Dólar Obs: $ 784,07 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.788,59
IPC: 0,60%
Salud vocal de los chilenos:

La contaminación, el tabaco y el alcohol ponen en jaque la voz

martes, 16 de abril de 2019

C. González
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

El exceso de ruido es otro factor que juega en contra; expertos reconocen que la gente consulta más, pero sigue habiendo desconocimiento sobre cómo mantener una buena higiene vocal.



Voz ronca, tos, carraspera, dolor de garganta, disfonía. Las formas en que un problema en la voz se manifiesta son variadas y no siempre se les presta la atención que corresponde: se estima que alrededor del 30% y 40% de las personas experimentarán algún trastorno vocal a lo largo de su vida.

Junto a un mal uso o abuso de la voz, en Chile hay factores ambientales y conductuales que acrecientan la amenaza: a la contaminación, el estrés cotidiano y el exceso de ruido en algunas ciudades, se suman el tabaquismo, el consumo de alcohol y el reflujo, en especial asociado a una mala dieta y los kilos de más. Todos factores en los que el país marca tendencia a nivel mundial.

"Aunque el riesgo es mayor en profesionales que utilizan la voz a nivel laboral, como profesores, cantantes o actores -y también trabajadores de call center , que es un grupo que ha sido poco estudiado-, cualquier persona está expuesta a problemas si no se cuida", explica la fonoaudióloga Karen Olea, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Más consultas

Los especialistas reconocen que las consultas por estos problemas han aumentado, pero los chilenos siguen sometiendo su voz a esfuerzos que tarde o temprano pasan la cuenta. Y hoy, que se celebra el Día Mundial de la Voz, es bueno ponerle atención.

"Al hablar, uno maneja el volumen y limpieza de su voz, pero en ciudades o ambientes ruidosos se pierde el control y la gente comienza a hablar más fuerte, generando un esfuerzo respiratorio mayor y gastando las cuerdas vocales", dice Mané León, directora de la Carrera de Fonoaudiología de la Facultad de Medicina de la U. Católica.

A eso se suma la irritación que contaminantes ambientales generan en la garganta, al igual que el tabaquismo. "El tabaco es un irritante de la laringe y el humo contiene partículas nocivas para las cuerdas vocales", cuenta Juan Carlos González, coordinador de la Unidad de Voz de la U. San Sebastián.

El alcohol tiene un efecto similar y, sobre todo entre las chilenas, la combinación de estos factores está generando voces más roncas o muy graves.

Que las patologías vocales sean más frecuentes en mujeres también se relaciona con algunas características anatómicas de la laringe femenina, con cuerdas vocales más delgadas y vulnerables a daño, según explica el doctor Pedro Badía, docente del Departamento de Otorrinolaringología de la U. Católica.

El reflujo también impacta en la calidad de la voz, precisa Mané León. "Al comer más de la cuenta o comidas muy picantes con frecuencia, la situación se va haciendo crónica".

Otro error que cometen algunos chilenos es forzar su tono de voz y hacerla más grave, agrega Karen Olea. Como en otros países -en EE.UU. lo llaman vocal fry -, lo que se busca es generar una mayor sensación de poder, autoridad, inteligencia o pertenencia a una determinada clase social. "Hablar en el tono de voz que no corresponde es un factor de riesgo. Sí se puede educar para hacerlo sin sobreesfuerzo".

La especialista, quien también trabaja en el Hospital del Trabajador, entrega un dato no menor: "La disfonía es una de las cinco enfermedades profesionales que generan más consultas".

Lo clave es no demorar la ida al médico ante una disfonía o una ronquera que dure más de dos semanas, y que no esté asociada a una gripe, un resfrío o una laringitis. Y ser cuidadosos con la propia voz: hidratarse en forma constante, hacer reposo vocal si se ha hablado mucho, hacerlo en un tono y volumen que no impliquen esfuerzo y evitar todos aquellos factores de riesgo ya mencionados.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia