Dólar Obs: $ 662,27 | 0,27% IPSA -0,26%
Fondos Mutuos
UF: 27.611,63
IPC: 0,50%


Inmigrantes y chilenos en el extranjero impulsan plataformas de envíos de dinero

miércoles, 02 de enero de 2019

Sofía Maluenda
Economía y Negocios
El Mercurio

Firmas como Currency Bird y Global 66 lograron transferencias internacionales por sobre los US$ 10.001 millones durante 2018.



Tomando en cuenta la brecha que hay en Latinoamérica respecto al resto del mundo con los servicios de transferencia de dinero, es que Cristóbal Forno y Tomás Bercovich lanzaron en junio un piloto de envíos solamente entre Chile y Perú. El resultado fue tan positivo que hace un mes decidieron expandirlo al resto de Sudamérica.

Así nació Global 66, que en un mes ya ha realizado transferencias por US$ 1 millón, además de un total de 2.500 transacciones y más de 600 clientes considerando el piloto de junio.

Actualmente cuentan con más de 150 rutas, las que operan desde Chile, Perú y Colombia, y proyectan la apertura de mercados nuevos: Argentina y México. "En Latinoamérica y Chile especialmente hay una gran cantidad de inmigrantes que necesitan mandarle plata a su familia todos los meses", cuenta Tomás Bercovich. "Lo que les gustó es que es mucho más rápido que las otras alternativas: en la gran mayoría de los casos la plata ya está lista en menos de una hora y no siempre se requiere ir físicamente a una sucursal", agrega.

Para poder realizar un envío, hay que hacerlo en la página de Global 66 y transferir el dinero a través de internet o por un depósito bancario. Después se hace un chequeo de antecedentes y la transacción se hace efectiva. "Considerando que en promedio se cobra un 8% de comisión para este tipo de transferencias, vimos la oportunidad de aplicar tecnología a este problema, y por eso lanzamos la plataforma", asegura. "Transparentamos totalmente el tipo de cambio y cobramos una comisión que va entre el 1% y el 2,5%, dependiendo del monto de la transacción", agrega.

Uno de los grandes desafíos es agregar a Venezuela y Haití a las rutas, por la demanda que proyectan de transferencias desde Chile hacia esos países, considerando la cantidad de inmigrantes que cuentan con familias en esos países.

Hacia el hemisferio norte

En el otro extremo está Currency Bird, proyecto que nació en 2013 y se formalizó en 2015 como parte de la experiencia de sus socios fundadores, que vivían en el extranjero y necesitaban de las transferencias de fondos.

"Nuestro mercado partió en Reino Unido, pero ahora nos expandimos a más de 50 otros países, donde los principales destinos son Estados Unidos, Inglaterra y otros países de Europa, Australia, Canadá, China y, en menor medida, Latinoamérica", explica el gerente general, Teófilo de la Cerda.

Su gran requisito es que los usuarios de la plataforma deben estar bancarizados, ya que todas las transacciones se hacen efectivas por medio de los bancos. Por lo mismo, están disponibles generalmente en un plazo de 48 horas hábiles.

Debido a eso es que el mercado de los inmigrantes en Latinoamérica no es su mayor fuerte. En cambio, han encontrado su nicho en empresas -cuentan con más de 120 inscritas- y personas naturales que necesitan enviar o recibir dinero, ya que están viviendo o estudiando en el extranjero.

"Este año hemos transado más de US$ 10 millones y venimos creciendo por sobre el 170% año a año con más de 5 mil transferencias", explica De la Cerda. Además, cuentan con una base de 10.000 usuarios inscritos y alrededor de 4.500 activos. La tasa de recurrencia es cerca del 60%.

Cuenta que ganan gracias al tipo de cambio y actualmente ofrecen dólares americanos, euros, dólares canadienses y australianos, todas las coronas nórdicas, y están en conversaciones para agregar próximamente el peso argentino y los reales brasileños.

"Estamos en proceso de internacionalización, vamos a abrir oficinas en al menos dos países de Sudamérica, los dos el próximo año, uno por semestre", cuenta sobre sus planes para el próximo año.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia