Dólar Obs: $ 658,75 | -0,31% IPSA 0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.548,06
IPC: 0,10%
Habitan desde Arica hasta la Antártica:

Diecinueve especies de delfines conviven en las aguas de Chile

miércoles, 30 de enero de 2019

AMALIA TORRES
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Los delfines chilenos, los nariz de botella y las orcas son algunas de las especies más fáciles de avistar. Sin embargo, los expertos recomiendan no acercarse demasiado a estos cetáceos.



Diecinueve especies de delfines han sido documentadas en Chile. La cifra la entrega Carlos Olavarría, biólogo marino y director ejecutivo del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza), quien ha estudiado por años los distintos cetáceos de Chile.

"El grupo de delfines es muy diverso, aunque se tiende a pensar que no lo es tanto", asegura.

Hay algunos difíciles de avistar porque viven en aguas profundas; están los delfines que solo habitan en la Antártica; y también algunos que llegan al país de forma esporádica, siguiendo corrientes cálidas.

Pero también hay otros que son sencillos de observar y reconocer. Uno de ellos es la orca, el delfín más grande del mundo.

"La orca macho puede medir seis metros de largo y su característica es la aleta dorsal, muy alta. La hembra, en cambio, es más pequeña y su aleta es con forma de hoz", dice Olavarría.

A estos cetáceos, el investigador los define como "cosmopolitas" debido a que no tienen un hogar definido.

"Se ven a lo largo de todo el territorio, incluso en Isla de Pascua y la Antártica. Hace cuatro días se vio una familia en Chañaral Aceituno (región de Atacama) que ya se había observado en 2017".

Y agrega: "Las orcas patrullan distintos sectores en busca de lobos marinos, tiburones, cualquier animal del cual alimentarse, y luego se siguen moviendo".

No sucede lo mismo con el delfín chileno, una especie endémica que habita solo decenas de kilómetros a la redonda.

"Este delfín es fácil de ver porque suele andar pegado a la orilla, muchas veces asociado a las salidas de los ríos. Por eso en Constitución, donde llega el río Maule, es muy común verlos saltando en grupos de hasta 20". Bárbara Galletti, directora del Centro de Conservación Cetácea, agrega que cerca de Quellón, en Yaldad, también hay una población residente de esta especie.

Grupos grandes

Otra característica del delfín chileno es su tamaño, ya que se lo considera uno de los más chicos del mundo: mide cerca de metro y medio. Además, su aleta dorsal es redondeada.

"Este delfín es más evasivo, no tiende a andar cerca de las embarcaciones, como otras especies", agrega Galletti.

Aunque es una especie que puede verse todo el año, el verano es la mejor época, dice Olavarría. Sin embargo, aún se desconoce por qué se acercan más a la costa durante esta temporada. Lo que sí sabe es que debido a esa cercanía con la costa, muchas veces mueren en las redes de los pescadores.Pero el más famoso de los delfines que habitan Chile sigue siendo el nariz de botella. Algunas de las colonias residentes viven en Punta de Choros y Chañaral Aceituno. Bárbara Galetti agrega que por estos días hay registros de ballenas en esa última zona, que llegan en esta época para alimentarse.

"También es posible ver a estos delfines frente a Coquimbo, en Guanaqueros y Tongoy. Pero además hay poblaciones que viven muy al sur, en Aysén, donde hay un grupo bastante grande. Yo he visto hasta cien juntos en los canales", dice Olavarría.

La tonina overa, por su parte, destaca por su colorido. "Es ver un oso panda en el mar: es un delfín muy chico, blanco con negro". A este animal le gusta mucho saltar y acercarse a las embarcaciones, por eso es muy fotografiado.

"Principalmente habitan el sector argentino, las Islas Malvinas, pero se meten por el Estrecho de Magallanes y se pueden ver en sectores chilenos", explica Olavarría.

El delfín austral es otro cetáceo que habita en el sur de Chile y es sencillo de avistar en los canales, ya que nada cerca de la costa y le gusta mucho acercarse a los barcos.

Proteger a los delfines es esencial, dice Galletti. "Si los van a visitar en embarcaciones, la distancia mínima de observación debe ser de 50 metros, según el reglamento de avistaje de cetáceos".

Además, agrega, no hay que perseguir a estos animales ni cruzarse en su ruta. "Se puede perturbar sus actividades de alimentación y socialización. Además, las hélices de las embarcaciones pueden herirlos".

Olavarría dice que debido al cambio climático es probable que en el futuro se cambien las especies que habitan el país, y que también cambie la distribución de los cetáceos.

"Quizás el delfín chileno, que ahora vemos desde San Antonio, empiece a verse desde Constitución".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia