yo daba las órdenes, y quien las maquillaba, presentaba y está familiarizado con esto es Luis Núñez (jefe de Custodias y Valores)".

Así se comenzó a desenredar la madeja que liquidó a una las corredoras más tradicionales de la Bolsa de Comercio. Pero los datos que ya se tienen son apenas la punta de una hebra repleta de nudos que sólo las autoridades pueden desenredar.

Situación desesperada
Las 20 preguntas formuladas por la SVS fueron respondidas por Serrano. En el relato deja entrever su desesperación, la que -según él- se vio agravada por los bancos que le cerraron las puertas. "No fue sencillo detenerse", relató.

Esta situación prendió todas las luces en el mercado, porque se revivió la caída de la corredora Alfa. De hecho, ante la pregunta del porqué se llegó a esta situación, Serrano dijo que se vieron afectados por la ausencia de líneas de créditos, problemas que vienen desde el caso Inverlink, lo que se agravó con el derrumbe de Alfa, a lo que se suma la crisis.

"Creo que, desde el segundo semestre de 2008, la cosa se pone negra y empezamos a usar este mecanismo, la mayor cantidad de veces con la autorización del cliente, obtenida verbalmente, casi todos son amigos cercanos. A ellos les ofrecíamos un dividendo adicional o intereses", dijo.

Pero a Lanas "no se recabó dicha autorización? Frente a la desesperación, incurrimos en la venta de sus acciones".

Declaró que cree que fueron ventas paulatinas del primer semestre de 2009, o de los últimos seis meses. "En los últimos meses ha habido más rescates y más ventas y entramos en una bola de nieve (?) Esto debió durar unos tres semestres y se fue agravando y caímos en la utilización de cartera sin autorización", dijo.

Argumentó que sabían de esta situación Jorge Fuenzalida, gerente comercial de la corredora, y Ernesto De Val, del área legal. El destino de los dineros fue "tapar compromisos pendientes generados por el efecto multiplicador de la venta, aumentos de rescates más el costo financiero que ello implicaba (?) Parte importante del desvío de los fondos también se fue a sociedades relacionadas, como un préstamo temporal", dijo. La declaración de Serrano se terminó a las 14:26 horas de aquel miércoles 20 de mayo.

La máquina era Accent Trading
Tanto en los documentos que están en la mano del fiscal, en la declaración policial y ante la SVS, Serrano señaló que la corredora contaba con 350 clientes activos.

Ante la pregunta de si tenía conocimiento de hechos similares al sufrido por Lanas con otros clientes, Serrano dice "sí" y agrega que "la metodología siempre ha sido verbal y lo hacemos, y se agrava en los últimos tres semestres. Finalmente, todo derivó en que nos consumiéramos las acciones, fueran utilizadas y hasta ahora que aparece la primera denuncia se detiene el sistema".

También reconoció que parte de las ventas de acciones de sus clientes se efectuaron a través de Accent Trading, empresa vinculada a Serrano y que realiza las ventas. "Esta empresa pertenece formalmente a un par de abogados en ese país (Islas Vírgenes Británicas), pero en realidad soy yo quien la operó ostentando un mandato y siendo yo quien materialmente tengo en mi poder las acciones al portador que integran su capital", dice su declaración policial.

En lo que respecta a los dineros, habría un faltante en custodia por la suma de $7.111 millones, tal como argumenta el funcionario de la SVS que toma la declaración. "En gran medida, los fondos se han ido al inmenso costo financiero, el consumo de la corredora por sus balances negativos? No tenemos un peso nosotros".



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia