Dólar Obs: $ 668,19 | 0,64% IPSA -0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.634,59
IPC: 0,50%
Rodrigo Vergara analiza la negociación política para aprobar la idea de legislar de la reforma tributaria:

"No es evidente que se esté cumpliendo con los objetivos iniciales. Esta cosa se ha desdibujado tanto, que podría no valer la pena"

domingo, 07 de abril de 2019

Carlos Agurto López
Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

El expresidente del Banco Central y actual investigador del CEP, además, alerta sobre el riesgo de que la economía chilena crezca solo en torno al 3% este año. "Todo depende de un supuesto repunte, que esperamos se produzca en la segunda parte del año".



Rodrigo Vergara no se guardó nada. Sentado en la sobria oficina que ocupa en el Centro de Estudios Públicos (CEP) - think tank liderado por Leonidas Montes-, al cual llegó tras su salida de la presidencia del Banco Central (BC) en 2016, se refiere a los temas que se han tomado la coyuntura económica en los últimos meses con un sentido crítico.

En entrevista con "El Mercurio", realizada el jueves, previo a conocerse el débil Imacec de febrero de 1,4%, planteó que, dependiendo de lo que ocurra en el segundo semestre, la economía chilena va a crecer este año solo en torno a 3%. Además, dijo que la propuesta de aumentar la cotización para pensiones al 18% es "un poquito alta" y no mostró mayores reparos a crear una AFP estatal que compita en igualdad de condiciones con el resto de la industria.

Sin embargo, el foco principal de la conversación con el excoordinador del equipo económico de la campaña del Presidente Piñera, estuvo en el camino pedregoso en el que transita la discusión en torno a la reforma tributaria. Critica las decisiones tomadas por el Gobierno, pero más aún las trabas que ha puesto la oposición que -a su juicio- han terminado por desdibujar un proyecto pro inversión. Además, cree que es una reforma importante, pero que la relevancia para el crecimiento futuro del país está ligada a otras iniciativas, y no de debe mirarse de manera individual. "Los efectos que se presentaron de la actual reforma tributaria, tal como está presentada, probablemente estén sobredimensionados", afirma.

-La reforma tributaria fue uno de los ejes del programa con que llegó el Presidente Sebastián Piñera al poder. ¿De quién es la responsabilidad de que aún no se apruebe la idea de legislar del proyecto ingresado hace ocho meses?

"Estos son procesos en que participan dos partes. Las dos partes tendrán algún tipo de incidencia en lo que estamos viviendo ahora. El hecho de que se siga discutiendo y planteándose nuevas cosas, se sigan introduciendo nuevos elementos a la reforma y no haya nada concreto. No es evidente que se esté cumpliendo con los objetivos iniciales. Esta cosa se ha desdibujado tanto, que podría no valer la pena. ¿Hasta qué punto vale la pena seguir desdibujando la reforma y en qué punto dice más allá de eso, no? Estas cosas tienen un cierto límite, y llegado ese límite, uno dice: más allá de eso no se puede pasar, porque es otra reforma tributaria".

-¿Fue un error del Gobierno ceder tan anticipadamente puntos que estaban en el programa, como la reducción de la tasa corporativa de 27% a 25%?

"En mi opinión fue un error. Hay méritos suficientes para esa propuesta desde el punto de vista técnico. La mayor parte de los países de la OECD han tenido bajas significativas en los impuestos corporativos. Chile los venía subiendo y no era una baja muy significativa la que se estaba planteando. De hecho, a mí me da la sensación de que para algunas personas de la oposición es algo más digerible que la integración".

-¿Qué le parece la posición adoptada por la oposición en esa discusión?

"Me sorprende mucho esta actitud de la oposición de no abrirse a la idea de legislar. Entiendo que tengan sus puntos y sus posiciones, y quieran obtener algo en esta negociación, pero me parece poco serio y poco constructivo estar en una actitud de decir 'o hacen lo que yo quiero exactamente o simplemente no me siento a discutir la reforma en el Congreso y rechazo la idea de legislar'. Pareciera ser que hoy se están oponiendo a prácticamente todo. También se anuncia algo parecido en lo previsional y en otras iniciativas de otra índole más políticas. Eso es preocupante, porque un ambiente político enrarecido no solo es negativo para el país en su conjunto, sino que además desde el punto de vista económico no es bueno".

-Hasta ahora se acusa una "cocina" para la discusión del proyecto entre técnicos de la oposición y del Gobierno. ¿Se ha desvirtuado la discusión desde una reforma pro inversión a una pro recaudación?

"Ni siquiera sabemos hacia dónde se dirige (la reforma), cuáles son los puntos básicos. Supuestamente, la integración, pero si contra eso empiezo a ceder muchas cosas que son pro inversión, el resultado final no lo conozco. Hay que tener cuidado, porque llega un momento en que se podría desdibujar, y si se desdibujara esta cosa de forma muy significativa, uno se pregunta si tiene sentido introducir todos estos elementos que la desdibujan por conseguir la integración. Ahí simplemente caen algunas dudas".

"La reforma tributaria es importante, pero es parte de todo un paquete"

-Cuando se habla de una reforma pro inversión, el impuesto de 1% a la inversión regional, incrementar el impuesto a las bebidas alcohólicas o el IVA de 19% a los servicios digitales, ¿van en la línea correcta?

"Más bien, da la sensación de una serie de cosas que han estado surgiendo para ponerse de acuerdo, y básicamente relacionadas con recaudación. El impuesto a las plataformas digitales, uno puede pensarlo desde el punto de vista de nivelar la cancha, tiene sentido. Pero uno tiene la sensación de que hay cosas que van surgiendo, y no es claro que estén formando un paquete que vaya en la dirección del espíritu original de la reforma. Ahora, no es que necesariamente sean malas estas ideas, pero de repente a uno le da susto que por empezar a meter cosas pequeñas, una tras otra, al final estemos dejando de lado lo fundamental de este proyecto, que básicamente pretendía corregir una serie de errores de la reforma tributaria anterior".

-El presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín, planteó que, en este escenario, es mejor no tramitar el proyecto. ¿Usted estaría de acuerdo en que el Gobierno deje "caer" la reforma?

"Me parece que todavía hay esperanza de que esta cosa fructifique y prospere bien, pero estoy preocupado. Me parece que es un punto válido el que hace, porque entre tanta cosa que se ha introducido y cambios por aquí y por allá, no sabemos finalmente si esto va en la línea del espíritu original de este proyecto".

-¿El Gobierno está en condiciones de asumir este costo político, o la oposición también es responsable?

"El costo político es para ambos y, finalmente, el costo lo paga el país, eso es lo más lamentable de todo. Por un lado, una oposición que parece estar negando la sal y el agua, evidentemente no puede ser bueno para ella. El Gobierno que no es capaz de sacar adelante la reforma también tiene un problema, estas son dos partes que están negociando, y lo más negativo de todo es que el país se queda sin una reforma que en principio es buena para el crecimiento, la inversión, mejores salarios, para los chilenos en general. Hoy ni siquiera estamos seguros de que eso vaya a ser así".

-A su juicio, ¿qué cambios se deben introducir al proyecto para llegar a acuerdo con la oposición y no desvirtuar el proyecto original?

"La integración es la base de este proyecto, por lo tanto, debe mantenerse. Si no hay acuerdo en eso, yo diría que no hay proyecto. Ahora, hay una serie de compensaciones que el proyecto incluye. Siempre he pensado que dentro de las compensaciones uno podría pensar en eliminar la renta presunta. Es algo que se justificó en Chile en algún momento, pero hoy lo veo mucho menos evidente".

-Eliminar la renta presunta es una idea que comparten muchos. ¿Por qué cree que no se ha optado por esa alternativa?

"Son razones políticas, probablemente. No estoy en estas negociaciones, así que no podría decirlo. Tampoco quiero decir que esto sea fácil, es evidentemente complejo, pero creo que debieran hacerse los esfuerzos y, particularmente, me parece importante que la oposición se abra a apoyar la idea de legislar. Sería inconcebible y muy negativo que ni siquiera se sienten a discutir eso en el Congreso".

-En una reforma tributaria, el Ejecutivo tiene la iniciativa exclusiva para incluir cambios...

"Pero tampoco pueden pretender hacer un proyecto a su medida. Esto es un proyecto del Ejecutivo, ellos tendrán que plantear cuáles son sus puntos, y en algún punto intermedio se podrá llegar a un acuerdo".

-Se ha dado a entender que la reforma tributaria es la piedra angular del crecimiento de Chile para los próximos años. ¿Puede un país como el nuestro depender solo de esta reforma para crecer?

"No coincido con eso, es una reforma importante, pero evidentemente hay muchas otras cosas. Por ejemplo, lo que está haciendo el Ministerio de Economía, la reforma de pensiones o la laboral. Es una reforma importante, no la quiero minimizar, pero evidentemente es parte de una serie de reformas que tiene que hacer el país. No podemos decir que es "la" reforma. Es más, creo que los efectos en crecimiento que se presentaron de la actual reforma tributaria, tal como está presentada, probablemente estén sobredimensionados. Se hablaba de 0,6 de crecimiento por año durante los primeros 12 años, me parece que es una exageración".

"Cuando (Donald) Trump hace su reforma tributaria y baja 14 puntos el impuesto corporativo, los economistas cercanos al Partido Republicano hacen una minuta en la cual estiman que el efecto en crecimiento a largo plazo será entre 0,2 y 0,3%. Entonces, decir que esta reforma va a tener 0,6 puntos, tengo dudas respecto de si ese será el efecto. Si fuera 0,2% o 0,3 puntos potenciales, de largo plazo, la mitad de lo que dice, igual es mucho. La reforma tributaria es importante, pero es parte de todo un paquete".

"El impuesto a las plataformas digitales, uno puede pensarlo desde el punto de vista de nivelar la cancha, tiene sentido"

ACTITUD DE LA OPOSICIÓN:
"Me parece poco serio y poco constructivo estar en una actitud de decir 'o hacen lo que yo quiero exactamente o simplemente no me siento a discutir la reforma en el Congreso".

REFORMA TRIBUTARIA COMO PIEDRA ANGULAR DEL CRECIMIENTO:
"No coincido con eso. Es una reforma importante, pero evidentemente hay muchas otras cosas. Por ejemplo, lo que está haciendo el Ministerio de Economía, la reforma de pensiones o la laboral. Es una reforma importante, no la quiero minimizar, pero no podemos decir que es "la" reforma. Es más, creo que los efectos en crecimiento que se presentaron de la actual reforma tributaria, tal como está presentada, probablemente estén sobredimensionados".

"Uno se pregunta si tiene sentido introducir todos estos elementos que la desdibujan por conseguir la integración. Ahí, simplemente, caen algunas dudas".

CEDER ANTICIPADAMENTE A LA NO REDUCCIÓN DEL IMPUESTO CORPORATIVO:
"En mi opinión fue un error (...). De hecho, a mí me da la sensación de que para algunas personas de la oposición es algo más digerible que la integración".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia