Dólar Obs: $ 799,23 | -0,01% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 31.156,54
IPC: 0,80%
Anticipa Guillermo Pattillo, director de la institución

INE: El 31 de enero se corregirá de forma relevante el sesgo en encuesta de empleo

sábado, 12 de enero de 2019

LINA CASTAÑEDA
Economía y Negocios
El Mercurio

Actualización con datos del último censo se completará en 2020, pero el cambio significativo que hará la diferencia son los factores de expansión para proyectar la población que se implementará de una vez. Ello implicará reconocer a más jóvenes.



En medio de la polémica en torno a la confiabilidad de las cifras de empleo, por el rezago en incorporar los resultados del Censo 2017 con el consiguiente efecto del flujo migratorio, el director del INE, Guillermo Pattillo, anticipa que en el boletín que se publicará el 31 de enero se reducirán en forma importante los sesgos de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), tras iniciarse hace dos meses la actualización de los datos, proceso que tardará 18 meses.

El comunicado de la reunión de política monetaria del Banco Central del 18 de octubre abrió la discusión pública sobre la veracidad de la debilidad del empleo, que no aparecía coherente con las cifras de trabajadores asalariados de que daba cuenta el informe de cotizaciones previsionales de la Superintendencia de Pensiones.

En su boletín del 31 de diciembre, el INE dio cuenta de un aumento del desempleo de 0,3 puntos porcentuales, hasta 6,8%, en el trimestre septiembre-noviembre, pero llamó a analizar las cifras con "cautela", porque hay "limitaciones que solo podrán ser eliminadas gradualmente a lo largo de los meses que vienen".

-¿Recién en 2020, cuando hayan pasado los 18 meses, se podrán tener cifras confiables de empleo, para analizarlas sin "cautela"?

"No diría que una cifra confiable va a demorar hasta 2020. Hasta principios de ese año, lo que va a ocurrir es el proceso gradual de actualización de la muestra, con la incorporación de una fracción de 1/18 cada mes".

"Pero no es lo único. El segundo cambio muy significativo que ocurre ahora, con los datos que se publicarán el 31 de enero, es la actualización del factor de expansión (población que representan los encuestados) y eso se hace de una sola vez para toda la muestra. Este es un cambio muy significativo y corrige de una manera muy relevante los sesgos que tiene hoy la muestra y que gradualmente irá desapareciendo".

-¿Por qué no actualizar ambos si ya están los resultados del Censo?

"Hay razones metodológicas que lo impiden. Lo que estamos viviendo no se generó ahora, es parte de una historia que tenemos que enfrentar y resolver. Una manera de resolverlo es disruptiva, cortar la serie y hacer los cambios de una sola vez, pero eso genera un daño enorme a las estadísticas nacionales, porque rompe la comparabilidad con la serie anterior. Eso ocurrió en 2009 y no puede repetirse".

"La otra forma de resolver es seguir un patrón progresivo. La estrictez metodológica obliga a seguir pasos graduales y para la definición de la ENE eso implica actualizar la muestra, incorporando una fracción de 1/18 cada mes".

-¿Por qué se corrige en forma relevante el sesgo solo con cambiar el factor de expansión?

"No se corrige completo, pero ayuda fuertemente a corregir, porque los factores de expansión a partir de ahora se calculan, además, para cinco tramos de edades, lo que significa que tiene una mucha mejor precisión y están calculados sobre la base del precenso 2016. Es decir, están calculados sobre la muestra nueva que está entrando a 1/18 por mes y con esa división en tramos de edad, aun cuando la muestra no está completamente renovada, permite una aproximación más realista a lo que las cifras debieran mostrar".

-¿Cuál es el grupo que estaba subrepresentado en la encuesta y que se va a corregir?

"Se estaba subrepresentando la gente más joven y sobrerrepresentando a los más viejos. Y precisamente, los que se estaban subrepresentando son los que tienen mayor probabilidad de estar empleados".

-¿Se reconoce también la mayor inmigración?

"Ese es un proceso que solo podemos resolver gradualmente, con la renovación de la muestra. Pero como de todas maneras se ajustan los factores de expansión y se está tomando más gente joven, en parte, eso ayuda a reducir el efecto que tiene en el sesgo la inmigración, dado que se trata de personas más jóvenes".

-Algunos analistas sostienen que el proceso gradual prolonga la falta de confiabilidad en las cifras.

"Estamos siendo sumamente transparentes. Hemos realizado una mesa de trabajo -que viene desde agosto pasado-, con gran parte de los especialistas del mercado y en nuestra página web están publicados todos los avances y cambios que venían en la ENE. Entiendo que los datos, para ser útiles, tienen que ser oportunos. También entiendo la ansiedad de las personas por tener los mejores datos lo más rápido posible y por eso se corrigen".

"Lo de los factores de expansión es un cambio trascendental, y es que por primera vez la población se divide en cinco grupos etarios, en lugar de dos grandes grupos, entre 0 y 14 años y de 15 y más años como es en la actualidad".

"Estamos haciendo todo lo que técnicamente es válido para mantener la comparabilidad de las series y la actualización más rápida de esas series al mismo tiempo".

Encuesta vs. datos administrativos

Por primera vez en la historia del INE, en el boletín de diciembre se publicó un apartado con datos administrativos dados por la Superintendencia de Pensiones, a partir de lo cual todos los meses seguirá comparando los datos de la encuesta con la evolución de los datos administrativos.

"Si se toma el conjunto, la actualización de la muestra, la mejora sustantiva y profunda en el cálculo del factor de expansión, más la comparación con los registros administrativos, se obtiene una información que va a dar muy buena imagen de lo que pasa en el mercado laboral", dice Pattillo.

-¿Fue muy ansioso el Banco Central por datos oportunos?

"No. El Banco Central tiene un rol muy claro, en el cual usa un conjunto amplio de información y requiere para su toma de decisión en política monetaria la mejor imagen de lo que está pasando en la economía. Eso significa tomar información de muchas fuentes y lo viene haciendo desde siempre, no es nuevo que use los registros administrativos. Lo único que ocurre ahora es que aparece una diferencia solo en una parte del dato de empleo, entre los registros administrativos y las cifras de la encuesta".

-¿Es efectivo que en los últimos tres años el INE ha subestimado 150.000 empleos en promedio, como dijo el Banco Central?

"El estudio del Banco Central es muy bueno, pero nuestro tema hoy no es validar si esas son las cifras exactas o no, sino buscar la manera de corregir los déficits que sabemos que existen. Cuando publiquemos nuestra serie este mes, vamos a reconstruirla hasta 2010 y ahí va a estar la respuesta a esa pregunta".

-¿Fue dañada la imagen del INE por este tema?

"No hay encuesta en el mundo que pueda recoger algunos shocks . Me refiero a cosas como el fuerte aumento en la migración internacional. No hay encuesta que pueda recogerla cuando ocurre con la rapidez que pasó en Chile. Era esperable que nuestras encuestas tuviesen problemas al enfrentar shocks sobre la población en edad de trabajar, como los que hemos enfrentado en Chile en los últimos años".

-¿Pero se daña la credibilidad?

"La credibilidad del INE se dañaría si uno no reconociera las limitaciones que existen -por eso la nota de cautela- y si no hiciera nada por mejorar las cosas. Esperar que los datos de una encuesta sean perfecto reflejo de una realidad que es dinámica, no es realista aquí y en ningún lado. Por eso el futuro es de una combinación entre encuesta y datos administrativos. Y una cosa que es bueno destacar es que cuando se habla de registros administrativos, parece que está en el inconsciente colectivo la idea de que son datos correctos. Eso, simplemente no es cierto. Muchas veces se obtienen con fines que no son generar estadísticas y, por lo tanto, tienen otros filtros y normas de registro que pueden no ser consistentes con estadísticas de empleo y la evolución de la población".

''Estamos haciendo todo lo que técnicamente es válido para mantener la comparabilidad de las series y la actualización más rápida de esas series".

''La credibilidad del INE se dañaría si uno no reconociera las limitaciones que existen -por eso la nota de cautela- y si no hiciera nada por mejorar las cosas".

''La metodología de actualización de la encuesta ni las estadísticas y sus reglas básicas van a cambiar porque el INE tenga o no un consejo directivo".

GUILLERMO PATTILLO DIRECTOR DEL INE

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia