Dólar Obs: $ 777,72 | -0,47% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.810,82
IPC: 0,60%
Visita del líder norcoreano, invitado a Beijing por Xi Jinping:

Kim recurre a China para presionar a EE.UU. por estancamiento de deshielo

miércoles, 09 de enero de 2019

Alberto Millán
Internacional
El Mercurio

Pyongyang busca demostrar con su principal aliado que no está solo frente a las negociaciones con Washington.



A la espera de una nueva cumbre con el Presidente Donald Trump y urgido por el levantamiento de las sanciones económicas que asfixian a su régimen, el líder norcoreano Kim Jong-un realiza una sorpresiva visita de cuatro días a Beijing, con la expectativa de presionar a Estados Unidos a retomar unas negociaciones que hoy parecen estancadas.

Kim llegó el lunes a China invitado por el Presidente Xi Jinping y estará en la capital hasta el 10 de enero, según informó la agencia oficial china Xinhua. El viaje se produce en medio de desacuerdos en las negociaciones sobre el arsenal nuclear norcoreano tras la primera y única cumbre entre Kim y Trump en junio de 2018 en Singapur. Mientras EE.UU. opta por mantener las sanciones contra Norcorea hasta que se concrete una desnuclearización, Pyongyang reclama un alivio inmediato.

Además llega inmediatamente después de que Kim, en su discurso de Año Nuevo, advirtiera que podría "no tener otra opción más que explorar una nueva vía para defender soberanía y (sus) intereses" si Washington no cambia de rumbo, en sus relaciones con Norcorea. Asimismo, la presencia de Kim Yong Chol, el encargado de los diálogos con el secretario de Estado Mike Pompeo, respecto del deshielo, evidenciaría que el líder norcoreano busca dar una señal de que no está solo frente a EE.UU. y Corea del Sur. Y sobre todo, de que cuenta con el respaldo de la segunda economía del mundo, que además es su principal aliado político y diplomático.

"Kim fue inteligente al hacer su primer viaje de 2019 a China en lugar de a Corea del Sur. Así muestra el tipo de respeto por la relación China-Norcorea que Xi Jinping ha querido desde que Kim llegó al poder, y que hasta el año pasado Kim se negó a concretar", comentó a "El Mercurio" Jenny Town, analista del Stimson Center, aludiendo a que el líder norcoreano no se reunió con Xi en sus primeros seis años de mandato, algo inusual para un líder norcoreano con uno chino. China incluso ha comprometido su apoyo a la desnuclearización. Pero en 2018, Kim cambió el enfoque, y visitó tres veces a Xi, las últimas dos, justo antes de la cumbre con Trump y de otra reunión con el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

"La cooperación económica y el apoyo político de China (y Rusia) le dan a Kim influencia en las negociaciones con los EE.UU. y la República de Corea. Al mismo tiempo, las consultas con Xi antes y tras las reuniones con Trump y Moon le dan a Beijing la impresión de que los intereses chinos se comprenden", añadio Town, también editora del sitio especializado 38 North.

China no solo es un vínculo político clave para el aislado régimen comunista. Es también su principal fuente de ayuda y casi la totalidad de sus intercambios comerciales norcoreanos pasan por el gigante asiático, que además, cumplió un papel fundamental en la defensa del Norte en la guerra de Corea (1950-1953), de la que derivó la división de la península.

"Si Kim puede mantener una buena relación con Xi, entonces las consecuencias de una ruptura en la diplomacia entre EE.UU. y Corea del Norte serían menos costosas y peligrosas", complementó a este diario, Eric Gómez, analista del Instituto Cato, que añadió que el proceso de deshielo hasta ahora puede haber generado molestia en Beijing.

"El orden de prioridades de China" en las negociaciones es "mucho más similar al de Corea del Sur: construir una nueva relación con Norcorea, antes que impulsar primero la desnuclearización", dijo Gómez respecto de los intereses de China que, de caer el régimen comunista de Pyongyang, podría tener que acoger una ola de refugiados y ver tropas de EE.UU. en su frontera.

Beijing también estrecha sus vínculos con Pyongyang en momentos de tensión con Estados Unidos. Kim llega justo cuando negociadores estadounidenses están en la capital para abordar la guerra comercial; mientras que las tensiones entre Washington y China por el mar del Sur continúan.

Trump ha dicho que la localización de una segunda cumbre con Kim se anunciaría pronto y el diario surcoreano Munhwa, dijo que Hanoi, capital de Vietnam, sería el lugar inicialmente elegido.

La visita de Kim también sirvió para revelar uno de los secretos mejores guardados del régimen: el líder -cuya edad y fecha de cumpleaños era desconocida- llegó ayer a 35 años de edad, según aseguró el Global Times, diario controlado por el PC chino.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia