Dólar Obs: $ 688,28 | 0,36% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
Gobierno trabaja en medidas para cambios en el sistema. En cuanto a los costos, por un lado ven que será un impuesto al trabajo, y por otro estiman que será marginal.

Nueva indemnización: privados creen que dará flexibilidad y sindicatos, que abaratará despidos

martes, 12 de febrero de 2019

M. Berríos y F. Gattavara
Economía y Negocios
El Mercurio




Una propuesta para crear un sistema alternativo para las indemnizaciones laborales dio inicio al debate en torno a la reforma laboral que el Gobierno espera presentar en marzo.

Este lunes se dio a conocer detalles de la propuesta que busca crear una alternativa al pago de indemnizaciones por años de servicio, creando una que sea a todo evento, es decir, en caso de renuncia o despido, y aun cuando haya trabajado menos de un año en la empresa. El empleado recibiría medio sueldo por cado año (a diferencia del actual sistema, que es un mes por año) y con un tope de 11 años.

Para parte del mundo empresarial la medida, que se aplicaría voluntariamente a contratos nuevos, es vista con buenos ojos, ya que consideran que incentivará "la movilidad laboral". Mientras que para el mundo sindical la iniciativa solo hará más barato despedir a trabajadores.

Para el economista y miembro del comité que elaboró la propuesta, Joseph Ramos, el actual sistema tiene el problema de que muchos trabajadores "se quedan en un trabajo inferior en razón del temor a perder la indemnización", dice. "La propuesta pretende que el trabajador tenga la opción de indemnización a todo evento, pero por la mitad de eso, medio mes al año".

Dispar visión del empresariado

El empresariado no tiene una posición común ante la propuesta. Para Dante Arrigoni, presidente de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet), este sistema alternativo aumentará el costo de la mano de obra. Para el dirigente, lo ideal sería que el Gobierno compensara con otra medida que aumente la productividad, como la carga tributaria o incentivos a la inversión. "Este gobierno lo único que ha hecho con sus medidas es que las empresas sean menos competitivas", dice Arrigoni.

En cambio, para el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, este sistema paralelo permitiría que exista mayor movilidad en el mercado laboral, lo que implicaría que las personas se encuentren trabajando en aquellos lugares donde les interesa estar y donde se sientan cómodas.

"El sistema nuevo permitiría estructurar relaciones laborales más adaptables a las necesidades de cada una de las partes y donde se resguarden de igual forma que en el sistema tradicional los derechos de los trabajadores", proyecta Melero.

Por su parte, desde la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) indican que en líneas generales no es posible comentar un proyecto que no se conoce con detalle. "Sin embargo, creemos que es valioso que haya alternativas que den movilidad al sistema", indicaron.

Impuesto al trabajo

La idea de la indemnización a todo evento fue recogida de un informe entregado por el Ministerio del Trabajo al Presidente Piñera en enero y en el que colaboraron diversos expertos. Para financiarla, se propone que los empleadores depositen en el seguro de cesantía, a nombre del trabajador, el equivalente al 4,11% de su remuneración bruta mensual. Este monto y su rentabilidad se pagarán al empleado al terminar el vínculo laboral.

Para Arrigoni, la medida es "un impuesto al trabajo, sin duda". Dice que si el Gobierno aplica un impuesto al trabajo, "tiene que tomar otras medidas que les disminuyan el costo a las empresas".

Sin embargo, para Melero, si bien la medida implicaría un mayor costo para las empresas, sería marginal respecto al beneficio que generaría. "No nos parece que se le pueda considerar como un impuesto, ya que no será obligatorio", dice.

El presidente de la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado (Conupia), Roberto Rojas, considera que la medida no afectará negativamente a las pymes, ya que hoy en día hay un piso sobre el cual indemnizan. "Nos parece interesante aprovisionar mensualmente como cotización adicional un 4,11%. Esto es asegurar la indemnización para nuestros trabajadores mes a mes y aliviar la carga de hacer un desembolso total al final del período".

Entre los beneficios que ve Joseph Ramos, el empleador no tratará de inducir que alguien se vaya para evitar la indemnización. "El neto es positivo; no eleva los costos".

Según explica el también economista y miembro del comité técnico David Bravo, en la actualidad la cotización del empleador al seguro de cesantía se deduce de la indemnización. "Si la medida se explica bien y los trabajadores la valoran y optan por ella, se podría terminar en un escenario más virtuoso que el actual", advierte.

El mundo sindical tiene una opinión distinta. Para Horacio Fuentes, del consejo nacional de la Central Unitaria de Trabajadores, la medida es bastante regresiva porque cualquier intento por eliminar (la indemnización por años de servicio), o de alguna manera minimizarla, lo único que hace es abaratar el despido. "Lo que los trabajadores queremos hoy es más certezas y más seguridad, fundamentalmente seguridad social, pero esto va absolutamente en la dirección contraria".

Mientras que para el presidente de la Central de Trabajadores de Chile (CTC), Arturo Martínez, el Gobierno no debería innovar en esta materia. "Las indemnizaciones por años de servicio han dado algo de estabilidad, porque a los empleadores les cuesta un poquito despedir gente", afirma. Para el histórico dirigente sindical, no hay piso para un cambio como el propuesto. "Lo mejor sería que el Gobierno dejara las cosas como están", advierte.

Desde el mundo político, para el presidente de la comisión de Trabajo de la Cámara, el PS Gastón Saavedra, con esta iniciativa lo que el Gobierno busca es precarizar, flexibilizar y abaratar los costos del trabajo. "No lo deberíamos aprobar, porque lo único que se busca con esto es abaratar los despidos y generar más precarización", advierte.

Mientras que para el diputado RN, y miembro de la misma instancia, Eduardo Durán, la factibilidad política del proyecto depende de cuántos trabajadores queden bajo esta nueva legislación luego que se apruebe. "Es un hecho que se requieren cambios urgentes en el mercado laboral, como flexibilizar horarios y la indemnización por años de servicio", comenta.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia