Dólar Obs: $ 593,76 | -0,16% IPSA 0,65%
Fondos Mutuos
UF: 24.134,26
IPC: 0,30%
El debut laboral de la generación sub 30 de las familias de negocios más grandes del país
domingo, 21 de septiembre de 2008
Economía y Negocios, El Mercurio

Matías Infante Middleton
Algunos prefieren el bajo perfil porque no les gusta ser llamados "herederos":
El debut laboral de la generación sub 30 de las familias de negocios más grandes del país.



Los más viajeros: los Luksic Lederer pasaron por Boston y Nicolás Luksic se instaló en París
Los tres hermanos Luksic Lederer hijos de Andrónico -Andrónico (27), Davor (25) y Maximiliano Luksic (20)- conocen muy bien Boston. Los dos primeros asistieron y se graduaron del Babson College (de Harvard), y el menor actualmente estudia allá.

Son quienes más han viajado.

En Chile, los tres estudiaron en el Grange School. Una impronta que su padre ha querido trazar en su descendencia. "Luco", como le dicen al mayor, pasó por Banchile y luego fue ejecutivo de cuentas del Banco de Chile. Hoy se desempeña en Antofagasta Minerals, en donde está muy cerca de su tío Jean Paul, con quien, dicen, se siente muy cómodo trabajando.

Davor, un asiduo polero, vive en Nueva York y acaba de renunciar a su puesto en el Deutsche Bank, en donde trabajó por varios meses. Actualmente está de vacaciones en Europa junto a un grupo de amigos, descansando antes de pasar a integrar el staff de Council of Americas, la organización político-empresarial de David Rockefeller.

Hombre de mundo también, su primo Nicolás Luksic Puga (29, hijo de Guillermo), si bien estudió ingeniería comercial en la Universidad Finis Terrae, ejerció como oficioso Dj en fiestas electrónicas (incluso teloneó a Dj Tiesto en Chile). Trabajó en Quiñenco, pero pronto partió fuera: se desempeñó en la filial en Francia de Heineken por más de un año, hasta que entró a AXA Investment Managers en París, en donde trabaja hasta hoy.

Un conocido dice que la intención que él tiene es acercar el grupo Luksic a Europa del Este, por lo que Nicolás renunciará prontamente a su actual puesto para estudiar un MBA en la capital francesa.

Davor acaba de renunciar a su puesto en el Deutsche Bank y pasará a integrar el staff de Council of Americas.

Cristóbal Piñera Morel (23): Trabaja como psicólogo laboral
Cristóbal (23) cumplió hace un par de semanas los seis meses reglamentarios de práctica como psicólogo. Sólo le falta entregar un informe en su universidad (la Diego Portales) para titularse como profesional.

Todo este tiempo estuvo trabajando en la Fundación Chile, en donde se tuvo que relacionar con personas que políticamente no pensaban igual que él y que tampoco entraban fácilmente en confianza por ser el hijo menor del candidato presidencial.

En todo caso, su pega como psicólogo laboral le gustó tanto que se va a quedar trabajando ahí. "Me fascina lo que hago acá", comenta.

Y no es lo único en que ocupa su tiempo: paralelamente estudia el Programa para Jóvenes Profesionales en el ESE de la Universidad de los Andes, en donde le imparten ramos de finanzas y marketing.

Reconoce que, de hacer campaña para su papá, él ocuparía solamente los tiempos libres que le queden, como las tardes y los fines de semana.

¿Y si llegara a salir Presidente? "Me arrancaría a estudiar en el extranjero", dice.

En tanto, Sebastián (26, ingeniero comercial de la Católica) acaba de entrar a trabajar a Bancard, la empresa de su padre. Antes había pasado por IM Trust.

No descarto ser empresario como mi papá porque, evidentemente, nuestros caminos se relacionan (...) Quizás algún día pueda convertirme en un microempresario", explica el menor de los Piñera.

Los hijos de Eliodoro Matte: tres carreras distintas
Luego de varios años trabajando en el negocio bursátil -en LarrainVial y después en Bice Inversiones-, Eliodoro Matte Capdevila (28, estudió arquitectura y finanzas), se fue en abril a vivir a Australia, en donde perfecciona su inglés. Por el momento, porque pronto pretende retomar los libros y perfeccionarse estudiando, también, en el exterior.

Jorge (26) abandonó la equitación -un deporte que le había dado varios premios- para dedicarse por completo a su nuevo trabajo en la empresa familiar, en el área finanzas de la CMPC. Recién recibido como ingeniero comercial de la Universidad de los Andes, se había mudado a Argentina a competir y dedicarse por completo a los caballos. Un año alcanzó a estar allá. A su regreso, y a pesar de estar convertido en todo un ejecutivo de traje y corbata, su hiperactividad y espíritu de aventura pudieron más: actualmente cuando puede se hace un tiempo y se "despeina" haciendo escalada deportiva, su nueva pasión entre rocas y hielo. Quienes lo conocen dicen que su rutina diaria se ha reducido de ir desde su departamento al trabajo, del trabajo a escalar, y de escalar de vuelta a su departamento. Además, junto a un ex compañero del colegio Cumbres, levantó "Lust For Life", una tienda de ropa masculina en el Drugstore de Providencia.

En tanto, su hermana Pilar (23) estudió periodismo en la Universidad de los Andes. Es la única que todavía vive con sus papás y recién se cambiaron de casa. Actualmente hace su práctica profesional en Un Techo Para Chile. Hace un par de semanas entregó su proyecto de título, una revista en internet sobre panoramas culturales, en la que trabajó por varios meses junto su mejor amiga de la universidad. Paralelamente, prepara su tesis de grado, y su defensa en enero del 2009. Y sin embargo, cercanos a ella dicen que lo suyo no es el periodismo; que pretende sacar la carrera para estudiar un posgrado en pedagogía. "Y siempre en el área social, que es lo que más le gusta", explican.

Jorge trabaja en la CMPC y Pilar hace su práctica profesional en Un Techo Para Chile.

Los 13 Cruzat Valdés: Pasan por CV y también apuntan a vivir en el extranjero
Todos los retoños hombres de Manuel Cruzat han pasado, o van a pasar, por el Grupo CB, de su propiedad. Manuel Cruzat Valdés (41) -el tercero, de trece- es, de hecho, el gerente general del holding y el más cercano a su padre.

Los gemelos Francisco y Antonio (30) pasaron por el departamento de estudios de CB Capitales, en donde se desempeñaron en sus primeros meses de profesionales: el primero como ingeniero civil industrial, y el segundo como ingeniero comercial, ambos de la Universidad Católica.

Los dos están casados. Francisco acaba de terminar un MBA en Chicago y actualmente trabaja allá como consultor de riesgo, y Antonio -quien ya tiene un magíster en economía de la PUC en el cuerpo- comenzará esta semana un MBA en la misma ciudad.

Rodrigo (28 y undécimo hijo) los sigue en edad. Periodista de profesión, egresado de la Universidad Andrés Bello, hoy es colaborador en la Revista Ercilla, en donde cubre política, y trabaja en un escritorio de la oficina de su papá. Anteriormente trabajó en el primer blog corporativo chileno, para Turismo Cocha.

De las mujeres: Alicia (27) -quien estudió periodismo en la Universidad Católica y trabajó en la Revista Hacer Familia- se casó en 2006 con Arturo Gana Barros y actualmente vive en Chicago, donde su marido estudia un MBA. Allá, como madre joven que es, lee mucha literatura infantil; y a su regreso a Chile pretende poner jardines infantiles porque tiene una inclinación por la pedagogía.

Luego está Rosario (25), la menor del clan, quien antes de egresar como ingeniera comercial de la Católica, realizó su práctica profesional en la corredora de bolsa CHG. Hoy trabaja en e-Class y sueña con poner un negocio familiar para trabajar junto a los suyos.

Los Ibáñez: muy emprendedores
Mientras estudiaba en la universidad, a Nicolás Ibáñez Varela (24 años, hijo de Nicolás Ibáñez, director de D&S) se le ocurrió montar un negocio y nació Degree, una productora de eventos.

Ibáñez estudió en el Grange School y es master en finanzas de la Universidad Adolfo Ibáñez en donde, cuentan, lo enganchó la movida social. De hecho, estuvo un tiempo trabajando para la Universidad del Trabajador, Infocap. También es consejero de la organización Jóvenes Líderes, en donde ha escrito columnas compartiendo su punto de vista en temas de emprendimiento.

Hoy trabaja en LarrainVial en finanzas corporativas, pero tiene negocios fuera también: junto a su papá formó La Joya del Pacífico, sociedad anónima que controla el equipo de fútbol Wanderers de Valparaíso.

Con el papá comparte el gusto por el montañismo: hace dos años subió el Lhotse, en los Himalaya, en una especie de emprendimiento personal. Y la relación es buena: en ocasiones se les puede ver juntos en alguno de los supermercados del holding, paseando a invitados internacionales.

El emprendimiento va con el apellido. Su primo Roberto (24, hijo de Felipe Ibáñez, del directorio de D&S) también tiene negocio propio: Touch, una productora de publicidad que armó con la ayuda de sus profesores de la Escuela de Negocios de la Adolfo Ibáñez, en donde terminó la carrera.

Otro primo, Maximiliano (28, hijo de Pedro) se recibió como abogado de la Universidad Católica y ejerce en la oficina Bulnes, Pellegrini & Urrutia. Ayudante en derecho económico en la Católica y especializado en litigios comerciales, recientemente se casó y se fue a estudiar un posgrado a Chicago.

formó junto a su papá la sociedad La Joya del Pacífico, controladora de Wanderers. Su primo Roberto tiene una productora de publicidad llamada Touch.

Los Guilisasti: de la tercera generación ninguno está en la Viña
Eduardo Guilisasti Tagle -fundador de Concha y Toro-, quien falleció en 1998, tuvo siete hijos; cinco de los cuales trabajan en la empresa familiar: Eduardo, Rafael, Pablo, Isabel y José.

De ellos, Eduardo es el único que no tiene hijos, pero de los retoños del resto de los hermanos se armó un familión, de los cuales ninguno ha entrado a trabajar en la viña.

Pablo Guilisasti (28, hijo de Pablo) salió de ingeniería comercial de la Universidad Católica y se fue a Stanford a hacer un MBA. Más allá de lo formal que pueda sonar esto, a su regreso se vinculó fuertemente con el aterrizaje de la bebida energética Red Bull en Chile. Y después tuvo otro "aterrizaje": junto a un grupo de amigos creó un club de paracaidismo y se compró un avión de casi un millón de dólares para realizar saltos deportivos. Porque el "Pollo", como le dicen sus cercanos, siempre fue fanático de los deportes extremos: campeón de snowboard, viajó por el mundo compitiendo con su tabla.

Luego viene Eduardo (25), su hermano, también es deportista: corre en rodeos y tiene caballos corraleros. En cuanto a negocios, es parte de Greenergy en Chile, una empresa que se busca soluciones energéticas alternativas amigables con el medio ambiente, como paneles solares.

Isabel Mitarakis (22, hija de Isabel) tiene una vocación social: es participante activa de la Corporación Crea +, que realiza clases y academias en liceos. Isabel imparte una de juegos chilenos.

Su hermano Alejandro (24) es publicista de la Diego Portales y fanático de la fotografía.

Por último, y al igual que su tía Josefina, la más artista del clan es Sofía (20, hija de Rafael).

Otras familias
Lionel Kaufmann (30, hijo de Cristóbal) estudió ingeniería comercial en la U. de los Andes. Trabajó un tiempo en Alemania y a su regreso entró a trabajar en Kaufmann Mercedes-Benz. Es muy cercano a su padre, al igual que Melanie, su hermana de 26 años.

Juan Obach hijo (24, su padre del mismo nombre es socio de BO, ex Pathfinder) hizo su práctica profesional en Celfin Capital y su hobby es el kitesurf.

De los hijos de León Vial, Anita puso hace poco una pizzería en La Parva, y León (26 y recién casado) es ingeniero comercial de la U. del Desarrollo y hoy trabaja en LarrainVial.

Claudio Angelini Amadori (26): Alineado con la familia
Los hijos de Roberto Angelini siempre han cultivado un bajísimo perfil, al igual que su padre.

Claudio (26) recibió hace un par de semanas una excelente noticia: se había sacado un 6,5 en su examen de grado, lo que lo convertía automáticamente en un ingeniero civil.

"Muro", como le dicen sus más amigos, estudió en la Universidad Diego Portales y su práctica profesional la realizó en el holding de la familia. En Empresas Copec aprendió el quehacer de su profesión en el área de investigación, viendo los procesos de distribución del grupo.

La experiencia que obtuvo durante ese tiempo la utilizó para hacer su memoria aprovechando los conocimientos que había adquirido.

Quienes lo conocen dicen que es muy tradicional para sus cosas, muy al estilo de su papá y su tío abuelo; que no tiene proyectos propios porque prefiere andar tranquilo por la vida.

Por eso, lo más probable es que vuelva a trabajar en el holding familiar cuando regrese desde Miami, donde actualmente pasa unas vacaciones que se tomó luego de titularse.

En todo caso, ganas de estudiar y seguir perfeccionándose no le faltan, y Harvard es la opción que más le atrae.

Pero Claudio tiene también un lado bohemio: toca batería en un grupo de jazz llamado Miyagi, que a veces se presenta en bares de la capital.

Su hermano Mario (23) también es medio músico y jazzero: sus instrumentos son el clarinete, la trompeta y el saxo.

Completan la familia Mauricio (32), arquitecto, y Daniela, la mayor y licenciada en literatura inglesa.

En tanto, uno de sus primos, Franco Mellafe Angelini, hijo de Patricia, fue compañero de Davor Luksic en Babson College, en Boston.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia