Dólar Obs: $ 687,00 | -0,26% IPSA 0,11%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
La hoja de ruta de Enrique Vergara

domingo, 19 de abril de 2009

Azucena González San Martín
Economía y Negocios Domingo

Su anhelo era ser periodista deportivo, pero hoy está en el ojo del huracán por el bullado caso colusión en las farmacias. Su prioridad en el trabajo para este año es seguir persiguiendo carteles. Así trabaja el mandamás de la FNE.










Hace unas semanas, ya cursada la demanda contra las tres mayores cadenas de farmacias, pero previo al avenimiento con Farmacias Ahumada, Enrique Vergara entró a comprar a una conocida farmacia del sector oriente. Compraba varios remedios, cuando se produjo un curioso diálogo con el vendedor. Este le preguntó si quería algo más, a lo que Vergara contestó en broma si le parecía poco. “En realidad. Lleva harto. Está bien estresado con el caso de las farmacias”, le replicó el vendedor.

Esta es sólo una de las múltiples anécdotas, afirman cercanos, y el lado humano que ha tenido para el Fiscal Nacional Económico, el bullado caso del que ha sido protagonista en las últimas semanas: la acusación por colusión contra Salcobrand, Cruz Verde y Farmacias Ahumada, y el controvertido avenimiento al que arribó con Fasa. La inédita y sorpresiva confesión de uno de los acusados levantó una polvareda. Desde quienes cuestionaron el bajo monto de la multa pactada, hasta los que en privado plantean que pudieron incidir agendas políticas.

“Cada vez que hay un funcionario y un servicio que hacen la pega, de inmediato creen que es por motivaciones políticas. Me carga el chaqueteo. Estamos cumpliendo con una obligación. Es parte de mi trabajo, mi obligación hacerlo”, dice Vergara, quien accede a contestar esta pregunta, pero sin entrar en ningún detalle del caso farmacias, para que los tribunales operen.

Sólo agrega un dato: dice que si tuviera fines políticos, no hubiera presentado un requerimiento contra un organismo de gobierno, como la JAC, aludiendo a la demanda en que FNE cuestionó la forma de licitarse las frecuencias aéreas en Chile. “Cuatro años es un tiempo prudente, porque esto es muy desgastador. Lo que sí tengo claro es que no me voy a postular al Congreso. Y quiero seguir ligado a la libre competencia”, dice.
Prioridad en los carteles

Sin militancia política, y activo deportista, Enrique Vergara Vial, no es ajeno al mundo de los negocios, por raigambre familiar. Su padre Enrique Vergara Aldunate, fue gerente de Calaf y asesor de José Said en los años 80, cuando se desempeñó como gerente de Envases del Pacífico (Edelpa) y director de Parque Arauco.

Vergara Vial no pensaba ser abogado, sino que su anhelo de juventud era ser periodista deportivo. De hecho en cuarto medio lideró la publicación de una revista en su colegio, el Manquehue. A la hora de las decisiones, sin embargó, terminó matriculándose en la escuela Derecho en la Universidad Diego Portales.

Tras trabajar en el sector privado y luego con José de Gregorio y Jorge Rodríguez Grossi en el ministerio de Economía Minería y Energía, arribó a la FNE, cuando pensaba volver al sector privado, a un destacado bufete, sintiendo que lo de ser jefe de gabinete no era lo suyo. Sentía que se alejaba de la órbita jurídica que le gustaba de su profesión, dicen cercanos.

Pero el destino quiso otra cosa y coincidió un llamado del entonces fiscal económico Pedro Mattar —hoy en la vereda opuesta, como representante de Cruz Verde en el caso farmacias—, quien lo entusiasmó para que reemplazara en el cargo de subfiscal a Juan Pablo Lorenzini.

Hoy Vergara cumplió tres años como mandamás de la FNE y su mano se ha notado: 21 requerimientos presentados en el período, 11 de ellos fallados y sólo uno perdido ante la Corte Suprema (el caso Asfaltos).

Modus operando
Más allá de las investigaciones, en el background de Enrique Vergara se cuenta un reordenamiento interno de la FNE, con la ayuda de la consultora externa que dirige Verónica Virgilio y Carolina Lira. En la división de investigaciones —un grupo de 30 profesionales entre abogados y economistas—, por ejemplo, hubo modificaciones.

“Antes el protagonismo lo tenían los abogados, y los economistas aportaban un insumo, el informe económico. Ahora el equipo está cohesionado y con el mismo grado de responsabilidad”, dice un conocedor que resalta la estandarización en los procesos.

Es frecuente que Vergara vaya a su oficina los sábados, solo, en especial cuando quiere leer escritos o requerimientos. Todas las semanas, los martes en la mañana, acostumbra reunirse con los encargados de la división de investigaciones y los lunes, con el equipo directivo. Y aparte de eso, en los casos grandes, cuando termina una investigación se hace un consejo en que el equipo de investigación presenta el caso ante fiscal, subfiscal, la jefe de la división económica y jurídica de investigación y el jefe división de estudios. Sólo después de eso determina si hay caso o se sigue investigando. La última palabra, por cierto, la tiene él.


Guía sobre delación compensada
Para 2009 el objetivo de la FNE contempla seguir focalizándose en la colusión o carteles, la prioridad que tendrá el organismo en sus actuaciones de oficio.

En los próximos tres meses y en un trabajo que está desarrollando en conjunto con la OCDE —organismo al cual Chile aspira a integrarse—, la FNE elaborará un documento interno para aplicar de forma eficiente el programa de delación compensada, dada la nueva ley que esta semana se aprobó en el Congreso.

La expectativa al interior de la FNE es que el documento esté listo este año —previendo que en agosto ya podría estar operativa la ley—, y la idea preliminar es generar una “Guía de la Delación Compensada”, tal como en el pasado echó a andar una “Guía de las Concentraciones”, para “aterrizar” a pautas precisas cómo los actores económicos podrán conducirse en un proceso como éste.

Por ejemplo, qué se entiende por antecedentes graves aportados, cómo se estandariza el acercamiento a la Fiscalía, con quién se reúne, cómo se garantiza la confidencialidad. Porque la experiencia internacional muestra que toma tiempo llegar a un óptimo funcionamiento en esta materia.

La relación de FNE con la OCDE es de larga data: en 2003 el organismo, al mando de Pedro Mattar, se sometió voluntariamente a un examen para evaluar las políticas de competencia. En 2004 la OCDE hizo recomendaciones y en 2007 Chile fue elegido como observador por el Comité de Competencia de ese organismo, antes incluso que Chile postulara acceder como miembro pleno.

Y en 2008 los escogió para un programa sobre colusión en licitación en abastecimiento público. Ahora, la OCDE capacitará sobre cómo implementar el programa de delación compensada. Se espera que en junio este organismo multilateral evalúe y delibere si Chile “da el ancho” en materia de competencia. Porque en este capítulo, el gran tema es cómo se cooperará con las otras agencias para la persecución de los carteles internacionales.

En Fiscalía ya hay funcionarios en la coordinación del equipo “carteles”: Carolina Bawlitza, actual abogada del área jurídica de investigaciones, y Laura Poggi Rodríguez, economista y coordinadora de carteles de la misma área. En la división de estudios, Fernando Araya, abogado y coordinador del proyecto OCDE sobre colusión en licitaciones de abastecimiento público.

El proceso despierta incluso interés internacional: A través de Carey y Compañía el Internacional Bar Association (IBA), la internacional de los colegios de abogados, hizo llegar hace un par de meses sus comentarios a la FNE.


Las dudas y debates sobre la conciliación
En el foro, el caso Fasa abrió un profundo debate y reservas sobre la fórmula jurídica aplicada en la conciliación, porque hay quienes creen que implicó un prejuzgamiento, que ahora hace casi imposible que exista una chance de que Salcobrand y Cruz Verde sean consideradas inocentes.

El argumento es simple: conciliar sobre una confesión de un ilícito que supone necesariamente la intervención de más partes, instala un prejuzgamiento que afecta al resto de las cadenas, concuerdan abogados que no son parte del litigio. O sea, es muy poco probable que el Tribunal pueda llegar a otra conclusión y declarar inocentes a las otras cadenas, porque sería un absurdo jurídico.

Por ello, estos especialistas no dan por sentado de que este avenimiento pase la Corte Suprema, si hay reclamación, como lo ha anunciado Cruz Verde. Y ponen distancia con otras conciliaciones, como la de CCU en el ámbito de las cervezas, donde la empresa que concilia es la única cuestionada.

Pero otro abogado resalta que esta situación no es atribuible a la Fiscalía, sino que al Tribunal de la Competencia, porque el fiscal Vergara ya tenía su caso presentado al TDLC (cuyas pruebas deberá exhibir en el proceso), y sorpresivamente suma una confesión que lo apoya en su demanda. “Es un hombre correcto, decente, bien inspirado en su actuar, sin motivaciones ideológicas ni políticas en su gestión”, dice un connotado abogado de la plaza.


De runner al yoga
El seminario de tesis en la UDP fue una de las peores notas en la carrera universitaria de Enrique Vergara (un 5). Su profesor guía, Jorge Mera, lo recuerda como un “excelente alumno” y muy bueno para Derecho Penal. “Yo soy tacaño con las notas, casi no pongo 7”, dice.

Tras la Universidad, el fiscal se especializó entre el 95 y 96 en Europa: un magister de dos años en la Universidad Autónoma de Barcelona sobre Derecho Comunitario Europeo, ocasión en que tuvo su primera especialización en libre competencia: uno de los cursos centrales era precisamente Derecho de la Competencia en el Mercado Común. Su periplo académico incluyó una pasantía (stage) en Bruselas, en la Biblioteca de la Comisión Europea. ¿Su tesis? Análisis del sistema de solución de controversia en Mercosur en relación al GATT, Nafta y la Comunidad Europea. Luego viajó a Escocia para perfeccionar inglés.

En su vida más íntima, el fútbol, tenis y trote eran sus preferidos (de hecho era runner en el equipo de José de Gregorio). Hasta que el año pasado una lesión crónica en el tobillo le impidió seguir con esta afición. Ahora hace yoga a mediodía en el centro, natación en la Ciudad Deportiva de Iván Zamorano los fines de semana, y bicicleta.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia