Dólar Obs: $ 771,92 | 0,19% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.833,07
IPC: 0,60%
Informe del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) para el año pasado:

Cada chileno consumió, en promedio, 3,31 horas diarias de televisión en 2018, y la TV abierta sigue liderando la sintonía

domingo, 24 de marzo de 2019

Claudia Ramírez
Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

Aunque los datos muestran que en Chile se vio menos televisión que en 2017, la caída fue mayor en la televisión de pago, con un retroceso de 9%. Catalina Parot, presidenta del CNTV, asegura que la baja no es dramática, y que está influida por un efecto de reemplazo por otras plataformas. Por ello, en el CNTV están dando los pasos para una propuesta que les permita extender sus atribuciones y fiscalizar los contenidos de los canales online , pero solo en lo que respecta a contenidos que ya hayan sido sancionados en la televisión abierta.



Televisión a la carta u on demand -eligiendo a qué hora se quiere ver un programa- y nuevas plataformas para ver la serie de moda o las noticias de la noche ya son fenómenos que llegaron para quedarse a nivel global, y Chile no está ajeno a esa tendencia.

Aún así, las cifras reflejan que el consumo de televisión abierta sigue siendo el predominante en el país. El año pasado, cada persona consumió un promedio de 1.286 horas de televisión, lo que traduce en unas 3,31 horas diarias per cápita promedio. Esta cifra es calculada por el people meter, promediando el encendido total minuto a minuto e incluye televisión de pago, abierta y también DVD o consolas, es decir, todo lo que incluye el encendido del aparato de televisión.

Ahora bien, también en promedio, la televisión abierta registró un consumo de 767 horas per cápita el año pasado, y la de pago, 457, según cifras consignadas en el informe "Consumo de televisión 2018", elaborado por el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Si se compara con 2017, el consumo total de televisión muestra un retroceso del 7% -pues, en 2017, cada chileno vio 1.380 horas, unas 3,46 horas diarias per cápita promedio-, siendo la televisión de pago la que más retrocedió, con una baja del 9% (el consumo de televisión abierta se contrajo 7%).

Al analizar lo sucedido en los últimos cinco años, la baja en el consumo es más pronunciada en el caso de la televisión abierta, con un retroceso de 18% desde 2013. La televisión de pago (cable o satélite) también disminuye, aunque su baja es más reciente, pues desde 2015 registra una caída acumulada de 12%.

La gente está viendo menos horas televisión, reconoce Catalina Parot, presidenta del CNTV. "Hay un cambio en la sociedad chilena, que también se refleja en el consumo de horas televisivas. La audiencia más cautiva de la TV abierta está en las personas de la tercera edad, porque la tienen como una compañía, pero también ahí se ha reducido, porque mucha gente hoy trabaja. El visionado como tal ha disminuido, pero dentro del visionado, la TV abierta sigue siendo la que lidera fuertemente", afirma.

De hecho, la televisión sigue siendo el principal medio de comunicación: el 85% de los chilenos se informa a través de esta.

Claro que la baja en la audiencia también está influenciada por las nuevas tecnologías. "Lo que está sucediendo es un ajuste producto del surgimiento de nuevas plataformas, a través de las cuales las personas van buscando información o entretención. No creo que estemos frente a una caída dramática en la TV abierta", complementa Parot.

En efecto, en el país hay más de 24 millones de abonados a teléfonos móviles, según datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, citados en el informe del CNTV. Es decir, por cada habitante hay 1,29 teléfonos móviles, y desde el punto de vista del tráfico de datos de internet, el 31% corresponden a video en esta plataforma. En otros dispositivos fijos (computadores, por ejemplo), los videos representan el 40% del tráfico. Es más, el peak del tráfico de datos de internet es entre las 20 y 23 horas, lo que coincide con los horarios que tradicionalmente tienen mayor audiencia televisiva.

Los niños son los que más bajan el consumo

En la televisión abierta y clasificado por grupos, las mujeres consumen más horas de televisión que los hombres, y los mayores de 65 años son quienes consumen más, superando las cuatro horas diarias, aunque también ha declinado este consumo en los últimos cinco años.

La caída más drástica desde 2013 en adelante se ve en niños y niñas de 13 a 17 años, y de 4 a 12 años (ver infografía). "La TV abierta, en general, ha dejado a ese público", sentencia la presidenta del CNTV. "No sé si por costos o porque no se entiende lo que la audiencia infantil o adolescente está demandando. Cuando hay de esta programación -que bordea como máximo el 1,3% o el 1,5% de la oferta en canales que están empezando a revertir esta tendencia, como TVN y CHV-, se opta principalmente por programas envasados, no son de producción nacional", complementa Catalina Parot.

Por género televisivo, en televisión abierta, los informativos y los programas misceláneos (matinales principalmente) llevan la delantera en el visionado, con el 25% y el 22,5% de consumo, respectivamente. Al contrario, los videoclips, los programas formativos -que enseñan-, los documentales y los infomerciales son los menos vistos. En el caso de los documentales, porque su oferta es exigua, y representan solo el 0,8% de esta.

En cuanto a los canales de TV abierta, Mega (32,4%) se mantuvo como líder de audiencia el año pasado, seguido por CHV (21,7%).

Preparan propuesta legislativa para fiscalizar en internet

La Ley 18.838 mandata al CNTV a "velar por el correcto funcionamiento de todos los servicios de televisión que operan u operen a futuro en el territorio nacional". En este contexto, Catalina Parot ve un desafío en cómo fiscalizar los contenidos que se emiten por televisión abierta o de pago y que también se transmiten por internet, algo que el CNTV hoy no puede fiscalizar.

Para hacerlo, explica, habría que modificar la ley. ¿Su propuesta? Que un contenido que ha sido sancionado por el CNTV -en un proceso con cargos y descargos de las partes-, el organismo pudiera resolver bajar ese mismo contenido de internet, o solicitarlo a tribunales. "El mecanismo no lo sé, si el CNTV pudiera bajar directamente ese contenido de internet o solicitarlo a la corte. Me gusta más la segunda fórmula", señala.

De cualquier forma, insiste en que la fiscalización de estas plataformas es un tema complejo, pero que requiere una regulación, especialmente en temas relacionados con niños y adolescentes. "Nosotros fiscalizamos el horario definido para la TV abierta, de contenido que atente contra la audiencia infantil, contenido pornográfico o violento, y eso está dentro de un rango de horario. Si hay una película pornográfica que se exhibe en este horario (prohibido), por el solo hecho de hacerlo, se sanciona. Cómo trasladar esa protección a la infancia desde un contenido emitido a la TV abierta hacia el contenido emitido en internet, es muy complejo. Nosotros solo fiscalizamos los contenidos emitidos por la TV, no nos vamos a poner a fiscalizar los contenidos emitidos por un youtuber ", indica.

Por ello, ya se están dando los pasos para una propuesta más concreta. Esta semana, el organismo realizó un seminario en el que se abordó el tema, y durante los próximos días iniciará una ronda de conversaciones privadas con representantes de los canales de TV abierta -editores, conductores, etc.-, para tratar las denuncias que el CNTV recibe sobre ellos. En los próximos meses además abordará en seminarios con los canales los desafíos que implican las nuevas plataformas.

Todo, con el objetivo de que el CNTV presente una propuesta legislativa -para lo que aún no ponen fecha- para extender sus atribuciones, fiscalizar los contenidos de los canales online y operacionalizar mejor el concepto de "correcto funcionamiento", bajo el que opera el CNTV. "Se debe regular de tal manera que no afecte la libertad de expresión y que no entre el CNTV a regular plataformas donde los contenidos se generan fuera de la TV abierta, que ese ya no es su campo".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia