Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Se trata de 16 abogados y académicos, que se reunieron la semana pasada:

Grupo transversal de expertos constitucionalistas busca reformar el TC

domingo, 27 de enero de 2019

Alicia Hamilton y Andrés López.
Reportajes
El Mercurio

Desde modificaciones a los nombramientos de sus integrantes hasta la influencia de sus fallos en la aplicación de las leyes serán parte de la discusión que materializarán en un texto que será entregado en mayo al Gobierno y al Parlamento. La idea es que entregue insumos a la discusión legislativa.



Fue la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile el lugar elegido para dar inicio el pasado jueves a una serie de reuniones en que un grupo de abogados, académicos y miembros de centros de estudio de diversas orientaciones políticas comenzaron a discutir sobre el perfeccionamiento del Tribunal Constitucional (TC).

"Es muy importante que el mundo académico contribuya a entregar elementos de análisis al Parlamento y al Gobierno, que es donde tiene que tomarse la decisión sobre este tipo de cosas", señala el abogado constitucionalista Patricio Zapata. El también académico de la UC agrega, eso sí, que "las personas que convocamos (esta instancia) lo hacemos a título estrictamente personal y no representamos y no pretendemos representar a ninguna organización, institución o partido político".

Entre los miembros de esta instancia están Isabel Aninat, investigadora del Centro de Estudios Públicos; Arturo Fermandois, profesor de Derecho Constitucional de la UC; Pablo Ruiz-Tagle, decano de Derecho de la Universidad de Chile, y Teodoro Ribera, rector de la Universidad Autónoma y exministro de Justicia. Gastón Gómez, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Diego Portales, ocupa el cargo de coordinador del grupo.

El trabajo de los expertos, según constatan documentos que han sociabilizado entre ellos, tiene entre sus puntos centrales el debate respecto del control preventivo de las leyes por parte del TC. La centroizquierda ha agudizado las críticas al tribunal, y ha solicitado la reducción de sus facultades, luego de los fallos del organismo respecto de la despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales o los cambios al Sernac, entre otras cosas. Incluso, durante la campaña presidencial de Alejandro Guillier se propuso eliminarlo.

En el grupo, sin embargo, apuestan a llegar a mínimos comunes a partir de un diálogo técnico, que también incluya otros aspectos, como aumentar la transparencia y el escrutinio a sus candidatos antes de ser designados, el repensar el número de sus integrantes (actualmente son 10) y la forma en que son elegidos.

"En algunos momentos, durante los últimos dos años, los desencuentros han alcanzado niveles inconvenientes y hay aspectos que se pueden corregir para el mejor funcionamiento del TC. La idea es que cumpla su misión gozando del mayor grado de legitimidad posible frente a los ciudadanos y con la mejor relación posible frente al Parlamento democrático, sabiendo que un grado de tensión es inevitable", señala Zapata.

Prosigue: "Uno de los temas que tenemos que conversar es si el actual sistema de designación puede ser mejorado. Yo no hago esta distinción a partir de un juicio sobre las personas que integran este tribunal, esta no es una discusión sobre las personas y sus méritos. Tengo una buena opinión de las personas que integran el TC y otra evaluación acerca del mecanismo".

El debate político se ahondó en las últimas semanas, tras la respuesta que entregó el Gobierno al senador Felipe Harboe (PPD), luego de que señalara que el forjar un gran acuerdo en torno a los cambios a Carabineros pasaba por cómo se resolvería el "problema del TC".

Al respecto, la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, dijo que "en nuestro programa de gobierno está comprometida una reforma al TC, pero no pueden existir senadores, ninguno; no pueden existir diputados, ninguno; líderes políticos que condicionen la tramitación y la aprobación de la urgente modernización que hoy requiere Carabineros por ningún otro proyecto".

Durante la campaña, el programa del Presidente Sebastián Piñera comprometió realizar una modernización al tribunal, pero sin desmantelar sus principales atribuciones. Es así como, entre otras cosas, se propuso revisar el sistema de nombramientos, los recursos de inaplicabilidad, fortalecer su transparencia e involucrar a los tres poderes del Estado en los nombramientos de sus integrantes, que se reducirían de 10 a 9 para evitar que aspectos sensibles de la agenda sean resueltos por el voto dirimente de su presidente.

"Es una preocupación que tenemos desde hace mucho tiempo, el poder revisar una eventual reforma al TC, que es lo que podríamos necesitar para cambiar que el organismo no fuera objeto de cuestionamientos tan duros, como los que hemos visto últimamente, pero al mismo tiempo, hacer frente a las dificultades objetivas que tiene desde que se implementó el año 2005 este nuevo TC. Hay perspectivas distintas, pero todos coincidimos que hay que hacer mejoras a este tribunal", plantea el abogado Gastón Gómez.

Objetivos del grupo

En su planificación, el grupo de expertos prevé abocarse entre marzo y abril a realizar un exhaustivo análisis en torno a varias aristas del funcionamiento del tribunal. Su objetivo es entregar un documento que presente un diagnóstico del funcionamiento del TC y propuestas específicas de reforma, para que pueda servir de insumo en una discusión legislativa. Se espera que el texto se entregue en mayo al Gobierno, a los presidentes de ambas cámaras, de las comisiones de Constitución respectivas y del propio Tribunal Constitucional.

"Hay algunos de los convocados que creen que al TC hay que hacerle algunas modificaciones, pero no una profunda reforma. Otros creen que probablemente hay que hacerla. La característica central de este grupo es que es un grupo de académicos relevantes, gente que ha investigado o publicado sobre este tema y algunos de ellos intervinieron en la reforma del año 2005 y personas que tienen una dimensión pública reconocida. Es una mesa transversal, desde el Partido Comunista hasta la UDI está representado", indica Gómez.

Las sesiones se dividirán en extraordinarias y ordinarias. Las primeras tendrán por objeto reunirse con autoridades, exautoridades y actores relevantes en este tema, mientras que las segundas apuntan a la discusión de los expertos sobre cinco temas específicos: composición y mecanismo de designación; controles preventivos de proyectos de ley; inaplicabilidad e inconstitucionalidad de leyes vigentes; efectos de las sentencias y su relación con los tribunales superiores y ordinarios de justicia, y otras atribuciones del organismo, como contiendas de competencias, controles compartidos con otros órganos y conflictos entre el gobierno central y regional.

"Un tema sustantivo es el de control preventivo de constitucionalidad. Ese tema es el que pone en tensión al TC con el Gobierno. Identificamos como problema el control preventivo, pero este como problema no es solo el riesgo de convertir al tribunal en una tercera cámara política, es también el tema de las leyes de quorum especial o de súper mayorías. Son los dos temas que están puestos en la mesa. Yo no creo que haya un juicio crítico respecto de la composición del organismo, más bien el punto es como integrar al TC y que en la definición de cómo se integra este haya estándares muy exigentes, lo que no significa que tengamos un juicio crítico respecto de la composición del actual del TC", manifiesta el abogado y docente de la U. de Chile, Francisco Zúñiga.

Otro de los temas que también se analizará será la cantidad de causas que el tribunal ve al año. "Una de las cosas positivas que ha tenido el TC desde el 2005 es que ha podido mantenerse al día con lo que constituye sus ingresos. Durante el ultimo año hay un aumento bien exponencial en el número de ingresos, entonces lo que estamos trabajando es que queremos ver qué cosas se pueden hacer para evitar lo que ocurre en otros TC del mundo, donde hay plazos de hasta 7 años entre los ingresos y los fallos. En Chile no está pasando eso. Hoy tenemos una brecha súper sensata, pero debemos seguir trabajando para que no produzca el taco", indica Zapata.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia