Dólar Obs: $ 897,11 | -0,49% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.354,68
IPC: 0,50%
Banco Mundial apoya la construcción de HidroAysén y de centrales hidroeléctricas en América Latina

miércoles, 11 de marzo de 2009

DANILO BUSTAMANTE ROCHA
Economía y Negocios Online, El Mercurio

El organismo internacional sostiene que el país está desarrollando su potencial hídrico por debajo de la media de los países de América Latina. El BM resalta que Chile debe acentuar su trabajo en la materia.

El Banco Mundial (BM) está dando luces de alerta por los efectos del cambio climático en las economías de América Latina. El organismo internacional plantea que mientras en Brasil el arma es frenar la deforestación, en Chile las respuestas pasan por la energía. "Si se ve el costo hidroelectricidad, ésta no sólo es la más limpia, sino que también la más barata", describe el economista Pablo Fajnzylber, uno de los autores del documento "Desarrollo con menos carbono: respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático", que será presentado hoy en la sede de la Cepal.

Fajnzylber agrega que también se debe trabajar en eficiencia energética para reducir los consumos.

El informe da cuenta del potencial hidroeléctrico del país, el que se encuentra en 25 mil MW, casi el doble de la capacidad instalada hoy en Chile.

Pero a la fecha sólo se trabaja en desarrollar, a 2015, un 22% de este potencial, cifra por debajo del promedio de la región (28%) y lejos de países como Venezuela y Brasil (casi 40%). Esto se agravaría dado que Chile puede perder un 20% de dicho potencial hacia fines de siglo por los menores recursos hídricos.

En el BM no desconocen los impactos que traen estos proyectos, pero resaltan su aporte al problema climático y que se pueden realizar en forma más eficiente. "Efectivamente, muchos de estos proyectos tienen impactos negativos, pero hay maneras de controlarlos y de compensar en algunos casos a los afectados", destacó el economista, señalando que Chile ya tiene centrales que se cuentan entre las más eficientes del mundo.

Respecto de HidroAysén y otros grandes proyectos en la región, el economista señala que son parte de la solución. "En la medida que estos proyectos sean diseñados de manera que se minimicen los impactos y considerando el beneficio que tienen en la reducción de Gases Efecto Invernadero (GEI), pensamos que son una parte importantísima de la respuesta que América Latina le puede dar a este problema", dice.

Ante la resistencia ecologista, Fajnzylber resalta que estos grupos vienen oponiéndose desde un período en el que había poca conciencia sobre las consecuencias del cambio climático. Este factor debería reequilibrar la balanza. "Chile va en una dirección en la que tiende a aumentar drásticamente el porcentaje de energía térmica basada en el carbón dentro de su matriz con consecuencias muy negativas para el cambio climático", concluye.

El BM prevé problemas mayores para América Latina en caso de que no se tomen las medidas para combatir el cambio climático. El fenómeno ya muestra sus primeras secuelas: glaciares que van desapareciendo o niveles de nieve en la cordillera de los Andes que cada vez son más altos.

El economista señala que los problemas para la región ante el cambio climático son elevados. En Chile, la actividad agropecuaria podría contraerse 15% hacia 2080 o la disponibilidad de agua verse reducida hasta en 50% hacia 2100. Para Fajnzylber, este tema requiere ser atendido en forma urgente y señala que hoy actividades como la viticultura o el área forestal deben incluir en sus inversiones más represas o investigaciones meteorológicas.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------
15%
sería el tamaño de la contracción de la actividad agropecuaria en Chile hacia 2080 de acentuarse los efectos del cambio climático.

2%
de las emisiones de América Latina son responsabilidad de Chile, aunque el país representa el 4% del PIB regional.

4.909 MW
de hidroelectricidad tiene el Sistema Interconectado Central (SIC), lo que equivale al 52% del total de la energía.

45%
más barata que la energía a base de carbón resulta la hidroelectricidad contando los costos de inversión requeridos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Expertos analizan la década perdida

Los especialistas del sector coinciden en que Chile hoy está recuperando el ritmo en materia de construcciones hidroeléctricas. Sin embargo, y mirando hacia atrás, también resaltan que entre mediados de los 90 y mediados de la presente década, el país prácticamente no avanzó en la materia.

La principal razón es la llegada del gas argentino a la matriz energética del país. "Lo que pasó fue que el costo medio del gas natural y de la hidroelectricidad eran más o menos equivalentes, con la ventaja para el inversionista que para instalar un ciclo combinado (tipo de planta que usa gas como insumo) requería de menos recursos", explica María Isabel González, ex secretaria ejecutiva de la CNE y socia de Energética.

Junto a esta situación, la también ex secretaria ejecutiva de la CNE Vivianne Blanlot destaca que con la llegada de los proyectos gasíferos también comenzó una fuerte oposición a la construcción de represas. "Al tiempo que se discutía Ralco (la última hidroeléctrica de envergadura en entrar en operación, en 2004) se discutía la interconexión gasífera; entonces había otra razón para volcarse al gas", explicó.

Tras los cortes de gas en 2004, si bien se han retomado los proyectos hídricos, la termoelectricidad ha sido la respuesta más rápida. "El reemplazo de los ciclos combinados se hizo urgente, los que nos llevó a resolver el problema con carboneras. Eso va a tener un costo ambiental para Chile. Por eso los organismos internacionales recomiendan la hidroelectricidad", dijo Francisco Aguirre, de Electroconsultores.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia