Dólar Obs: $ 668,19 | 0,64% IPSA -0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.634,59
IPC: 0,50%
Alfonso Swett, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, y el actual debate tributario. Critica que "cuesta entender que la misma comisión de Hacienda, con el mismo presidente", que se demoró un par de semanas en aprobar la idea de legislar de la reforma de 2014, "lleve ahora siete meses en esta". También se sorprende por la flexibilidad que ha mostrado Hacienda con la oposición.

"En la discusión de esta reforma se está repitiendo la cocina, pero una de cocción lenta y con poca luz. Lo que queremos es discutir en el Parlamento"

jueves, 21 de marzo de 2019

J. P. PALACIOS y D. LEFIN
Economía y Negocios
El Mercurio




Con un enfoque desde lo general a lo particular parte respondiendo esta entrevista el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett. Primero destaca el crecimiento económico de 4% logrado el año pasado, pero aprovecha de poner una luz de alerta sobre los componentes que explican esa expansión y su impacto en la generación de empleo y en un mayor repunte de la inversión. "Lo que nos preocupa es que la inversión en construcción y proyectos creció solo un 2,7%. Ese es el número que nos viene a explicar en forma importante que la inversión que genera empleos, que es esa, explica el rezago en el mercado laboral", dice.

Luego, la mayoría de sus reflexiones apuntan a la necesidad de generar certidumbre con la aprobación de la reforma tributaria, debate que, a su juicio, se ha dilatado más allá de lo esperado y ha revivido la polémica "cocina" que permitió aprobar la reforma de 2014.

-Pese al crecimiento de 4% el año pasado, las expectativas para 2019 han ido a la baja, ¿qué análisis hace al respecto?

"Acabamos de conocer el dato de 2017, de que la economía creció solo 1,3%. El 1,5% previo se corrigió a la baja. Venir de crecer un 1,3% en 2017 y pasar a 4% es una muy buena noticia. Si el mundo no creció tres veces más, claramente hay cosas que hicimos bien internamente todos. Acá tenemos una cifra que muestra que hay un tremendo esfuerzo interno".

"La otra buena noticia es que la inversión después de haber tenido cuatro años consecutivos de tasa de crecimiento negativa, pase a crecer un 4,7%. El dato relevante no es el crecimiento de la inversión por sí sola, porque la inversión tiene dos componentes. Uno es maquinaria y equipos, que creció un 8,2%. Eso implica que al chofer del camión le reemplazamos el camión, pero no pusimos dos choferes y dos camiones. Eso nos pone una presión de inversión no menor para el 2019".

"Lo que nos preocupa es que la inversión en construcción y proyectos creció solo un 2,7%. Ese es el número que nos viene a explicar en forma importante que la inversión que genera empleos, que es esa, explica el rezago en el mercado laboral. Esto explica por qué el empleo en 2018 creció 1,6%, por qué las remuneraciones reales crecieron 1,2%. Es eso donde todos los actores tenemos una tremenda responsabilidad con la ciudadanía. La ciudadanía nos pide mejores empleos y mejores salarios. Si uno mira las preocupaciones de la ciudadanía, sus niveles de endeudamiento están en problemas".

-El Ministerio del Trabajo dice que el empleo está creciendo más que lo que muestran las cifras del INE.

"Lo que se mostró recientemente en un informe de la Superintendencia de Pensiones, un crecimiento de 3,3% es sobre gente que cotizó. Estamos hablando de empleo asalariado privado. No nos olvidemos que de los ocupados, la mitad son empleos asalariados privados. Sabemos que tienen mejores remuneraciones. Pero tenemos dos millones de empleos en informalidad, cuenta propia, y el resto son empleados públicos y otros. Hay que tener cuidado con los números si no entendemos de qué base estamos hablando. Por supuesto, este número (del INE) puede tener error, pero lo que tengo claro es que la sensación de la ciudadanía es que hay problemas para encontrar nuevos trabajos, hay un rezago en el mercado laboral. Eso, independiente del número, es sentido común, es tener calle".

-¿Cómo se mejora la situación en materia de empleo?

"Habiendo conocido las cuentas nacionales, creo que hoy una parte importante del peso de la responsabilidad está puesta en todos nosotros e increíblemente está puesta en la reforma tributaria. Es la inversión que genera empleo la que requiere la certidumbre, es la inversión de largo plazo, esa es la que en definitiva está esperando tener certidumbre e incentivos".

-¿Le preocupa que la votación de la idea de legislar de la reforma se haya postergado a abril?

"En la reforma anterior la comisión se demoró un par de semanas en aprobar la idea de legislar... Cuesta entender que la misma comisión, con el mismo presidente, lleve siete meses en esta. Esta reforma, que sabemos que es súper necesaria, ya lleva siete meses y podemos terminar en ocho meses. Es un desbalance que me cuesta mucho entender".

"Nosotros los ciudadanos queremos que las leyes se discutan dentro del Parlamento, que lo podamos ver a través de los canales de la Cámara de Diputados, del Senado, y de la prensa. En la discusión de esta reforma se está repitiendo la cocina (de la reforma de 2014), pero una de cocción lenta y con poca luz. Lo que queremos es discutir en el Parlamento".

-¿Cree que la reforma igualmente se va a terminar votando a favor?

"Cuesta entender que uno ha elegido a diputados para que legislen, invertimos muchos recursos públicos para que legislen y decidan no querer legislar. No querer legislar es como no querer hacer la pega".

-La oposición lo que no quiere es firmar una suerte de cheque en blanco al aprobar la idea de legislar, antes de lograr un compromiso del Gobierno en los temas que ellos priorizan.

"Hay que entender que aquí no estamos aprobando la reforma tributaria, la idea de legislar no es aprobarla. En el Parlamento hay que estar dispuestos a parlamentar y nosotros queremos parlamentar en el Parlamento".

-¿El set de propuestas que puso sobre la mesa Hacienda desdibuja el proyecto?

"Conocimos el tema del 1% de grandes proyectos para las rentas regionales. El 1% a las regiones va a implicar pagar un 0,2 o 0,3% más de impuestos, lo que equivaldría a un 27,2% o 27,3% del de primera categoría. Pero ese cálculo no considera el beneficio económico de que se acorte la tramitación de proyectos. Podría terminar siendo neutro".

-¿Los cambios que ya se están discutiendo mantienen esencia del proyecto?

"Creemos que no es la instancia ni para desdibujar ni para fortalecer el proyecto. La instancia es la que hemos dado republicanamente todos los chilenos, esa es en el Parlamento".

-¿Qué le parece que el ministro de Hacienda ya haya planteado cambios al proyecto?

"A mí me ha sorprendido gratamente su flexibilidad. Yo hubiese ido por otra línea, hubiese dicho: "Mire, la institucionalidad que hemos dado todos los ciudadanos es que estas cosas se discuten dentro del Parlamento". Hoy día queremos discutir una ley muy importante fuera del Parlamento".

-¿Qué precedente está marcando esta discusión para las otras reformas que se vienen?

"Muy grande. Es un precedente institucional y republicano muy grande. Si hemos construido un Parlamento, hacemos todos los chilenos un esfuerzo para financiarlo y resulta que las leyes no las queremos discutir en el Parlamento y las queremos discutir en comisiones chicas, afuera... Yo creo que el mayor costo es un costo institucional republicano, muy grave para la historia institucional en los últimos 30 años".

-¿Qué están dispuestos ustedes a entregar para compensar la integración?

"Vamos a mostrar toda la apertura necesaria para razonar, para pensar y sobre todo para parlamentar. Si se rechaza nos van a haber negado a un sector que hoy día es la gran empresa, que paga el 70% de los impuestos en Chile, a poder parlamentarlo. Eso me parece muy grave. Por eso estoy convencido de que se va a aprobar la idea de legislar".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia