Dólar Obs: $ 696,70 | -0,08% IPSA -0,55%
Fondos Mutuos
UF: 27.741,09
IPC: 0,50%
Estudio del Instituto Geena Davis:

Cómo influye la imagen de las científicas del cine y la TV en las niñas

martes, 19 de febrero de 2019

Por Sergio Caro. Fotografía: Felipe Vargas
Reportaje
El Mercurio

Según una investigación del Instituto Geena Davis, el 63 por ciento de los roles científicos en la pantalla son para hombres. Esto entrega un mensaje equivocado de que la ciencia es una actividad masculina y perpetúa los estereotipos de género. Hay esperanzas: aunque el cine sigue quedándose atrás, la TV da más roles a la mujer, especialmente en temas médicos.



E n Estados Unidos, aunque los egresados universitarios están prácticamente equiparados entre géneros, solo la cuarta parte de los graduados en carreras del área de ciencia y tecnología son mujeres. Pese a que en la primera infancia niños y niñas por igual demuestran interés por estas materias, luego reciben distinta estimulación, lo que incluye a la manera en la que los medios de comunicación representan los roles de género en estas actividades. De esto se trata el último estudio publicado por el Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios, "Portray Her: Representation of Women STEM Characters in Media" (Retrátala: Representación mediática de personajes femeninos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), que analizó películas y programas de televisión exhibidos durante 10 años, para ver cómo se muestra la participación femenina en profesiones científicas. También se realizaron encuestas a 915 niñas y jóvenes en tres etapas (enseñanza primaria, media y universitaria) para detectar su interés en estas carreras.

La investigación consideró 100 programas de televisión abierta y de pago y las 100 películas más vistas cada año entre 2007 y 2017, registrando un total de 1.007 personajes en carreras científicas. El estudio consignó que en las películas y series, el 63 por ciento de estos roles eran hombres y un 37 por ciento, mujeres, con lo que se da un mensaje de que son actividades predominantemente masculinas. Desde Los Angeles, la directora asociada de Investigación del Instituto Geena Davis, Soraya Giaccardi, puntualiza: "vemos muchas más historias STEM (abreviatura en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) en televisión que en el cine, sobre todo con la popularidad de las series médicas. Esto ha permitido que las mujeres tengan más oportunidades de interpretar a científicas y es más difícil caer en estereotipos cuando tienes más personajes femeninos".

Prejuicios

El estudio describe que los profesionales STEM, por lo general, no son protagonistas en la pantalla, salvo en dramas médicos o policiales tipo "CSI". Las mujeres, además de estar subrepresentadas, se desempeñan principalmente en salud y no se les muestra en áreas como ingeniería o computación. Excepciones a esta regla han sido "CSI: Cyber" (2015-16), donde la actriz Rosanna Arquette interpretaba a una psicóloga que dirigía una unidad de ciberdelito, o el personaje "Felicity Smoak", de la serie "Arrow" (2012-), una genio computacional que era la principal ayudante del superhéroe. También la película "Figuras ocultas" (2016), sobre tres matemáticas afroamericanas que en los años 60 colaboraron con la NASA.

Un aspecto positivo consignado por el estudio es que, aunque sean escasos, los personajes femeninos resultan igualmente capaces que sus colegas varones.

La brecha entre géneros que se muestra en los medios proviene de estereotipos culturales que se arrastran hace décadas. En 1983, el académico australiano David Wade Chambers realizó el experimento "Dibuja un científico" (conocido por la sigla en inglés DAST), que se aplicó a cinco mil niños de tres países. Además de presentar elementos comunes como el uso de lentes, delantal e instrumentos de laboratorio (tomados de clásicos de la literatura), solo 28 dibujos eran de una mujer científica, y los habían dibujado niñas.

En 1999, la socióloga de la Universidad de Illinois Lori Kendall, en su artículo "Nerd nation" describía el estereotipo consagrado por la cultura popular de los años 80, según el cual, el aficionado a la ciencia era un hombre blanco, solitario y torpe, de vestir desaliñado y con anteojos, además de experto en computación: nacía así el nerd , versión moderna del científico loco. Este personaje, además de no ser atractivo para las mujeres, contribuía a alejarlas de la ciencia, percibida como una actividad masculina. Además, a este científico no se le asocia con tener hijos o con una visión altruista del trabajo, y como señala Soraya Giaccardi, "detectamos que las niñas se interesan en las carreras STEM en la medida que sean compatibles con formar una familia y ayudar a los demás. No les atraen si las perciben como un trabajo aislado ni si creen que las mujeres enfrentan sexismo en estas profesiones".

Discriminación

La directora de Investigación del Instituto Geena Davis alude a un informe de 2018 del Centro de Investigación Pew ( think tank de Washington), citado en "Portray Her...", según el cual el 50 por ciento de las profesionales del área científica han sido discriminadas por su género, y un 36 por ciento han sufrido acoso sexual. En Estados Unidos hay 6,7 millones de hombres que siguieron carreras STEM, mientras que las mujeres llegan a 2,5 millones. De ellas, solo el 26 por ciento trabaja en su especialidad.

El estudio consigna que en la infancia ambos géneros demuestran interés por la ciencia, pero mientras los varones se interesan en actividades con herramientas, las niñas prefieren las plantas. Transcurrida la enseñanza primaria, ya se ha generado una brecha entre géneros, que se incrementa en la preadolescencia. Al respecto, Verónica Arreola, directora del programa de Mujeres en Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Illinois, en Chicago, considera que esto se explica por la socialización de género: "a los niños se les cría orientándolos hacia las carreras científicas con el tipo de juguetes que reciben (distintos a los de las niñas); a menudo se habla de que estas profesiones son rudas o 'solo para los más inteligentes'. También los profesores tienden a guiar a las niñas a alejarse de estas actividades, mientras que a los varones no se les debilita su confianza", acota.

Soraya Giaccardi agrega que hay gran cantidad de evidencia de que los estereotipos de género son aún muy comunes en nuestro mundo moderno: "todavía es típico que las mujeres sean vistas como las ayudantes o cuidadoras, mientras que los hombres son más percibidos como poderosos y líderes. Tenemos que mantenernos conscientes de cómo estos estereotipos impactan nuestras vidas y nuestra cultura, mientras que también celebramos los progresos que hemos logrado". Verónica Arreola puntualiza que la mejor prueba de la vigencia de estos estereotipos es que "la gran mayoría de profesionales en enfermería y pedagogía todavía son mujeres".

Pantalla

Un 82,7 por ciento de las encuestadas en "Portray Her..." manifestó que era importante para ellas ver en pantalla a personajes femeninos en profesiones STEM. La mayoría de las figuras consideradas inspiradoras se relacionan con la medicina. Entre las favoritas están "April Sexton" (Yaya DaCosta), enfermera de urgencias de "Chicago Med", con 79 por ciento de menciones; la doctora "Temperance Brennan" (Emily Deschanel), antropóloga forense de "Bones" (77,7%); "Meredith Grey" (Ellen Pompeo), cirujana protagonista de "Grey's Anatomy" (76,7%); "Alexx Woods" (Khandi Alexander), médica forense de "CSI: Miami" (73%); la agente "Dana Scully" (Gillian Anderson) de "Archivos Secretos X" (68,7%), y "Amy Farrah Fowler"(Mayim Bialik), neurobióloga de "The Bing Bang Theory" (64,1%).

"Estas imágenes ayudan a cambiar las normas culturales y les permiten a las niñas imaginar nuevas posibilidades", comenta la directora de Investigación del Instituto Geena Davis. Sobre encontrar en los medios personajes que sirvan de ejemplos, añade: "puede ser especialmente importante cuando las niñas carecen de apoyo, estimulación o modelos a seguir en la vida real".

El estudio concluye que si bien la baja presencia de personajes femeninos científicos en la televisión y el cine aún refuerza el estereotipo de que las carreras STEM son masculinas, las mujeres profesionales resuelven problemas y ocupan posiciones de liderazgo. Además que estos trabajos se muestran compatibles con tener una familia y se realizan en equipo. Se considera que aún es necesario mostrar más presencia de mujeres (además de diversidad étnica) en estas actividades en los medios, así como también que los padres y educadores cultiven en las niñas desde edad temprana el interés por la ciencia.

La directora del programa de Mujeres en Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Illinois opina que para empezar a despertar el interés de las niñas por los temas científicos "es útil revelar la ciencia que ya está presente en lo que ellas hacen o les interesa. Empecemos por donde las niñas están. Mostrémosles cómo la inteligencia artificial funciona para mejorar la atención al cliente. Hablémosles de la ciencia que hay detrás de nuestras aplicaciones favoritas. No puedes pensar en hablar de robótica o computación con alguien que no tenga ya un interés en ello -acota.

Soraya Giaccardi concluye que la ciencia y tecnología no es el único campo en que vemos una brecha entre géneros. De hecho, las mujeres están subrepresentadas en posiciones de poder y liderazgo en muchas profesiones, incluyendo la política y los negocios. Incluso dentro de las carreras STEM, vemos que la representación femenina varía: por ejemplo, se ven más mujeres en ciencias biológicas que en ingeniería y computación. Concuerda Verónica Arreola: "en muchos países, la ciencia y las matemáticas son áreas donde los hombres triunfan, y ser la única chica en un club de robótica o en un curso de ingeniería pueden enviar una señal de que estos no son campos para las mujeres. Pero las mujeres hemos ido dando vuelta las cosas en disciplinas como la biología, por ejemplo, y estamos trabajando para que en las carreras STEM tengamos más alumnas".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia