Dólar Obs: $ 764,34 | 0,37% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.696,37
IPC: 0,10%
John Roberts: "Los TLC de Chile no son una garantía contra el proteccionismo"

miércoles, 11 de febrero de 2009

MATÍAS CHOMALI KATTAN
Economía y Negocios

El director del Centro de Economía Global de Stanford advierte que las presiones políticas por cuidar las industrias locales prevalecerán en el corto plazo.


Lo señalaron el director de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, y primeros ministros como Gordon Brown, de Inglaterra, o Taro Aso de Japón. Todos ellos han criticado los efectos que las distintas formas de proteccionismo podrían tener sobre las economías.

En Chile hay preocupación por el tema. Tanto así que el país junto a otras 15 naciones -entre ellas, Brasil, Noruega, Japón y México- concurrieron el lunes ante la OMC y formularon una queja por las medidas que ya se han implementado, como, por ejemplo, la ayuda de los gobiernos francés y ruso a su industria automotriz o, más cercano aún, el aumento de aranceles que implementó Ecuador.

Y aunque Chile tiene acuerdos comerciales con 54 países, según el director del Centro de Economía Global de Stanford, John Roberts, esto no representa una garantía contra este fenómeno.

-El mundo está preocupado por el surgimiento de una nueva ola de proteccionismo
"Efectivamente. Ha habido aumentos de aranceles dentro de los límites de la OMC, pero seguir subiendo los impuestos tarifarios iría en contra de los acuerdos de este organismo. Sin embargo, ha habido cosas más sutiles, como, por ejemplo, las demandas anti-dumping, que han aumentado significativamente".

-¿Cómo puede verse afectado Chile?
"Ustedes tienen tratados de libre comercio y pueden sentirse protegidos, pero los TLC de Chile no son una garantía contra el proteccionismo. Afortunadamente, sin contar los productos agrícolas, las exportaciones chilenas no compiten directamente contra productos estadounidenses, por lo que no creo que se termine en batallas anti-dumping".

-¿Cuál es el riesgo principal del proteccionismo?
"El peligro es la disminución de las ganancias debidas a la globalización. El libre comercio ha sido un gran avance, en especial para los países pobres. China ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza en los últimos años abriendo su economía. Los países que se han abierto al mundo, como Chile, son los que han tenido éxito en las últimas décadas. Si revertimos esta tendencia, estaríamos cometiendo un gran error".

-¿De qué forma los consumidores observarán este fenómeno?
"El efecto más seguro es que los precios no bajen como deberían hacerlo. Durante muchos años, EE.UU. logró bloquear las importaciones canadienses de madera para materiales de construcción. Como resultado, los precios de construcción en EE.UU. crecieron de manera significativa. Pero los consumidores no tienen cómo saber que si las importaciones de madera no estuvieran bloqueadas, las casas serían más baratas".

"Buy American"
Ahora en EE.UU. se ha hablado de implementar la cláusula "Buy American", que sólo permitiría utilizar acero estadounidense para la infraestructura a construir con los dineros del plan fiscal. "Pero antes ya se había visto un aumento del proteccionismo", afirma Roberts, quien asegura que esta tendencia se ha estado construyendo desde hace un tiempo y ahora se está acelerando.

-¿Qué mensaje se envía al resto del mundo, cuando el país insignia del libre mercado piensa tomar este tipo de medidas?
"El mundo ha tomado la medida como proteccionista y su motivación original fue esa. Además, manda el mismo mensaje que EE.UU. frecuentemente lanza: "Haz lo que digo y no lo que hago"".

-¿Era esta indicación al plan de Obama necesaria o respondía a presiones políticas?
"Su motivación era política. Tiene algo de sentido económico si la idea es sólo generar empleo. Pero Obama dijo que quería construir la infraestructura para la próxima generación, lo que se debería hacer de la forma más eficiente posible, lo que requiere que todos puedan competir".

-En Davos, Gordon Brown rechazó el proteccionismo, pero antes en su país había dicho: "Trabajos ingleses, para trabajadores ingleses". ¿Qué va a prevalecer, la presión política o el sentido económico?
"Me temo que en este contexto se impondrá la política. Con una recesión mundial expandiéndose, la presión por hacer algo, con un efecto atrayente en el corto plazo, será muy fuerte. Por ejemplo, los gobiernos de EE.UU. y del Reino Unido han presionado a los bancos que han recibido salvatajes, para que restrinjan los préstamos e inversiones en el extranjero, para que presten e inviertan en casa".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia