Dólar Obs: $ 694,84 | -0,46% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.743,77
IPC: 0,50%
Presidente Macri apuesta a cerrar la puja interna en Argentina e insiste en confrontar con Cristina

lunes, 01 de abril de 2019

Economía y Negocios Online
Cronista


"Es importante mostrarnos juntos, sin fisuras". En palabras del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ese es el gran desafío que se planteó el Gobierno en los últimos días en medio de los cimbronazos por la suba del dólar y el deterioro de los principales indicadores de la economía.

Los movimientos del propio presidente Mauricio Macri se enfocaron en el mismo objetivo: el viernes por la noche se presentó sorpresivamente al retiro espiritual que María Eugenia Vidal mantenía en Chapadmalal con su gabinete en la apuesta de ofrecer una imagen de unidad que permitiera descomprimir las versiones sobre la fuerte tensión instalada puertas adentro de su propio entorno político.

El retorno de Vidal y del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a la mesa política que hegemoniza Marcos Peña y que es la responsable de las principales decisiones de la Casa Rosada se enmarca en la misma estrategia: cerrar filas en la interna y evitar fugas de aliados que compliquen el ya complejo escenario que enfrenta Cambiemos. “Hay que apaciguar el malestar puertas adentro para fortalecernos hacia afuera”, razonó un importante referente del Ejecutivo, quien admitió que, más allá de las complicaciones económicas, también los ruidos internos hacen mella sobre la ya golpeada imagen presidencial.

La catarata de críticas que desde varios sectores del radicalismo lanzaron en las últimas semanas contra el Gobierno y que hasta plantearon una ruptura de la coalición con el PRO convencieron al macrismo sobre la necesidad de evitar también un quiebre en la tropa propia. “Necesitamos, en esta crisis, estar más unidos que nunca dentro de nuestro espacio político primero. Creo que, en este sentido, para los mercados, para la economía, mostrarnos juntos es importante”, razonó ayer Frigerio al referirse a la visita de Macri al retiro convocado por Vidal. Y añadió: “es normal que el Presidente se junte con el equipo de la provincia más importante de la Argentina”.

Al esfuerzo por asegurar la paz interna, Macri sumó ayer la segunda pata de su estrategia: insistir con la apuesta de concentrar la disputa electoral de octubre en la confrontación directa con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Así, a través de su cuenta en twitter, aseguró ayer que el país “tiene la más amplia libertad de prensa de su historia”, y comparó la situación actual en esa materia con la que había en los años de kirchnerismo. En esa línea y luego de los elogios de la Sociedad Interamericana de Prensa al país, el mandatario se dedicó a marcar diferencias entre la gestión K y la de Cambiemos en materia de libertad de prensa. “Nunca antes se gastó menos plata en pauta publicitaria que en este gobierno. Dicho de manera directa esto significa que no se usa la publicidad oficial como un mecanismo para domesticar medios o someter periodistas como sí se hacía antes”, indicó.

Destacó, al respecto, que su Gobierno “no interviene ni influye” en las decisiones editoriales, como tampoco “presiona ni cuestiona la tarea de los medios ni de los profesionales de prensa”. Y remarcó: “No descalificamos, no aceptamos que se ‘juzguen’ periodistas en la Plaza de Mayo como sucedió hace apenas 9 años atrás”.

Terminó afirmando: “No aceptamos que se escupa la imagen de personas públicas, no insultamos, no entramos como matones a los diarios ni los rompemos, no derribamos antenas, no creamos programas de propaganda para atacar a quienes piensan distinto ni usamos el fútbol para elogiarnos o perseguir”.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia