Dólar Obs: $ 766,76 | -0,25% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.293,52
IPC: 0,10%
Acumula cuatro años como el principal país de origen de las importaciones de Chile, según Aduanas

La consolidación del "Made in China": gigante asiático anota envíos a Chile por US$ 15.436 millones en 2018

domingo, 27 de enero de 2019

Carlos Agurto L.
Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

Hasta 2014, Estados Unidos era el mayor proveedor de productos del mercado local, pero desde 2015 fueron superados con largueza por los asiáticos. Celulares, computadores y vehículos se han sumado a la oferta inicial de ropa y calzado, impulsados por el tratado de libre comercio vigente entre ambos países desde el 2006.



Mire a su alrededor y observe cuántos productos tienen el sello "Made in China". Probablemente, la mayoría provenga del gigante asiático, lo que se ratifica con los datos oficiales. Las importaciones de Chile provenientes de la segunda economía mundial alcanzaron en 2018 los US$ 15.436 millones a valor CIF, es decir, el valor del producto más el traslado y seguros. Una cifra que representó un alza de 15% respecto del año anterior y permitió completar cuatro años consecutivos como el mayor proveedor de nuestro país, superando a Estados Unidos, que hasta el 2014 ostentaba esa posición, según los últimos datos publicados por la Dirección Nacional de Aduanas.

Entre los productos chinos que llegaron al mercado local durante el 2018 destacaron los aparatos de telefonía (US$ 1.645 millones), seguidos de computadores (US$ 693 millones) y automóviles (US$ 393 millones). Esta realidad contrasta con lo que ocurría en 1991 -año desde que existen registros en Aduanas-, cuando China enviaba el equivalente a solo US$ 153 millones, y era superada en ese momento por otras naciones asiáticas como Japón y Corea del Sur, o incluso por Venezuela y Nigeria.

¿Qué explica el aumento de los envíos desde China en los últimos años? Para Juan Esteban Musalem, presidente de la Cámara Chileno-China de Comercio, Industria y Turismo (Chicit), se debe a múltiples factores. Uno de ellos es la firma del tratado de libre comercio en el año 2006 que implicó un aumento del comercio bilateral, que supera en la actualidad los US$ 35.000 millones. Otro factor que destaca es la existencia de una "elevada complementariedad entre ambas economías", lo que posibilita cubrir necesidades con mayor fluidez y de manera desestacionalizada. También destaca que, a causa del vertiginoso crecimiento económico, la industria china "vino a llenar un vacío en precio y calidad a nivel global en un sinnúmero de productos, a tal punto que el país asiático se ganó el título de la "fábrica del mundo", agrega.

Durante toda la década del 90, el intercambio comercial entre ambos países no superaba los US$ 1.000 millones y la oferta de productos chinos en nuestro país se remitía a ropa de vestir, textiles, calzado y accesorios menores. A comienzos del nuevo milenio, una vez que China consolidó su proceso de transformaciones estructurales que ha sido la base de su vertiginoso crecimiento económico actual, se vio un punto de inflexión. Del 2000 al 2015, y fundamentalmente gracias al cobre, China pasó de la trigésima a la primera posición como destino de las exportaciones chilenas, mientras que Chile se transformó en el segundo socio comercial del país asiático en América Latina, destaca Musalem. "En el 2002, aproximadamente el 9% de los productos que llegaban a Chile desde el país asiático pertenecían al rubro electrónica. Solo diez años después ese porcentaje se había más que duplicado", explica Musalem.

Otra de las barreras que lograron superar los productos chinos en los últimos años es el prejuicio que existía respecto de la mala calidad de sus productos. Un ejemplo es la evolución en ventas que han tenido los vehículos de dicho origen en el mercado local a una década de haber iniciado su comercialización en el país. Según datos de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), en 2018 los autos fabricados en China -tanto de marcas chinas como de otras que decidieron producir en dicho país-, tomaron el primer lugar en ventas, acaparando cerca del 16% del mercado.

"China ya no solo busca ser reconocida por aquel título de "fábrica del mundo", sino que ha comenzado a invertir fuertemente en alta tecnología, dentro y fuera de su territorio, en los sectores más dinámicos de la industria. Hace pocos años atrás, en mayo de 2015, el presidente Xi Jinping anunció la entrada en vigor del proyecto 'Made in China 2025', el cual fija diversas tareas para la industria manufacturera, como el impulso a la innovación, el fortalecimiento de las marcas nacionales o la manufactura orientada a los servicios", explica el líder de la Chicit.

La oleada china parece no tener límites. Desde la Cámara Chileno-China de Comercio creen que aún hay espacio para continuar con la expansión del comercio entre ambos países. Desde el otro lado del océano Pacífico podría aumentar la llegada de productos electrónicos y línea blanca, materiales de construcción, herramienta y maquinaria pesada para industrias. "Tampoco hay que cerrarse al surgimiento de nuevas oportunidades en otros sectores, aprovechando las llamadas ventajas comparativas. Sin ir más lejos, hace un año aproximadamente comenzaron a llegar peras chinas a los supermercados chilenos, luego de una negociación de apertura del mercado local que llevó adelante el SAG y la Asociación de Exportadores de Frutas con las autoridades del país asiático", complementa Musalem.

En la Chicit agregan que China se encuentra en la actualidad en un proceso de reestructuración interna de su modelo de crecimiento económico, en donde se intenta pasar de un modelo centrado en las exportaciones a uno centrado en el consumo interno y los servicios. "Resulta bastante probable que más que la oferta china, en el caso de nuestro intercambio bilateral, tienda a crecer la demanda".

La irrupción de los productos chinos ha desplazado a los comercializados por otros países como Estados Unidos. De hecho, la primera economía mundial era el principal proveedor para Chile desde la vuelta a la democracia y perdió el sitial de honor en los últimos años (ver infografía). El año pasado los envíos desde dicho país alcanzaron los US$ 13.310 millones, explicados principalmente por la llegada de combustibles (US$ 3.704 millones), gas (US$ 722 millones) y camiones (US$ 340 millones).

El tercer proveedor para el mercado chileno es Brasil con US$ 6.757 millones durante el año pasado, encabezado por la comercialización de petróleo (US$ 2.198 millones), carne de vacuno (US$ 379 millones) y vehículos (US$ 342 millones). En el cuarto lugar figura Argentina, con envíos por US$ 3.369 millones, siendo el maíz, camiones, gas y la carne de vacuno los principales productos llegados a Chile.

Monto de las exportaciones a China aumentaron 30% entre 2017 y 2018

Claro que el alto intercambio comercial entre Chile y China está también muy influido por los envíos que realiza nuestro país a dicha economía, que de hecho suman un monto aún más alto que lo que recibimos del gigante asiático. Según datos de Aduanas, el año pasado las exportaciones chilenas a China alcanzaron los US$ 24.657 millones FOB, como valor del producto sin el costo del transporte y seguros, lo que representa un incremento de más de 30% respecto a los casi US$ 18.000 millones enviados en 2017. Entre los principales productos comercializados destacan el cobre concentrado y refinado, celulosa, y frutas como los duraznos.

Las exportaciones al gigante asiático representaron más del doble que lo enviado a Estados Unidos en el mismo período (US$ 10.826 millones), siendo el cobre, el pescado, uvas y cítricos los productos más comercializados al país norteamericano. En tercer lugar aparece Japón con US$ 6.714 millones, siendo el cobre y pescados los principales envíos. En la región, nuestro mayor comprador es Brasil, siendo el cobre refinado, pescado y vino nuestros principales envíos.

La situación actual dista bastante de la fotografía existente a comienzos de los 90, cuando Japón y Estados Unidos se disputaban el primer lugar como el principal destino de nuestras exportaciones. Mientras que China recibía productos chilenos por el equivalente a solo US$ 134 millones.

Las exportaciones chilenas a China alcanzaron los US$ 24.657 millones FOB en 2018, poco más de un 30% superior a lo registrado el año anterior.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia