Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Francisco Ibáñez Hantke:

Imágenes mutantes

sábado, 23 de marzo de 2019

Texto, Beatriz Montero Ward. Fotografías, gentileza Francisco Ibáñez Hantke.
Entrevista
El Mercurio

La regeneración urbana es el tema de trabajo del arquitecto chileno radicado en Londres Francisco Ibáñez Hantke y también el que inspira su obra como fotógrafo. Edificios en proceso de demolición, abandonados o a medio construir conforman su serie "No-estructuras", que exhibe en Santiago, en Ekho Gallery, hasta el 14 de abril.



Construcciones que se tambalean entre el límite de la arquitectura y la ruina, otras en proceso de remodelación o transformación, y otras, simplemente, en etapa constructiva son protagonistas en la serie "No-estructuras" de Francisco Ibáñez. Se trata de un conjunto de 17 imágenes que este arquitecto y fotógrafo capturó en sus recorridos diarios por Londres, donde vive y trabaja desde hace tres años y medio. "Representa a la ciudad como un espectáculo en constante conflicto y negociación", dice sobre este conjunto en el que cada fotografía revela un momento clave en la vida de un edificio, su condición de tránsito, planificación o azar.

Ibáñez estudió Arquitectura en la Universidad Católica, siguiendo los pasos de su madre, María Isabel Hantke, y de su hermana Marisol. "Desde niño me pareció una profesión desafiante, que además de creatividad requiere de conocimientos en diversas áreas", cuenta vía email desde su oficina en la firma Inner Circle Consulting, ubicada en el barrio de Bermondsey, justo frente a la famosa galería de arte contemporáneo White Cube, donde trabaja como gestor de proyectos. Ya titulado y antes de partir becado a hacer un máster en regeneración urbana en la University College de Londres (UCL), trabajó en RE Arquitectos y en Aguiló + Pedraza Arquitectos.

La estimulante capital británica, con sus múltiples escenarios, no solo motivó su trabajo con equipos multidisciplinarios en materia de revitalización de barrios y zonas, sino también animó su gustó por la fotografía. Una afición que lo acompaña desde los tiempos del colegio, cuando era alumno del Saint George, y sus padres le regalaron para una Navidad su primera cámara análoga, una Pentax K 1000. "Desde ahí no he parado de hacer fotos y la fotografía pasó de ser un hobby a una herramienta de trabajo y exploración profesional", dice. Y aunque nunca la ha estudiado formalmente, ha tenido la oportunidad de conocer a reconocidos fotógrafos especialistas en arquitectura, como el inglés Tim Crocker, que lo han apoyado e impulsado. "En el camino me ha tocado fotografiar proyectos de distintos arquitectos, vitrinas para marcas de moda, como Hermès, y documentar dos instalaciones en el Design Museum".

Pero lo más importante, como fotógrafo en Londres ha hecho el seguimiento, por meses, de distintos proyectos de regeneración urbana; entre ellos, el de Blackwall Reach, donde estaba el icónico edificio Robin Hood Gardens, diseñado a fines de los 60 y demolido entre 2017 y 2019; King Cross, Finsbury Park, Stratford y Battersea.

¿Cómo es el diálogo entre arquitectura y fotografía?

-En los últimos años he entendido la fotografía como una herramienta para reflexionar de manera crítica sobre cómo hacemos evolucionar nuestras ciudades. Se ha vuelto un medio de documentación visual que me abre múltiples diálogos y cuestionamientos interesantes en mi desarrollo como arquitecto. Y en ambas disciplinas hoy trabajo solo en temas de regeneración urbana.

¿Cómo vas encontrando y seleccionando estos edificios que están en proceso de algo?

-Principalmente recorriendo muchas horas la ciudad en bicicleta, con el trípode en la parrilla y el equipo en la espalda. Siempre estoy buscando edificios interesantes o que estén pasando por procesos conflictivos, y los encuentro investigando en proyectos de regeneración urbana, o por datos de colegas y amigos que conocen el tema que trabajo.

¿Qué buscas transmitir con tu obra?

-Poner en valor el carácter temporal y transitorio del paisaje urbano y de los elementos que lo componen, así como cuestionar cómo imaginamos el futuro de nuestras ciudades. En las construcciones que fotografío se pueden observar cambios acelerados al pasar los días o semanas; ninguna existe hoy en el mismo estado que cuando la fotografié. Pero también quiero poner en cuestión los procesos mediante los cuales nuestras ciudades articulan lo antiguo y lo nuevo, y las mutaciones temporales que surgen de ellos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia