Dólar Obs: $ 713,22 | 0,52% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
Proyecto del MIT, la UC y la UMAG conecta a la comunidad con una red mundial de diseño y tecnología digital

Puerto Williams ya tiene un Fab lab: un espacio para fabricar allá lo que se necesite

domingo, 20 de enero de 2019

NIEVES ARAVENA E. Desde Puerto Williams
Nacional
El Mercurio

En la ciudad más austral del mundo, donde todo llega en barco o avión, este laboratorio servirá para elaborar productos a nivel local.



Muchos de los 2.200 habitantes de Puerto Williams, la ciudad más austral del mundo, en la costa norte de la isla Navarino (Magallanes), observaron con asombro la "maratón constructiva" que en menos de 10 días amplió y habilitó una céntrica sede comunitaria, como el sitio que alojará el nuevo Fab lab Austral o laboratorio de fabricación digital.

Se trata de un lugar donde todos pueden construir o inventar productos que solo suelen llegar hasta allá en barco o en avión desde Punta Arenas, 600 kilómetros al norte.

El proyecto fue impulsado por la Escuela de Diseño de la U. Católica (UC), en colaboración con el Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Estados Unidos, al que también se unió la U. de Magallanes (UMAG), y cuenta con apoyo del municipio local y de organizaciones comunitarias.

Una puerta a la innovación

Dispuesto en unos 160 m {+2} , el Fab lab Austral es un taller tecnológico que cuenta con una decena de computadores y equipos (como impresoras 3D, de corte láser y fresadoras), más herramientas e insumos, que permiten crear diversos objetos, tales como diseños para estampar o bordar ropa, chips electrónicos para sensores o robots, piezas para reparar un motor, muebles, juegos armables y todo tipo de soluciones domésticas, desde una cañería hasta piezas a gran escala para construir una bicicleta o una casa.

Inaugurado el miércoles como el "más austral del mundo", se unió a una red internacional de otros 1.600 laboratorios similares, los cuales comparten sus diseños en internet.

Apenas quedó instalado, muchos niños, jóvenes, vecinos y autoridades civiles y de la Armada acudieron ávidos por conocer los equipos digitales que prometen abrirles la puerta a la innovación para fabricar en Puerto Williams la mayor parte de las cosas que necesitan y, además, poder crear emprendimientos.

Neil Gershenfeld, director del Center for Bits and Atoms del MIT, fundador del modelo de los Fab lab que se ha replicado por el mundo desde el año 2000, plantea que "Puerto Williams es muy atractivo para un Fab lab , porque es un lugar que está muy lejos, aislado, al final de cadena de suministros. Por eso el impacto es directo, al ser capaz de fabricar aquí un producto en vez de esperar que este llegue en un barco".

Pero, además, cree que "se abre una ventana al mundo" para los jóvenes. "Si vives aquí y eres inteligente y creativo, hoy tienes que ir afuera a una universidad o una incubadora de negocios. Con el Fab lab, en cambio, puedes trabajar a nivel local, inventar un producto, y conectarte globalmente".

Tomás Vivanco, académico de Diseño UC y encargado del proyecto, enfatiza: "Internet es más rápido que el barco. Y ya no descargo del barco, sino de la web, y lo fabrico acá".

Punto de partida: el liceo

En su etapa inicial, el proyecto -cuya inversión bordea los $400 millones solo en equipamiento- tendrá una "marcha blanca" que comenzará en marzo enfocado en el colegio Donald Mc Intyre, de 400 alumnos.

La escuela de Diseño UC, dice su director José Allard, se encargará de la capacitación para desarrollar habilidades en profesores y estudiantes.

"Buscamos instalar en niños y jóvenes la idea de que pueden crear e innovar, empoderarlos y conectarlos a una red en el mundo", remarca Pedro Bouchon, vicerrector de Investigación de la UC.

El alcalde de Cabo de Hornos, Patricio Fernández (DC), está entusiasmado: "Vamos a reactivar los sueños de poder crear". No sabe si el Fab lab retendrá a los jóvenes en la zona, pero está seguro de que "quienes salgan al continente tendrán una visión distinta, irán motivados. Y si regresan, también, y podrán decir: no estamos dormidos en Williams".

"Buscamos instalar en niños y jóvenes la idea de que pueden crear e innovar, empoderarlos y conectarlos a una red en el mundo".
Pedro Bouchon Vicerrector de Investigación UC

"El impacto del Fab lab es directo: es ser capaz de elaborar aquí un producto en vez de esperar que este llegue en un barco".
Neil Gershenfeld Director del Center for Bits and Atoms MIT

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia