Dólar Obs: $ 953,75 | -0,27% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.227,29
IPC: 0,40%
La crisis hace tambalear el modelo económico español

sábado, 01 de noviembre de 2008

Luz María Zambrana V.
Economía y Negocios, El Mercurio

La debacle del sector de la construcción obligará a una reorganización de su economía y hará más difícil su recuperación de la crisis, dicen los expertos.

Al contrario de lo que ocurre en el resto de los países desarrollados, la banca española parece sortear bastante bien la crisis financiera. Sin embargo, los pronósticos para esa nación son de los peores a nivel mundial.

"España es una de las economías con las perspectivas más oscuras de Europa", dice Jürgen Michels, analista de Citigroup para Europa. Mientras prevé que en 2009 la economía europea caiga 0,2%, la española debería hacerlo en 0,6%.

Incluso en un informe de Credit Suisse se señala que ese país es el quinto en el mundo con más riesgo en la crisis actual.

En tanto, ayer el Banco de España divulgó cifras provisionales que muestran que el PIB del país europeo se contrajo un 0,2% en el tercer trimestre, la primera cifra de crecimiento negativo en más de 15 años.

El banco argumentó que la contracción del PIB se debe al deterioro provocado por la crisis financiera y a la caída de la demanda interna, generada por el alto nivel de desempleo.

Modelo económico
El origen de tan negros presagios es el fin de la economía basada en el sector inmobiliario. El crecimiento ininterrumpido de 14 años tuvo su origen en gran parte en el sector de la construcción y en el endeudamiento de las familias, explica Antonio Argandoña, académico del IESE en Barcelona.

Por más de diez años, el país ha vivido un boom inmobiliario y mediciones conservadoras afirman que su peso en el PIB hispano llegó al 15%. Gracias a este fenómeno especulativo, España creó el 40% de los trabajos de la Eurozona. Ahora, muestra un desempleo del 11,3%, la peor cifra en una década.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha sido magnificado por la crisis financiera internacional, explica José García, analista para España de 4cast en Londres. Considera que el patrón de crecimiento basado en un sector de construcción muy dinámico no se va a volver a repetir.

"Nuestro problema es cómo desenganchamos los vagones de la construcción y del sector inmobiliario para dejar espacio en el tren para la industria y los servicios", afirma Argandoña.

Por su parte, García ve una oportunidad en la crisis. "Hay que ver si la economía española es capaz de hacer una transición a un modelo mucho más sostenible", plantea.

Ambos expertos coinciden en que el nuevo modelo debería ser más diversificado en servicios e industria, y también concuerdan en que el cambio será un proceso largo y doloroso.

Señales inquietantes
El aumento de las tasas de crédito ha traído graves consecuencias para los consumidores españoles, que han visto aumentar su carga. Argandoña explica que las cifras de endeudamiento de las familias a principios de año era del orden del 135% de su renta disponible, un salto comparado al 45% de hace 12 años.

Por otra parte, España tiene un déficit de cuenta corriente que llega al 10% del PIB. Para algunos analistas, esta cifra puede llegar a poner en duda la sostenibilidad del euro en España, ya que no puede devaluar esa moneda para aumentar su competitividad. Esto es desestimado por García, quien asegura que el déficit debería achicarse con la debacle del sector de la construcción, que se financiaba masivamente en el exterior.







 Imprimir Noticia  Enviar Noticia