Dólar Obs: $ 691,57 | 0,48% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
Hoy asumirá la gerencia general de la compañía, tras renunciar a Cencosud

Los desafíos de Rodrigo Larraín en Enjoy: fidelizar clientes e integrar los nuevos casinos

lunes, 15 de abril de 2019

Claudia Ramírez
Economía y Negocios
El Mercurio

En la "hoja de ruta" del ejecutivo está materializar las inversiones asociadas a las licencias de casinos municipales que el año pasado se adjudicó la cadena.



Cuando en febrero de 2013 Rodrigo Larraín Kaplan dejó Enjoy, Javier Martínez, miembro de la familia fundadora de la cadena de casinos de juego y hoteles, envió un email público a los trabajadores de la firma, agradeciendo la gestión del hasta en ese momento gerente corporativo de Administración y Finanzas (CFO). Y es que, en siete años de gestión, el "Larra", como le dicen en Enjoy, había encabezado momentos claves en la cadena, como la apertura en bolsa en 2009 y la expansión internacional, incluyendo las gestiones en la compra del casino Conrad en Punta del Este, Uruguay.

Tras su partida, Larraín debutó en Cencosud, grupo de retail donde escaló posiciones, pasando por la gerencia general de la división de centros comerciales y llegando hasta la gerencia corporativa de Finanzas, posición que abandonó a fines del año pasado. Y desde la presidencia de Enjoy, Martínez -con quien Larraín siempre mantuvo una buena relación y de mucha confianza-, no dudó en contactarlo para ofrecerle la gerencia general de la empresa, a la que arribará hoy.

"No es usual que un ejecutivo se vaya de una empresa en un cargo como gerente de finanzas y seis años después vuelva en un puesto mejor, como gerente general. Eso quiere decir que dejó una muy buena imagen en los controladores y en el equipo de trabajo de esa compañía", asegura un cercano a Larraín.

Corredor de maratones, Rodrigo Larraín ha participado en competencias en Berlín, París, Nueva York, Buenos Aires, y ha corrido 21 kilómetros en el Maratón de Santiago.

El ingeniero civil industrial de la PUC y MBA de University of Michigan Ross School of Business es descrito por quienes han trabajado con él como un ejecutivo de buen trato. "Le dijo varias veces a Horst Paulmann que no estaba de acuerdo con la estrategia financiera de Cencosud, pero siempre de manera tranquila y correcta. No es de enojarse y alzar la voz, pero cuando no estuvo más de acuerdo con los lineamientos de holding , decidió renunciar para irse a su casa y ver otras opciones laborales", indica un exejecutivo del holding ligado a Paulmann.

Otro actor asegura que es ordenado, metódico y riguroso en sus análisis, "de esos ejecutivos que en los road show s se sabe los números de memoria", afirma esta fuente. Además, está constantemente estudiando. En 2012 participó en el programa de General Management de Harvard Business School y en 2017 completó el programa de Gobiernos Corporativos de ESE School of Business.

Incorporará los casinos de Los Ángeles y San Antonio

En su regreso a Enjoy, Larraín llega a liderar desafíos que no son menores. La cadena cerró 2018 con una pérdida de más de $25 mil millones, explicada en gran parte por el pago de bonos, el impacto en el tipo de cambio y la contratación de asesorías. Pero también, en menor medida, por una disminución de turistas argentinos al casino en Punta del Este. Si bien la cadena está en mejor pie financiero -como ejemplo, el año pasado colocó un bono por 3 millones de UF (aproximadamente, US$ 123 millones) a una tasa anual de solo 3,9%-, en el mercado aseguran que la trayectoria del ex-Cencosud es una garantía a ojos de los inversionistas y también de los accionistas mayoritarios de Enjoy, el fondo Advent International. Otro actor destaca que "después de siete años en el retail , tiene un foco y mirada relevante de los clientes".

En la práctica, deberá concretar las inversiones asociadas a las licencias de casinos municipales que se adjudicaron el año pasado: los recintos que ya manejaban en Coquimbo, Viña del Mar y Pucón, y sumar la nueva licencia de Puerto Varas.

Además, deberá integrar los recintos de Los Ángeles y el Hotel-Casino en San Antonio, que acaban de comprarle a Latin Gaming.

Pero en la "hoja de ruta" de Larraín también hay requerimientos más estratégicos, como profundizar la fidelización y captar nuevos clientes. Además, redefinir el juego, que es el foco del negocio, pero también las actividades que no son juego, conocidas como non gaming (restaurantes y hoteles), cuyos ingresos bajaron el año pasado, tanto en Chile como en Uruguay. No obstante, los ingresos generales cayeron solo 3,1%.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia