Dólar Obs: $ 911,49 | -1,41% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 33.047,39
IPC: 1,20%


En plena transformación

sábado, 16 de marzo de 2019

Texto, Soledad Salgado S. Fotografías, Viviana Morales R. y Sergio A. López.
Reportaje
El Mercurio

La inauguración de un nuevo puente para descongestionar la comuna y la creación de un parque en el Cerro del Medio son proyectos de positivo impacto que se suman al cambio que ha tenido el sector de La Dehesa en los últimos años. Proyectos inmobiliarios en los que abundan los condominios, y la llegada de oficinas y comercio en su zona más baja, están redibujando un área netamente residencial, y aumentando su superficie construida hacia los cerros.



S i ha circulado por Av. La Dehesa en estos últimos meses, debe haberse percatado de una leve congestión frente al Portal, debido a trabajos en la vía. Hay camiones, conos, huinchas, desvíos y se ven maestros en plena faena. Se trata de un gran complejo de uso mixto, cuya etapa inicial está prevista para el primer semestre, y que contempla como proyecto global oficinas, departamentos, restoranes, cine, hotel, gimnasio y plaza pública. Este es uno de los tantos ejemplos -el más grande en los últimos años- que habla de la transformación que está teniendo esta zona, al convertirse en el downtown de la comuna. "Este proyecto tiene un plan de mitigación, con ensanche de calle, soterramiento de cables, y un paso bajo nivel", señala Francisca Celis, asesora urbana de la Municipalidad de Lo Barnechea.

La comuna pasó de ser residencial, o "dormitorio", a acoger un sinfín de equipamientos, como parte del desarrollo natural de las comunas. En un camino que tiende a transformarlas en polos con subcentros propios, que permiten una mejor calidad de vida al evitar los grandes desplazamientos. Para algunos puede ser inquietante, pero según Celis hay que entender que los modos de vivir están cambiando. "Mucha gente quiere vender sus casas grandes, porque ya se fueron los hijos y la gente joven busca espacios más abordables", de ahí la aparición de una serie de condominios que han favorecido que las nuevas familias opten por La Dehesa. Sobre todo por el entorno verde que ofrece, de hecho, acaban de comenzar las obras para el parque del Cerro del Medio que, con sus cerca de 60 hectáreas, será uno de los más grandes de la capital. Llegó hace poco la Clínica Alemana, se instaló el Santiago College, aparecieron polos comerciales importantes como Los Trapenses, Vivo y, recientemente, el centro comercial de José Alcalde Délano, donde abrió el Meds, tiendas de decoración como Teodora, Bo Concept, y el antiguo Café Vilapert. Asimismo, hacia las áreas más altas de Los Trapenses o El Huinganal, de a poco se han dado los permisos para abastecer a los residentes con servicios.

El diseñador Cristián Preece vive aquí desde hace 8 años, en un condominio espacioso y tranquilo. "Encontré un lugar donde tengo todo cerca: farmacia, restoranes, entretención y, con la Costanera Norte, estoy muy conectado con el resto de Santiago. Valoro la seguridad y la buena onda con los vecinos, los niños entran y salen, se genera una amistad de esas, seguramente, para la vida", dice. La artista visual Keka Ruiz-Tagle lleva 33 años aquí, y recuerda: "Era puro campo, a dos cuadras había una lechería, los accesos eran de tierra y estaba el antiguo puente; lo más cercano para comprar era el Almac de Estoril y apenas había movilización. Hoy es un importante polo urbano con alternativas habitacionales, buena conexión y encuentras prácticamente todo lo que necesitas".

El municipio intenta dibujar de manera eficiente los planes para las diversas áreas, definiendo así lugares de distinta densidad. Así como el centro quedó en el eje de Av. La Dehesa, donde se permite mayor altura y la existencia de oficinas, a su alrededor se marcaron zonas residenciales con una máxima de cuatro pisos. De esta manera, han proliferado los edificios bajo este criterio -de distinta espacialidad- en las calles como Robles, El Peral o El Ciruelo, que han tenido una gran demanda, y que, por supuesto, ha aumentado la oferta.

La comuna ha crecido bastante en edificaciones. Si en 2009 hubo 15 proyectos de copropiedad aprobados (edificios y condominios) en su zona poniente, en 2017 alcanzó a 31 y en 2018, a 24. Y todavía quedan sitios disponibles. Para Ignacio Hernández, presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos y socio de Archiplan, Lo Barnechea es un buen ejemplo de una comuna periférica que ha sabido adaptarse al crecimiento. "Habrá gente que lo lamenta, porque hay más tráfico, pero la ciudad es un bien común, que a veces afecta lo particular. Pocas comunas han propiciado la creación de un centro comunal y ofrecer un subcentro a escala de Santiago", explica. "No hay que regular -continúa- solo para los que ya están. Piensa que el 90% de la población chilena vive en las ciudades. Hay que incentivar el desarrollo futuro, pero con normas que faciliten la convivencia. Conducir los proyectos de manera armónica".

Nuevos desafíos

Para Roberto Moris, académico de arquitectura y del Centro de Estudio Urbanos de la UC, La Dehesa está enfrentando una tercera etapa: en los años 80 aparecieron las casas y loteos con una vialidad muy sencilla que se consolidó hacia los 90; luego, por el 2000, fue el boom de los condominios, y en los últimos años aparecieron los edificios. Considera que quienes llegan a La Dehesa lo hacen buscando tranquilidad, seguridad, áreas verdes controladas, exclusividad; y los condominios ofrecen eso. En este sentido, ha ido cumpliendo con lo que la gente busca: "El camino para lograr ese producto ha sido exitoso, pero a mí no me parece que sea una zona que entregue todo lo que la ciudad debiera entregar. Está poco integrada al sistema urbano. Está pensada más para el auto que para el peatón, y para la vida familiar indoor o dentro del condominio". Reconoce que, efectivamente, hay más conectividad gracias al fortalecimiento de su infraestructura vial, pero se pregunta: "¿Qué va a pasar si sigue creciendo? ¿Cuál es el impacto en el paisaje de cerros, quebradas? ¿Cómo se va manejar la accesibilidad y el tráfico?".

En este contexto, Francisca Celis cuenta que este año se espera el inicio de dos grandes obras. La primera tiene que ver con la movilidad. "Somos una comuna terminal y estamos rodeados de límites físicos complejos con el río Mapocho y los cerros. La idea es ir completando nuestra red vial. Por ejemplo, aún hay tramos inconclusos del anillo de circunvalación que es Pie Andino"; pero lo más importante es que, gracias a un proyecto concesionado del MOP, se construirá un nuevo puente que unirá Padre Alfredo Arteaga con San José de la Sierra, lo que permitirá una mejor conexión a los habitantes de El Huinganal, y sumar un cuarto puente para descongestionar.

Asimismo, dentro de una política de protección de los cerros islas, el Cerro del Medio se transformará en un gran parque con un diseño del paisajista Juan Grimm. Habrá un sector plano con accesibilidad universal y otro de mayor pendiente, con circuito guiado para trekking , y donde se está proyectando un sendero de restauración ecológica: "Instalaremos un sistema de riego por goteo, desde un espejo de agua ubicado arriba. Con un poco, la flora nativa explotará", dice. Esta idea responde a un anhelo de la comuna, porque aunque se trata en general de loteos con bastante vegetación, sus habitantes esperan espacios verdes de encuentro. "El parque que se construirá será un gran aporte, me gustaría que el plan urbano intervenga los cerros, en general, de manera amigable, no con cualquier arquitectura. Hay que generar más lugares de encuentro con la naturaleza", agrega Keka Ruiz-Tagle.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia