Dólar Obs: $ 658,75 | -0,31% IPSA 0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.548,06
IPC: 0,10%
Dafne Almazán:

Mexicana es la primera menor de edad en entrar a un posgrado a Harvard en 100 años

lunes, 11 de febrero de 2019

Cristina Sánchez Reyes / EFE
Educación
El Mercurio

La joven es superdotada: a los 13 se graduó de psicóloga y ahora estudiará una maestría en enseñanza de matemáticas.



A los 13 años, Dafne Almazán se convirtió en la psicóloga más joven del mundo. Hoy, a sus 17 años, es la mexicana de menos edad en ingresar a un posgrado en la Universidad de Harvard y la primera menor de 18 años en matricularse en una maestría en dicha institución en 100 años.

La joven mexicana, superdotada, estudiará un posgrado en enseñanza de las matemáticas.

A los 6 años, Dafne ya sabía leer y escribir, a los 10 ya había terminado el colegio y a los 13, la Licenciatura en Psicología.

Ella es una de los casi un millón de niños que tienen esta clase de talento en México.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a una persona superdotada como aquella con un coeficiente intelectual (CI) mayor a 130 puntos en alguna prueba psicométrica científica y estadísticamente validada.

"Son niños como cualquier otro, solo que con un CI mucho mayor que el resto de la población", asegura el doctor Asdrúbal Almazán, director del Centro de Atención a Talentos (Cedat) y padre de Dafne.

Sin embargo, Dafne considera que "los niños superdotados en México son estereotipados, mal diagnosticados y poco comprendidos".

La joven psicóloga asegura que la gente cree que estos niños se la pasan mucho tiempo encerrados o que son una copia de Einstein.

"Yo estudiaba, pero también jugaba; aprendí a tocar instrumentos, paseaba a mis perros", asegura.

Dafne explica que muchos niños son mal diagnosticados con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), pero en realidad "solo es que son más inteligentes".

La joven ha impartido clases en el Cedat, y asegura que eso influyó en la elección de la maestría que iniciará en Harvard.

"Siempre se piensa que las matemáticas son difíciles, pero son algo que está en nuestras vidas, y se necesitan estrategias para enseñarlas y que los niños se puedan interesar", asegura.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia