Dólar Obs: $ 687,00 | -0,26% IPSA 0,11%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
El sello de los yernos de Codner al frente de Fasa

domingo, 05 de abril de 2009

Marcela Vélez A.
Economía y Negocios Domingo

Alejandro Rosemblatt y Jaime Sinay se han turnado en el mando de la farmacéutica, siempre bajo la mirada y con el favor de su suegro, José Codner. Pero hoy están en planos completamente distintos. Mientras Rosemblatt es quien maneja el destino de Fasa, Sinay -aunque aún tiene un asiento en el directorio- está más dedicado a sus negocios propios de los stripcenters y a entrenar para su próxima triatlón.



Al uno le atribuyen la mejor inversión de Fasa. Al otro, todo su éxito internacional. Uno es más emprendedor; el otro, tiene un sello ejecutivo. Quienes conocen a los yernos de José Codner no dudan en señalar la diferencia de estilos y el distinto rol que juegan y han jugado en la compañía.

Comparten, eso sí, su paso por la gerencia de Finanzas de la empresa y su involucramiento en las actividades de la comunidad judía.

Pero en ocho años, Alejandro Rosemblatt se ha convertido en los ojos de Codner al interior de Farmacias Ahumada y sus filiales, mientras que Jaime Sinay Assael distanció las relaciones con su suegro en 2000, y decidió potenciar sus propios negocios.

Alejandro Rosemblatt: siguiendo los pasos de la familia

De los yernos que tiene José Codner, es el más joven quien se perfila como su sucesor. Ejecutivo de su total confianza, influyó en la decisión más dura de la compañía.

Callado y de pocos amigos. Así lo recuerdan sus compañeros del Instituto Hebreo. Callado, pero firme al tomar decisiones.

La misma firmeza que le atribuyen hoy fuentes de la empresa, que lo señalan uno de los más comprometidos con convencer a Codner para buscar un acuerdo con la Fiscalía Nacional Económica, en el caso por colusión. "Él es así, muy gringo para sus cosas", cuenta un colega.

Ingeniero comercial de profesión, a sus 38 años, Alejandro Rosemblatt Kiblisky no sólo está al frente de una de las empresas chilenas más importantes, sino que le adjudican una de las mejores decisiones que la compañía ha tomado en su historia: la entrada a México.

"Más ejecutivo que empresario", como lo definen al interior de Fasa, Rosemblatt está vinculado a la familia Codner desde 1988 cuando comenzó su noviazgo con la menor de las hermanas, Karen. No se casaron hasta 1995, año en que el ingeniero, graduado dos años antes, ingresó a la farmacéutica para liderar el proyecto de la tarjeta de beneficios ABF.

Era un cargo menor pero, como diría luego, le permitió conocer las "entrañas" de la empresa. Tres años después viajó a Estados Unidos, para estudiar su MBA, donde lo recuerdan como alguien multidisciplinario.

"Siempre nos sorprendió por su capacidad para entender los temas económicos, internacionales y empresariales", recuerda un compañero en Harvard.

Al graduarse, se unió a la consultora McKinsey&Co., en el área de finanzas y estrategia. Pero su paso por la que es considerada "la mejor consultora del mundo" duró poco, porque en 2001 regresó a Chile, para tomar las riendas de Fasa. Pero primero pasó por la gerencia de Finanzas, donde permaneció hasta 2005, cuando asumió la Vicepresidencia.

Su entrada por el área de Finanzas no fue al azar.

Codner tenía planeado que su yerno se fogueara en el día a día de la empresa. Mientras, era entrenado por Enrique Cibié, a quien pocos meses antes Codner había pedido como un favor que dejara su cargo en Embotelladora Andina para asumir la gerencia general.

Junto a Cibié, Rosemblatt tomó las dos decisiones que le ganaron el respeto del mundo del retail. No sólo convenció a su suegro de que Fasa concretara su ingreso a México -que hoy representa más del 50% de los ingresos del grupo- también sacó a la empresa de Brasil, donde sólo obtenían pérdidas.

Hoy, Rosemblatt es la mano derecha de Codner. "La transición entre los yernos era natural. Codner nunca compatibilizó del todo con Jaime, a Alejandro lo conocía mucho más, le tenía mucho cariño", explica un cercano a la familia.

Rosemblatt, casado bajo el régimen de separación de bienes, es propietario del 1,2% de Fasa.


Jaime Sinay: tomando vuelo propio con los stripcenters

Triatlonista y muy emprendedor. El que fuera esposo de la segunda de las hermanas Codner llegó a la alta gerencia de FASA pero ahora está potenciando su propio conglomerado en el mercado del retail.

Mientras los directivos de Fasa y sus abogados iniciaban las negociaciones con la FNE, Jaime Sinay Assael, miembro del directorio y esposo de Denise Codner (separados hace un tiempo), se concentraba en los preparativos para la triatlón de Miami. El 15 de marzo, dos días después de que la farmacéutica entregara los antecedentes sobre la colusión con su competencia, Sinay, de 49 años, llegó 495 (de 755) en la carrera.

Hoy, en medio de la polémica que envuelve a la compañía, Sinay se concentra en su entrenamiento para el Ironman de Florianópolis (21 de mayo), una de las competencias deportivas más exigentes del mundo.

Desde que dejó su cargo como gerente general de Farmacias Ahumada en diciembre de 2000 aduciendo "razones personales", Sinay decidió seguir su propio camino.

"Es definitivamente un emprendedor. Muy independiente en su toma de decisiones y muy arriesgado", explica un ex ejecutivo de Fasa.

Precisamente, su independencia a la hora de tomar decisiones habría sido la razón de tope con su suegro, con quien -sin embargo- comparte aún hoy en el directorio de Fobeju, fundación de becas escolares de la comunidad judía en Chile.Sinay ha creado su propio conglomerado de retail. Junto a su socio Felipe Israel creó la firma Rentas e Inversiones ISSI, un grupo de negocios (Blockbuster, Palumbo, 5aSec, Sebastián Ferrer), que el año pasado facturó más de US$ 50 millones.

También junto a Israel y a otros socios se ha convertido en uno de los principales desarrolladores de stripcenters de Región Metropolitana.

En el mundo del retail lo reconocen como uno de los pioneros en la construcción de malls vecinales, así como el responsable de diversificar el negocio de Farmacias Ahumada.

Tras un corto pololeo, Sinay contrajo matrimonio con Denise Codner (41 años) el 10 de marzo de 1990. El Ingeniero civil industrial, ya se desempeñaba como subgerente de marketing de Cementos Polpaico.

Tres años después de unirse a la familia, también ingresó a la empresa como gerente de Finanzas. Pero fue en la Gerencia General, entre 1995 y 2000, que Sinay dejó su marca en la compañía. Con él, Farmacias Ahumada diversificó su negocio e inició la aventura de internacionalizarse, apostando por Brasil.

Al año siguiente de la compra de la cadena brasileña Drogamed, Sinay dejó la empresa. "Para entonces las relaciones con Codner estaban deterioradas", cuenta un ex ejecutivo de la compañía.

Pero Sinay no se alejó del todo. El 30 de agosto de 2001, se unió al directorio. Aunque casado bajo separación de bienes, es uno de los accionistas mayoritarios con el 3,53% de la propiedad, a través de la sociedad Inversiones Zermatt, que mantiene con Denise Codner.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia