Dólar Obs: $ 691,57 | 0,48% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
El equipo franjeado goleó 4-0 en San Carlos de Apoquindo:

La UC da una paliza histórica, recupera el liderato y manda a la U al sótano

lunes, 15 de abril de 2019

Cristóbal Valencia
Deportes
El Mercurio

Con goles de Fuenzalida, Puch, Riascos y Aued, el campeón humilló a su archirrival, que quedó como colista del torneo. La victoria fue la más abultada de los cruzados sobre los azules en los últimos 65 años.



En los minutos previos al inicio del clásico universitario, Johnny Herrera, arquero y capitán de Universidad de Chile, dijo irónicamente: "Estamos 'cagados' de frío acá". Las vueltas de la vida: en la cancha de San Carlos, su equipo fue un témpano y demostró por qué, tras ocho fechas, está hundido en la última posición de la tabla.

Los jugadores de la UC, en cambio, se retiraron airosos, eufóricos y con el liderato bajo el brazo. Tras caer a mitad de semana ante Libertad, por la Copa Libertadores, los cruzados necesitaban un triunfo revitalizador y le dieron un baile a su archirrival, que les sirvió para recuperar la punta del torneo y no ceder terreno en la carrera por el bicampeonato.

El 4-0 quedará en los registros como una de las mayores goleadas en un clásico universitario. Los cruzados no lograban una victoria tan abultada desde el 5-0 que les propinaron a los azules en el campeonato nacional de 1954. O sea, hace 65 años. En tanto, la última vez que la U batió la UC por un marcador tan amplio fue en 1972 (4-0).

Ayer, el campeón dominó el juego de principio a fin, pero la U le hizo la tarea demasiado fácil. En el primer tiempo, los locales generaron siete ocasiones claras de gol y los visitantes solo una, la única que tuvieron en el cotejo.

José Pedro Fuenzalida y Edson Puch, los punteros cruzados, se hicieron un festín con la línea de tres zagueros que ordenó Alfredo Arias. En el mano a mano fueron un dolor de cabeza para los jóvenes stoppers Diego Carrasco y Lucas Alarcón. Y en la zona media, el trajín del tridente conformado por Luciano Aued, Ignacio Saavedra y Carlos Lobos anuló al mediocampo azul, que se vio débil y errático. Para peor, el DT laico no tuvo ninguna respuesta para prevenir la masacre.

Los azules entraron dormidos a la segunda mitad y "Chapita" se demoró 33 segundos en abrir la cuenta. La U quedó noqueada y vino la paliza: Edson Puch, Duvier Riascos y Luciano Aued estiraron la goleada.

Para colmo, Gonzalo Espinoza -quien ingresó en el entretiempo y volvía a jugar después de cuatro meses, tras una lesión- fue expulsado por una torpeza: agredió a Luciano Aued, su excompañero en Racing. "Se enojó, no sé qué le pasó. Me pegó una 'piña' (golpe de puño) y el árbitro estaba al lado. Lo conozco y le dije que era un boludo", dijo "Luli".

Al final, la U cayó en el descontrol. Sus jugadores abusaron del juego brusco y llegaron a recriminarse entre ellos varias veces. Los "ole" de la tribuna se escuchaban desde el segundo gol cruzado. Humillación total para un club que no encuentra el rumbo dentro y fuera de la cancha.

A diferencia de la UC, que es pura felicidad.

"Pensé que la U jugaría con línea de cuatro. Fue el partido ideal con un rival que dejaba mucho espacio en los costados".

"Mis jugadores no han perdido el hambre de gloria, quieren seguir ganando".

"Después del primer gol, el rival bajó los brazos y no tuvo una reacción anímica para revertir la situación".

"La U nunca tuvo ocasión de jugar como lo venía haciendo".
GUSTAVO QUINTEROS, DT de la UC.

"Es un marcador abultado, pero corresponde con lo que hicimos en la cancha".
JOSÉ PEDRO FUENZALIDA,
capitán cruzado.

"Los clásicos son especiales. Aunque muchos no seamos de la casa, la sentimos como propia".
LUCIANO AUED,
volante de la Católica.

"Estoy un poco triste por mis excompañeros de la U, sé lo que están viviendo y espero que salgan de este momento".
EDSON PUCH,
atacante de la UC.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia