Dólar Obs: $ 672,83 | 0,69% IPSA -0,79%
Fondos Mutuos
UF: 27.639,18
IPC: 0,50%
Informe de la OCDE:

El nexo entre escuela, familia y comunidad es una de las grandes ventajas de la educación rural

lunes, 15 de abril de 2019

Margherita Cordano
Educación
El Mercurio

Aunque aún hay problemas por resolver, como bajos resultados académicos y escasa capacitación educativa, existe una fortaleza que es difícil de lograr: el fuerte lazo de apoyo que suele desarrollar el profesor rural con sus alumnos.



Once niños estudian en la Escuela Rural Queullín, en la Región de Los Lagos. Además de hermanos, en una misma sala de clases coinciden primos y conocidos de toda una vida. Y es que en esta remota isla sureña -a la que se llega después de dos horas en lancha desde Calbuco- viven alrededor de 120 familias.

"Somos una escuela multigrado, lo que quiere decir que hay varios cursos en una sala. Tenemos una para niños de 1° a 6° básico y otra de 7° a 8°. Mientras yo me hago cargo de la primera, la segunda la ve el director, que también es mi marido", explica la profesora Angélica Neiquel.

Hace nueve años y después de haber hecho clases en un colegio de Pucón con hasta 45 alumnos por sala, Angélica y su marido llegaron a vivir a esta isla donde no hay luz eléctrica ni otros colegas, y donde parte importante de la población, por necesidad de trabajo, ha ido abandonando la zona. Por lo mismo, los niños son pocos.

El contexto de la escuela de Queullín se asemeja al de otros establecimientos educativos rurales del mundo, según describe el más reciente informe Pisa in Focus, elaborado por la OCDE. El texto los define como colegios ubicados en pueblos, aldeas o áreas rurales con menos de 3 mil personas, en muchos casos, multigrado y con pocos profesores.

Expectativas: un salario

El documento también destaca problemas y ventajas de este tipo de educación. Por ejemplo, a nivel OCDE, los alumnos de escuelas rurales promedian 31 puntos menos en la prueba PISA de Ciencias, en comparación con los de en un establecimiento urbano. Y mientras que la mitad de los escolares en las ciudades esperan obtener al menos un título universitario, a nivel rural solo tres de cada 10 jóvenes alrededor del mundo esperan lograr lo mismo.

"Las bajas expectativas de los estudiantes rurales son un punto de preocupación, porque esto puede incidir en su rendimiento académico, pero también en su continuidad hacia la educación superior o hacia un buen empleo", explica Thomas Radinger, miembro del equipo de investigadores de la OCDE. "No tenemos datos sobre las razones subyacentes, pero los factores socioeconómicos -a nivel rural, los recursos suelen ser menos- ciertamente desempeñan un papel importante", dice.

"Los datos chilenos de PISA, en este caso basado en autoinformes de los estudiantes, sugieren que los alumnos rurales tienen más del doble de probabilidades de trabajar por un salario fuera de las escuelas, en comparación con los estudiantes urbanos", agrega el especialista.

Sobre las ventajas de este tipo de educación, Radinger cita evidencia que comprueba que "los maestros en las escuelas rurales tienden a dar más apoyo que aquellos en escuelas de ciudad. Otro aspecto potencialmente positivo es que en los establecimientos rurales suele haber oportunidades para desarrollar relaciones sólidas con las familias".

Centros culturales

Las escuelas rurales "se mantienen como un reservorio de la educación, puesto que las familias mantienen vivas las escuelas, porque prefieren que sus hijos pequeños estén cerca. Por otra parte, constituyen un centro cultural para la comunidad; es el lugar que cobija a padres, madres, apoderados, docentes y profesores", indica Raimundo Larraín, jefe de la División de Educación General del Ministerio de Educación.

Angélica Neiquel comenta que no es raro que en su escuela se organicen actividades conjuntas con la posta o las juntas de vecinos del sector. "Lo primordial en educación rural es saber trabajar en red", dice.

En Chile hay 3.463 escuelas rurales, donde trabajan más de 32 mil profesores y asisten más de 298 mil estudiantes. Aproximadamente, 1.900 de estas escuelas son multigrado (ver cifras).

"En este entorno rural, muchas veces poco apreciado, sobreviven un número considerable de centros educativos donde el nexo escuela-familia-comunidad conforma una alianza estratégica, que no solo puede aspirar a que sus niños alcancen aprendizajes a un nivel comparable con otros estudiantes de sectores más privilegiados, sino también que los jóvenes y adultos se conviertan en agentes de desarrollo local. Y con ello, hacer que la escuela sea un espacio de encuentro, donde la comunidad rural proyecta su visión de futuro. Es decir, una escuela que es parte de la vida de una comunidad", explica Urbano Salazar, académico de la sede Villarrica de la U. Católica y profesor especialista en educación rural.

EN CIFRAS

30%
de todos los establecimientos del país corresponden a colegios rurales. 52% de estos recintos son escuelas multigrado, que tienen entre 1 y 10 estudiantes.

21%
de los colegios rurales  tienen entre 11 y 20 alumnos en total, mientras que el 19% de ellos, entre 21 y 50 estudiantes.

18
puntos más, en promedio, tienen en el Simce de Matemáticas los escolares de 4° básico de colegios urbanos, en comparación con las escuelas rurales. En Lectura, la diferencia es de 9 puntos a favor de los establecimientos en ciudades.

7
de abril  es la fecha de nacimiento de Gabriela Mistral, quien además de poeta, fue una destacada maestra rural. Para celebrar su natalicio, este mes también se rinde homenaje a la educación rural.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia