Dólar Obs: $ 788,98 | 0,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.076,36
IPC: 0,10%


Venezuela: ¿qué salidas?

domingo, 03 de febrero de 2019

Sergio Bitar
Opinión
El Mercurio

"...Las transiciones comienzan antes de la caída del régimen autoritario. La forma en que ocurren determina la característica de los gobiernos que seguirán. Los estrategas deben pensar en ambas cosas: terminar con la dictadura y sostener la transición, que siempre es prolongada...".



Después del 23 de enero de 2019 surgieron tres hechos nuevos, que alteran sustancialmente la situación de los últimos años.

Primero, cambió la relación de fuerzas entre oposición y gobierno. Es la primera vez que se constituye un poder contrario al gobierno de Maduro con suficiente fuerza para desafiarlo.

Segundo, ha emergido un líder de calidad, serio, cercano, confiable, con un estilo moderno y un espíritu democrático.

Tercero, se ha gestado una alta concentración del poder nacional e internacional para provocar la salida de Maduro e iniciar un gobierno de transición y luego elecciones libres.

¿Cómo pueden evolucionar los hechos? Hay dos estrategias en juego, que por ahora coinciden: los que buscan la inmediata y rápida salida de Maduro y su sustitución por un gobierno liderado por la oposición, sin negociación; y aquellos que sostienen que es preciso buscar bases de apoyo en ambos lados para sostener un gobierno de transición. Esta diferencia se aprecia en el seno de la oposición venezolana y también marca la diferencia entre Estados Unidos y algunos gobiernos de Europa. También se aprecia entre latinoamericanos.

Si dejamos de lado un escenario de desastre, es decir, la obcecación de Maduro y la pasividad de las FF.AA., que lograrán su prolongación, arrastrando al país a una profundísima crisis, cualquier escenario alternativo parte de una misma base: la salida de Maduro.

Hay casos que dependen bastante de la psicología de quien detenta el poder, ¿cuál es la personalidad de Maduro? ¿Resistirá, se inmolará, se iría a Cuba, o solo buscará salir y quedar protegido? Es difícil predecir los tiempos, pero una cosa es clara: no hay transición posible con Maduro presidente.

La salida política puede darse de dos formas: un cambio al interior del gobierno, con un nuevo vicepresidente, que abra paso a un gobierno de transición, que llama a la oposición; o un desplome que conduzca a la asunción inmediata de Guaidó. El nuevo presidente debería resolver si opta por llamar a sectores del chavismo y constituir un gobierno más amplio para sostener la transición, o simplemente se apoya en lo que representan las fuerzas de oposición actuales.

Todo esto depende, obviamente, de una decisión de los militares. Esta puede también darse de dos formas: provocar la salida de Maduro y exigir un gobierno de transición, o simplemente afirmar su respaldo a Guaidó, sin pasos intermedios.

Mi opinión: Más probable es que las Fuerzas Armadas resuelvan por el primer camino. Si hubiera un racionalidad en medio de esta tragedia, y analizamos otras experiencias, creo que han sido más exitosas aquellas que buscan en una primera fase un acuerdo que permita dar gobernabilidad a quien resulte elegido después. Eso significaría un plan que comprometa a ambos sectores, con un programa preciso de medidas de emergencia, en el terreno político institucional y económico. La cuestión del orden público, en medio de una crisis social y económica de esta envergadura, requiere neutralizar a cualquier grupo que intente alterar la vida cotidiana empleando la violencia y supone el respaldo de la fuerza armada y la fuerza de policía para que esto pueda ocurrir.

Además, una tarea esencial en la fase primaria es imprimir un espíritu y una palabra que alienten la convivencia, reduzcan el odio, disminuyan la polarización y pongan por delante una tarea común a toda la sociedad venezolana. Así, en un plazo de uno o dos años, un gobierno de transición podría crear las condiciones básicas para que un gobierno elegido pueda contar con el respaldo ciudadano y crear la capacidad política y técnica para llevar a cabo las enormes tareas, sin desestabilizarse.

Las transiciones comienzan antes de la caída del régimen autoritario. La forma en que ocurren determina la característica de los gobiernos que seguirán. Los estrategas deben pensar en ambas cosas: terminar con la dictadura y sostener la transición, que siempre es prolongada.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia