Dólar Obs: $ 978,07 | 1,29% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.192,63
IPC: 0,40%
Dos hombres tras los pasos de Madoff

domingo, 25 de enero de 2009

Marcela Vélez A.
Economía y Negocios, El Mercurio

Uno es un abogado de bajo perfil experto en quiebras. El otro, un contador que hizo del investigar a Madoff una batalla personal de toda una década.






En abril de 2008 envió su último mensaje. Era su correo número 18 a la Securities and Exchange Commission (SEC), el organismo fiscalizador estadounidense.

Apenas recibió como respuesta un "OK", como en las 17 ocasiones anteriores. Ocho meses después, el mundo fue sacudido por el cierre de un fondo de inversión de US$ 17 mil millones; y Bernard Madoff, el influyente inversionista de Nueva York que el contador Harry Markopolos había seguido por una década, fue apresado por dirigir la pirámide financiera más grande del mundo.

Hasta entonces, el tímido contador de 52 años vivió en un absoluto anonimato en Boston. Incluso, poco después de haber comenzado su investigación sobre Madoff, en 1999, abandonó su cargo de gerente de inversiones en Rampart Investment Management para dedicarse a la investigación privada de fraudes.

Seguir el dinero
Su tarea inicial se convirtió en todo un paradigma en Rampart. "Era un comentario recurrente en la oficina: "Harry, ¿cómo es que no puedes manejar el mismo programa (que Madoff)?"", cuenta Frank Casey, uno de sus ex colegas en la firma de inversiones.

La respuesta comenzó a atormentar a Markopolos, a quien sus jefes le habían asignado la tarea de descubrir cómo su competidor, Bernard Madoff, lograba ganancias inusualmente altas. Después de recurrir a diferentes modelos matemáticos, llegó a la conclusión de era imposible. Y comenzó a sospechar.

En 1999, fue donde un amigo que trabajaba en la SEC y le contó su hallazgo: el fondo de Madoff debía ser una pirámide financiera. Así comenzó una larga lista de mensajes, correos electrónicos y documentos que fueron ignorados por funcionarios en Boston y Nueva York.

En 2005, entregó una carta de 19 páginas en la que apuntaba 29 razones por las cuales el fondo de Madoff debía ser investigado. "Temo por mi seguridad y la de mi familia. Mientras menos gente sepa que redacté este reporte, mejor", escribió entonces.

A pesar de lo detallado de su informe, fue ignorado. "Soy un operador experto en instrumentos derivados. Pocos en el mundo tienen el conocimiento matemático para hacer este análisis, yo soy uno de ellos", aseguró.

The Wall Street Journal publicó la carta, hasta ahora desconocida, para apuntar las críticas a la SEC.

De película
En su carta de 2005, Markopolos insiste que no tenía ningún interés económico. "Lo denuncio porque es lo correcto", dijo.

Su historia es tan épica (el intelectual que, sin ánimo de lucro, recurre al gobierno y es ignorado una y otra vez) que productores de cine y editoriales lo acosan ofreciendo comprar su historia.

Hasta ahora, el contador se resiste. "¿Por qué la gente piensa que me siento bien acerca de todo esto? Piensan que soy un héroe, pero yo no lo detuve. Él (Madoff) paró solo", dijo al Boston Globe, en una de las dos entrevistas que ha dado.

Markopolos, a decir de su abogado, Gaytri Kachroo, se prepara para su aporte a la investigación. Descrito por su madre y colegas como "un poco nerd", la prensa que ha tenido acceso a él describe cómo el piso de su oficina está cubierto de carpetas y archivos sobre el caso.

Porque ahora, diez años, un fraude por US$ 50 mil millones y 8 mil perjudicados después, el tímido contador de Boston será finalmente escuchado.

Liquidador del caso aconseja a clientes chilenos
Irving Picard tiene 67 años, y desde hace 25 se dedica a la liquidación de empresas y fondos quebrados. Ha cumplido con nueve procesos por mandato de la SEC, y ahora el socio del bufete Baker Hostetler está a cargo de su reto más grande: encontrar y dividir los activos de Bernard L. Madoff Investment Securities LLC (BLMIS).

En entrevista con "El Mercurio", desde Nueva York, Picard adelanta que ya hay una arista criminal desarrollándose en contra de Madoff. "Debido al proceso, no puedo decir más y tampoco puedo hablar sobre las acciones legales que como liquidador puedo emprender".

Desde que asumió el trabajo, hace seis semanas, Picard revisa, con ayuda de ex empleados de Madoff, los miles de documentos. Ya se ha puesto en contacto con más de 8 mil clientes, pero teme que haya más. "El proceso está en su etapa preliminar", dice.

Picard asegura que los inversionistas extranjeros tienen el mismo derecho a reclamar que los estadounidenses.

-¿Qué deben hacer los chilenos que se sienten perjudicados por el caso?
"Toda persona o institución, incluyendo los extranjeros, que tenga una cuenta con BLMIS debe llenar el formulario de reclamo".

-¿Hay algún plazo para hacerlo?
"El último día para que el documento sea recibido por el liquidador es el 2 de julio próximo".

-¿Qué pueden hacer si no han recibido el formulario?
"Si un cliente no lo ha recibido, puede obtenerlo en www.madofftrustee.com".

-¿Cuánto puede demorar el proceso de liquidación? ¿Hay oportunidad de que los clientes recuperen algo?
"Al momento nadie puede especular sobre cuánto podrá recuperar un cliente o cuánto tiempo tomará el proceso".

Pero contadores y liquidadores estadounidenses estiman que Picard podría demorar hasta cinco años. Él aclara que no hay un plazo legal para concluir con el proceso.

"El Mercurio" tuvo acceso a la carta enviada a la SEC
Madoff Securities es el fondo piramidal más grande del mundo. Por su tamaño, la SEC debería ser proactiva en cerrarlo".

Por qué el administrador del mayor hedge fund del mundo no permite que sus inversionistas lo nombren en sus reportes".

La restitución a los inversionistas mantendrá a las cortes ocupadas por años. Muchos de los fondos están en lugares o países fuera del alcance de la ley".




 Imprimir Noticia  Enviar Noticia