Dólar Obs: $ 784,07 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.788,59
IPC: 0,60%
El indicador que mide la capacidad de respuesta de las emergencias ha empeorado desde 2015:

Uno de cada cuatro pacientes de urgencias espera más de 12 horas para ser hospitalizado

lunes, 21 de enero de 2019

Max Chávez
Nacional
El Mercurio

Según los expertos, esto atenta contra la dignidad de las personas y afecta la calidad de atención, ya que puede generar que la afección por la que se consultó se agrave. A la vez, se incrementan los costos para el sistema de salud público.



Durante una desafortunada jugada en un partido de fútbol que se jugaba en La Serena, Felipe Contreras sufrió una fractura de tibia y peroné.

De inmediato fue llevado al Hospital San Juan de Dios de la misma ciudad, aunque estuvo allí esperando casi cinco horas hasta que fue trasladado al Hospital San Pablo de Coquimbo.

En ese último recinto le indicaron que debía ser hospitalizado para someterse a una operación. Pero el establecimiento asistencial no disponía camas, así que debió esperar en una camilla en el pasillo de la Urgencia. Y fue allí donde permaneció por más de dos días, sin derecho a visita, con su pierna fracturada a la vista de todos, en el ajetreado corredor, esperando por un cupo que tardó en llegar más de 70 horas.

Según un informe de la Subsecretaría de Redes Asistenciales, el caso de Felipe, si bien es extremo, no es una excepción en las urgencias de los hospitales del país. De hecho, entre enero y septiembre de 2018, el 26,6% de los pacientes que recibieron la indicación médica de ser hospitalizado en un servicio de urgencia, debieron esperar más de 12 horas para que el sistema público les encontrara una cama definitiva para recibir tratamiento.

Cecilia Sepúlveda, especialista en medicina interna e inmunología, asegura que "permanecer en un camilla o, incluso, en una silla de ruedas sin ser hospitalizado, atenta contra la dignidad de las personas y en contra la calidad de la atención".

Agrega que el retraso, además de generar que la afección del paciente pueda agravarse, va produciendo una cadena de demora. Por ejemplo, muchas personas son ingresadas a las urgencias en la camilla de la ambulancia que los trajo hasta el recinto. Pero al no poder encontrar una cama, el paciente permanece en la camilla y ese vehículo queda retenido sin poder trasladar a otros accidentados.

Según Ximena Aguilera, experta en salud pública de la Universidad del Desarrollo, las largas esperas obedecen a "una razón estructural, que es que tenemos una baja cantidad de camas hospitalarias, y como la población ha ido envejeciendo, aumenta la necesidad de atención y el sistema no ha sido capaz de generar esa capacidad".

Más que años anteriores

Si se analizan los datos de años anteriores, el porcentaje de personas que debe esperar más de 12 horas para ser hospitalizado ha ido en aumento constante.

Mientras en 2015 el 20,9% debía esperar más de medio día, el 2016 fue el 22,5%, el 2017 esa cifra subió a 25,15% y el año pasado siguió escalando y fueron más de 72.300 los pacientes afectados (26,6%).

"Es una cifra lamentable y refleja que no hemos hecho lo que tenemos que hacer, que es dar más resolutividad a la atención primaria", dice Enrique Paris, expresidente del Colegio Médico.

El también decano de la facultad de Ciencias de la U. Mayor, afirma que "lo que más preocupa es que el tiempo ha ido aumentando, eso habla de que el sistema no es resolutivo".

Por su parte, Héctor Fuenzalida, jefe de la División de Gestión de Redes Asistenciales (Digera) del Ministerio de Salud, dice que alargar la espera "tiene un impacto negativo, ya que puede complicar más la afección y eso significa secuelas en la persona y más costos para el sistema para tratar una situación más compleja".

Agrega que "hemos estado trabajando en reforzar el trabajo en red y tratar de decirles a los pacientes que cuando tenga un problema, que no sea una cosa vital, no vaya a Urgencia, sino que prefiera la atención primaria, para así descongestionar".


"Permanecer en un camilla sin ser hospitalizado atenta contra la dignidad y la calidad de la atención".
Cecilia Sepúlveda Especialista en medicina interna e inmunología

"Es una cifra lamentable y refleja que no hemos hecho lo que tenemos que hacer".
Enrique Paris Expresidente del Colegio Médico

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia