Dólar Obs: $ 829,61 | -0,70% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 32.620,97
IPC: 1,40%
La diseñadora está radicada en Londres desde 2001:

La obra de la artista chilena Francisca Prieto llega por primera vez al país

sábado, 02 de febrero de 2019

María Piedad Jiménez Larraín
Cultura
El Mercurio

Entre el 29 de mayo y el 4 de agosto se realizará una exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes con una selección de sus obras, un trabajo enfocado a transformar objetos del pasado.



Letras cortadas por la mitad, pliegues tipo origami, dobleces, icosaedros, números, caracteres de otros alfabetos, formas geométricas y signos matemáticos forman parte de las obras tridimensionales de la chilena Francisca Prieto (1974). La artista nacional ha desarrollado su carrera en Londres, donde llegó a vivir en 2001. Y ahora, presentará sus trabajos en una muestra programada entre el 29 de mayo y el 4 de agosto en el Museo Nacional de Bellas Artes, su primera exposición en el país, con la curatoría de Daniela Berger. Ella también escribió el libro "Francisca Prieto" (2018), publicado por la fundación de gestión cultural Lustro, que cuenta con la colaboración de la Corporación Patrimonio Cultural de Chile y con el auspicio de Larraín Vial, bajo la Ley de Donaciones Culturales.

"Nunca he sido parte del sistema. Y nunca he querido serlo", declara la artista en este libro. Radicada en la capital inglesa, la diseñadora de la Universidad Católica y máster de la Central Saint Martins College of Arts and Design de Londres explica cómo se vincula con la escena artística: "A lo largo de los años me he reunido ocasionalmente con galeristas, y lo primero que me preguntan es '¿cuánto tiempo te tomará llenar mi galería?', seguido de '¿cuántas obras serías capaz de producir en un año?'. Pero para mí la conversación debería partir en otro lugar". Lo que le importa, señala, es la calidad de su obra y su longevidad, algo que cree que no es posible bajo el tiempo y las restricciones comerciales de trabajar con una galería.

Eso no ha impedido que haya expuesto en lugares importantes: la British Library, la Tate Gallery, la biblioteca del Victoria and Albert Museum, Pinta Londres y en la Bienal de Venecia. Incluso, algunas de sus piezas se encuentran en exclusivos recintos, como el hotel The Gleneagles, en Escocia, y la sala del directorio de la oficina central de Schroders, una influyente institución financiera con sede en Londres.

Puede demorar siete meses en terminar una obra o tres años; dependerá, señala, del tiempo que requiera para finalizarlo. Igual dedicación les otorga a los materiales con los que construye sus obras. A través de los años, Prieto ha ido forjando una relación con anticuarios que le permite obtener impresos interesantes de los siglos XIX y XX -desde misales fúnebres hasta extensas colecciones de mapas, bonos, acciones y boletos de trenes-. "Además, siempre estoy atenta a todo lo que me rodea, ya que a veces encuentro materiales en los lugares más insólitos. Una vez, pasando por un mercado, en una casa de empeño que estaban cerrando, encontré unos libros de registro preciosos, originalmente de una antigua oficina de abogados", comenta la artista.

"Todos estos materiales, que he buscado y coleccionado durante años, hablan de una historia, y de los intereses y maneras de expresarse de un cierto periodo. Su dignidad y nobleza, además de la calidad con la que fueron creados, se notan en cada detalle o característica: en la impresión de textos con tipos móviles, en las ilustraciones pintadas a mano, y hasta en particularidades del empastado", explica y agrega que no solo quiere relatar su contenido, "sino que transformarlos para darles vida otra vez, y principalmente agregar una capa más a la historia y al significado de lo que otros han dejado atrás".

La artista visual ha catalogado su obra en varias series: "Printed Matters", "Anti", "Between Folds", "Underlined", "Utopian Symbols", "Traces of Absence", "Intrinsic Dimension" y "Reminiscence".

Inspirada por la autenticidad, energía y libertad de espíritu de Nicanor Parra y la ciudad de Londres, ha desarrollado distintas propuestas que invitan a cuestionar ciertas convenciones sociales. En "Anti" (2002-2003) repiensa la forma de objetos como los libros, los pósters y las tipografías, que por siglos no han tenido mayores cambios. "Mi propuesta es volver a la esencia de ellos, estudiarlo y replantearlo sin ideas preconcebidas. Basada en estos elementos cotidianos y universales, hago una invitación a mirarlos de manera diferente", menciona Prieto.

La letra abstracta

Una idea similar se refleja en el uso de las letras que aparecen en varias de sus obras. "Siempre me han interesado las letras en sí, su individualidad. Me interesan fuera de contexto, abstractas, como formas arquitectónicas", explica. Esto se observa más evidentemente en la serie "Utopian Symbols" (2013-2015) que utiliza caracteres rusos. "Al no estar familiarizados con letras del alfabeto cirílico, podemos verlas de otro modo, como estructuras o esculturas", señala la diseñadora chilena.

La artista extrae elementos teóricos de los movimientos De Stijl, el Suprematismo y el Constructivismo Ruso en algunos de sus trabajos. De hecho, en las series "Intrinsic Dimension" (2015-2016) y "Underlined" (2013-2014) utiliza elementos de la tesis escrita por Rodchenko en 1921, como la invitación a romper con lo figurativo, construir en el espacio la superficie de la pintura y exhibir la importancia de la línea como contenido y elemento estructural.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia