Dólar Obs: $ 784,07 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.788,59
IPC: 0,60%
Estrategia de Estados Unidos:

Los "halcones" de Washington detrás de la política hacia Caracas

domingo, 03 de febrero de 2019

GASPAR RAMÍREZ
Internacional
El Mercurio

Mauricio Claver-Carone, Marco Rubio y Elliott Abrams lideran las políticas con que el gobierno estadounidense busca la realización de elecciones libres en Venezuela.



Carlos Vecchio, el encargado de negocios de Venezuela en EE.UU. designado por el autoproclamado Presidente encargado Juan Guaidó, sostuvo esta semana una serie de encuentros en Washington por las funciones de su nuevo cargo. En las reuniones se repetían algunos rostros de la administración de Donald Trump, los mismos "halcones" que han estado activos los últimos meses (algunos, desde hace años) y que coordinan el lado estadounidense de la estrategia que busca la convocatoria de elecciones libres a través de un gobierno de transición.

Se trata de Mauricio Claver-Carone, director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, cuyo titular es John Bolton, asesor directo del Presidente Donald Trump; el senador republicano por Florida, Marco Rubio, y por el lado del Departamento de Estado, Elliott Abrams, enviado de Estados Unidos para Venezuela nombrado por el secretario de Estado Mike Pompeo el 25 de enero pasado.

Claver-Carone , un duro opositor a los acercamientos del expresidente Barack Obama a Cuba, reemplazó en septiembre pasado al exagente de la CIA Juan Cruz. El abogado cubano-estadounidense fue también funcionario en el Departamento del Tesoro y del Fondo Monetario Internacional.

Rubio (1971), precandidato presidencial en las elecciones de 2016, tiene una gran influencia en la comunidad cubana de Miami y ha sido desde hace años un promotor de sanciones al régimen chavista. En febrero de 2018 dijo que "el mundo apoyaría a las Fuerzas Armadas en Venezuela si deciden proteger al pueblo y restablecer la democracia".

Abrams (1948) fue subsecretario de Estado para Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios y subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Ronald Reagan (1981-1989), y ayudante especial del presidente y director para Democracia, Derechos Humanos y Operaciones Internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional, con George W. Bush (2001-2009). Abrams fue condenado por esconder información al Congreso en el escándalo Irán-Contra. Posteriormente, sería indultado por George H. W. Bush (1989-1993).

"El grupo es muy compacto y sabe lo que se trae entre manos", dice el analista Carlos Alberto Montaner. El experto de origen cubano considera "un acierto" la elección de Elliott Abrams para "coordinar" al grupo. "A mi juicio, los dos mayores expertos son Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone. Mauricio procede del Departamento del Tesoro, conoce a fondo la cuestión financiera. El senador Rubio lleva años insistiendo en el carácter delincuencial del régimen venezolano, algo que ha venido a corroborar Mike Pompeo con información recopilada por la CIA", agrega.

El mismo John Bolton también ha sido muy activo en esta crisis. En un discurso a principios de noviembre, el asesor de Seguridad Nacional llamó "troika de la tiranía" a Venezuela, Cuba y Nicaragua, y aseguró que eran la causa del "sufrimiento humano, el ímpetu de la enorme inestabilidad regional y la génesis de una sórdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental".

"'La troika de la tiranía' es más que una aliteración, es una forma real de ver el hemisferio para gente como Bolton. Es muy claro que la política de la Casa Blanca en América Latina ha sido dirigida por personas que piensan que Cuba representa la amenaza más importante para sus intereses en el hemisferio. Para ellos, la respuesta de EE.UU. a Venezuela se basa fundamentalmente en restringir la influencia de Cuba", dice Geoff Ramsey, subdirector para Venezuela de WOLA, un grupo de investigación y defensa de los derechos humanos con sede en Washington.

El experto estima que este enfoque ha sido liderado por Claver-Carone, "trabajando muy de cerca con Bolton, y avanzado con el lobby de Rubio y el representante Mario Díaz Balart".

La estrategia

Desde comienzos de enero, los hechos en Venezuela se han sucedido como una estrategia que parece programada: Juan Guaidó asume la presidencia del legislativo el 5 de enero; el 10, Maduro inicia su segundo mandato, mientras Guaidó y gran parte de la comunidad internacional lo desconocen; el 23 hay protestas y Guaidó se autoproclama Presidente encargado, de inmediato lo reconoce EE.UU. y varios países de América Latina; el apoyo crece con los días, Washington transfiere los ingresos petroleros al gobierno interino, aumentan las sanciones petroleras, y Guaidó designa embajadores, presenta plan económico y humanitario.

"Es muy claro que Estados Unidos ha estado en estrecha coordinación con la oposición democrática en Venezuela. No es coincidencia que Trump fuera el primer líder en reconocer a Guaidó", estima Ramsey, y destaca que la oposición "ha demostrado un increíble sentido de unidad y organización que no hemos visto antes. Creo que hubo mucha preparación para este momento entre la oposición, y aunque hubo mucha coordinación con Washington, no creo que sea liderado completamente por EE.UU.".

Montaner coincide: "Está muy bien pensado. Las ideas y advertencias del senador Rubio se han convertido en un plan operativo muy complejo con aspectos políticos, militares y financieros muy bien articulados. El propósito es llevar ayuda humanitaria al pueblo venezolano a corto plazo".

El analista recuerda que, según las encuestas, el 83,3% de los venezolanos "desean salir de Maduro por cualquier procedimiento", y pone un ejemplo: "La última persona que repitió la estupidez de 'convertir a su país en un Vietnam' fue el general Manuel Noriega en Panamá, la víspera de que fuera arrasado por una invasión americana".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia