Dólar Obs: $ 788,22 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.684,10
IPC: -0,10%
"Chile por primera vez tiene recursos para gastar como corresponde y de manera responsable"

miércoles, 07 de enero de 2009

BERNARDITA SERRANO BASCUÑÁN
Economía y Negocios, El Mercurio

Desde Estados Unidos el economista Eduardo Engel desmenuza el plan anunciado el lunes por la Presidenta Michelle Bachelet y destaca entre las medidas anunciadas, el incremento en inversión pública, las reducciones de impuestos transitorias para las empresas y las transferencias directas a los hogares.



El economista Eduardo Engel se enteró del anuncio del mayor plan de reactivación económico que ha lanzado el Gobierno de Chile mientras estaba en California. Los US$ 4 mil millones que se inyectarán y la forma en que se distribuirán le parecieron al académico de la Universidad de Yale una buena iniciativa.

De visita en la Universidad de Stanford para reunirse con los economistas Ronald Fischer y Alexander Galetovic a trabajar en un libro sobre concesiones de infraestructura, el economista accedió a responder vía mail algunas de las preguntas enviadas por "El Mercurio".

Asegura que se trata de un "buen plan", ya que "lo habitual durante las crisis económicas del pasado fue que el gasto del gobierno caía junto con la actividad económica y el Estado era incapaz de proteger debidamente a los más vulnerables. La mayoría de los países en vías de desarrollo vivirán, una vez más, una crisis con estas características. Chile, en cambio, por primera vez tiene recursos para gastar como corresponde y de manera responsable. Es en este contexto que hay que entender el plan anunciado por la Presidenta Bachelet".

-Éste es el plan más grande que se ha anunciado en Chile. Aunque hay consenso en que nuestra economía está en buen pie, ¿qué desafíos se plantean en casos como el de nuestro país?
"Tener platas para gastar durante tiempos difíciles plantea desafíos importantes, ya que habrá presiones de diversos grupos corporativos para que el gasto los beneficie a ellos. Esto ya está sucediendo en Chile, por ejemplo, con la industria salmonera y la mediana minería, recibiendo subsidios que no corresponden. De allí la importancia del plan anunciado, porque se asegura que los fondos ahorrados por el Estado durante los años de bonanza se gasten, mayoritariamente, en favorecer a la ciudadanía en su conjunto, y no a grupos corporativos específicos".

-¿Cuál medida es, a su juicio, la más rescatable del plan anunciado?
"Son varias las medidas que me parecen muy positivas. En particular, el incremento de US$ 700 millones en inversión pública, las reducciones de impuestos transitorias para las empresas que les permitirán enfrentar mejor la falta de crédito, y las transferencias directas a los hogares, por ejemplo, mediante el bono especial de $40 mil por carga familiar. Son todas medidas muy buenas".

-¿Hay alguna medida que crea que se debería transformar en permanente? Hay quienes plantean que esto podría ocurrir, por ejemplo, con el impuesto de timbres y estampillas...
"Respecto de si se debe eliminar permanentemente el impuesto de timbres y estampillas, creo que el tema de fondo aquí es cuál es la carga tributaria que Chile debiera tener para las próximas dos décadas. Ésta es una discusión pendiente. Una vez que lleguemos a un acuerdo en este tema, podemos ver la mejor forma de financiar dicha carga, y discutir hasta qué punto este impuesto es una buena opción".

-Tomando en cuenta que las proyecciones de crecimiento del PIB para el próximo año son de entre un 2% y un 3%, ¿no es arriesgado aumentar el gasto fiscal en 10,7% cuando no se tiene certeza del escenario?
"Hacer política contracíclica significa que el gasto público crece mucho más que el producto en años difíciles. De no ser así, ¿para qué diablos se ahorra en años de bonanza?".

-Para algunos, el cambio en la regla de superávit fiscal puede tener consecuencias como la pérdida de credibilidad de inversionistas extranjeros y aumento del riesgo país. ¿Está de acuerdo con esto?
"Por el contrario, quien haya estudiado detenidamente el funcionamiento de la regla de superávit estructural concluirá que ésta debe converger a una meta de equilibrio fiscal; es decir, la meta de superávit de 0,5% actual eventualmente debe reducirse a cero".

-Durante el lanzamiento de las medidas, la Presidenta Michelle Bachelet aseguró que "cuando en el mundo se hable de contracción, nosotros hablaremos de crecimiento". ¿Cree que el plan lanzado es suficiente para que esto ocurra?
"Yo nunca he participado en el negocio de las predicciones económicas, y dudo que el escenario mundial actual sea el momento oportuno para hacer mi debut en estas lides. No obstante lo anterior, tengo la certeza de que Chile crecerá más que la gran mayoría de los países de la región. Las medidas anunciadas ayer no hacen más que reafirmar dicha convicción. De esta manera, si Chile crece al 3% o 4%, habrá varios países en la región que verán caer su producto con tasas de crecimiento negativas. Y en la eventualidad de que Chile sólo crezca al 1% o 2%, las caídas del producto en otros países serán sumamente altas, llegando a caídas del producto de 5% y más".





 Imprimir Noticia  Enviar Noticia