Dólar Obs: $ 784,25 | -1,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.259,83
IPC: 0,80%
Persiste deuda de conectividad para el uso de recursos pedagógicos en línea e interactivos

Calidad de internet en los colegios: lento avance en velocidad y nulo en cobertura

lunes, 24 de diciembre de 2018

Alexis Ibarra O.
Educación
El Mercurio

Hace justamente un año, tras un reportaje sobre el tema en este mismo espacio, las empresas de telecomunicaciones se comprometieron a elevar la velocidad de conexión en miles de colegios. Si bien los compromisos se han ido cumpliendo, sus beneficiarios son solo una pequeña fracción del total de establecimientos educacionales.



"La cosa no ha cambiando en nada. Tenemos una conexión con un costo cercano a los $500 mil para dotar de wifi al establecimiento, ya que la conexión que nos da el Estado apenas nos alcanza para las labores administrativas. La monitoreamos constantemente con herramientas que miden velocidad y nunca tenemos lo que nos ofrecen", dice Daniel Portilla, encargado del plan de mejoramiento educativo del Colegio Santa Isabel de Hungría, en La Cisterna, establecimiento de 1.200 alumnos, de prekínder a cuarto medio, cuya matrícula presenta un 50% de vulnerabilidad.

Hace un año, Portilla fue entrevistado en esta misma sección para un reportaje sobre la calidad de internet que recibían los colegios municipales y subvencionados. Este develó que la conectividad no es la suficiente para los requerimientos educativos actuales y, peor aún, 1.970 establecimientos incluso no contaban con internet.

Tras esa nota periodística, varias empresas del rubro se acercaron a la Subsecretaría de Telecomunicaciones, Subtel, para ofrecer un plan de mejora que hasta cuadruplicaba la velocidad de conexión. Sin embargo, a un año de ese compromiso, esa mejora ha llegado a una fracción del total de los colegios.

Victoria Marshall, directora de Compumat, empresa proveedora de e-MAT, un software multimedia para la enseñanza de las matemáticas, comparte la opinión de Portilla. "Hemos visto mejoras, pero en casos muy puntuales. En general, la situación no ha mejorado. En muchos establecimientos tenemos que instalar un servidor local, porque los contenidos no se pueden transmitir por internet cuando trabajan varios alumnos en forma simultánea", dice. El año pasado, el 60% de los colegios que contrataban e-Mat debían contar con un servidor local. Este año, el 80% de los colegios lo debe usar debido a su mala conectividad.

Trato anacrónico

El problema es que la licitación que rige los contratos con los proveedores de internet data de 2011, año en que se creó el "Programa de conectividad para la educación", en la que las empresas ofrecían planes y las escuelas contrataban el que les entregaba mejores prestaciones según su zona geográfica.

En todos estos años las condiciones de la licitación no han variado, a pesar de la evolución del uso de internet y las posibilidades de nuevas herramientas pedagógicas que requieren de mayor capacidad de conexión.

De ahí que el año pasado las empresas decidieran mejorar, en algunos casos, la calidad de conexión que ofrecían. "Tras el reportaje, las empresas ofrecieron voluntariamente un mejoramiento de la conectividad, asumiendo ciertos compromisos que han ido cumpliendo, como un aumento en la velocidad cuando la tecnología lo permite. Es más bien un acuerdo de buena voluntad", dice Natalia López, jefa de la división del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones.

La Subtel ha recibido informes con el grado de avance de los compromisos asumidos por las empresas, pero esto no significa que las mejoras lleguen a todas las escuelas (ver recuadro e infografía). De hecho, hasta el momento se han beneficiado 1.022 establecimientos de los 7.595 que participan en el Programa de conectividad para la Educación, según datos de la Subtel.

Desde el Programa de Conectividad de la Educación reconocen que hoy la velocidad de internet, 30 kbps por estudiante en promedio, no es suficiente para los requerimientos actuales. La meta es llegar a 100 kbps por alumno en 2022, aclara Sebastián Marambio, director del Centro de Innovación del Ministerio de Educación.

Para mejorar su conexión actual, muchos establecimientos optan por contratar una adicional, con la que pueden dar respuesta a sus necesidades académicas. "Anualmente, los colegios gastan cerca de 5 mil millones de pesos provenientes de la subvención escolar preferencial y regular para contratar una conexión que cumpla con sus requerimientos. Este dinero es más que los recursos que se le asignan al Programa de Conectividad", agrega Marambio.

Un futuro mejor

Para avanzar en esta materia ya se trabaja en varías vías. Una de ellas es llamar a una nueva licitación del Programa de Conectividad. La Subtel y el Mineduc ya trabajan en las definiciones técnicas para que se llame a concurso en 2019 y se concrete en 2020. "Buscará entregar en forma prioritaria la conectividad a las escuelas que actualmente no tienen conexión o tienen una de mala calidad", dice Marambio.

Además, el próximo año comenzará a operar un nuevo proyecto llamado "Aulas Conectadas", que tiene como objetivo habilitar salas de clases con internet para posibilitar el uso de innovaciones educativas en la web. "Se busca habilitar 79 mil aulas de 2.600 escuelas, lo que beneficiará a un millón 700 mil estudiantes, lo que equivale a la mitad de la matrícula del país", explica.

Esto permitirá que los colegios estén preparados internamente para recibir una conectividad de buena calidad y distribuirla eficientemente al interior del establecimiento.

"La conexión que tenemos funciona mal. Tuvimos que dejarla solo para labores administrativas y conectada con cables porque no sirve para wifi. Para realizar las labores pedagógicas tuvimos que contratar una línea dedicada.
DANIEL PORTILLA
Encargado del plan de mejoramiento educativo del Colegio Santa Isabel de Hungría.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia