Dólar Obs: $ 678,77 | -0,17% IPSA 1,06%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
eCommerce en 2018: el año del Marketplace

miércoles, 05 de diciembre de 2018




Alan Meyer Director General de Mercado Libre

Se nos acaba este año vertiginoso en que la economía digital fue, como nunca antes, gran protagonista. Este es un camino sin retorno y así lo demuestran las decisiones estratégicas de las compañías en todas las industrias relevantes. Haciendo una mirada rápida sobre las operaciones que acapararon portadas este 2018, realizadas por Amazon, Uber, AirBnB o -a nivel local- Cornershop, hay un elemento en común: todas estas empresas son marketplaces online.

Un marketplace es un sitio en que múltiples oferentes presentan productos o servicios buscando consumidores, donde las transacciones son procesadas por dicho marketplace. En palabras simples, una tienda de tiendas. La idea no es nueva y es incluso anterior a internet, que sólo aceleró el fenómeno. Entonces la pregunta es ¿por qué ahora tienen este protagonismo excluyente? Un motivo fundamental: la necesidad de tener un intermediador que garantice la satisfacción de ambas partes, oferentes y consumidores.


Esta intermediación se hace activa, por ejemplo, a través de los reviews. A diferencia de lo que pasa en un mall, donde el operador no ofrece este tipo de herramientas en que se pone del lado del consumidor, en los marketplaces online el comprador tiene este tipo de información que es muy valiosa para su toma de decisiones.

Hagámonos otra pregunta: ¿qué probabilidad hay de que en Chile algún actor del mundo empresarial anuncie la creación de una nueva cadena de multitiendas? Muy baja si es que no nula. En cambio, los hechos demuestran una reciente explosión en la cantidad de nuevos marketplaces, en múltiples industrias. Se estima que esta forma de comercio representará el 40% del eCommerce global hacia el 2020.

Esto genera un efecto democratizador en cuanto a la capacidad de emprendimiento, intensifica la competencia y estimula el desarrollo económico colaborativo. Es decir, buenas noticias para las economías en todo el planeta.

¿Pero por qué existen estos sitios online que agregan oferta de productos y servicios? El mismo motivo por el cual se inventaron los almacenes, los supermercados y los centros comerciales. Si quieres arroz, no vas a la oficina de la empresa fabricante, sino a un lugar donde además de arroz está todo lo que necesitas para tu casa. Es el imperio del consumidor y su demanda constante por una mejor experiencia y uso óptimo del tiempo, bien cada vez más escaso.

Pero más allá de la conquista del consumidor, los marketplaces tienen ventajas muy claras también desde el punto de vista de la oferta. Si soy un fabricante de vasos reciclados de Curicó, para qué vender a través de mi sitio web si otro sitio puede ofrecerme acceso a mucho más tráfico, despacho más allá de mis capacidades y múltiples opciones para mis potenciales clientes en cuanto a medios de pago. Además, aplica también la comparación con los centros comerciales: los oferentes pagan sólo un variable, y no el duro costo fijo por el arriendo de un espacio en el mall.

El desarrollo de la tecnología mobile es también fundamental, toda vez que hoy estos marketplaces se despliegan a través de apps, que son utilizadas masivamente dada la multifuncionalidad de éstas. Proveedores de transporte (Uber), servicios de asistencia de compra (Cornershop) o Mercado Libre, justamente lo que hacen es luchar por la conquista de ese espacio en la pantalla de un teléfono celular, buscando ser imprescindible a ojos del consumidor.

Las ventajas de los marketplaces son evidentes, pero por cierto que existen aún muchos desafíos para quienes estamos en la industria. La seguridad es uno de ellos y la democratización total a nivel de medios de pago es otro. En muchos países hay regulaciones en curso para determinados servicios, lo cual supone también que en los próximos años veremos nuevas reglas del juego, que vendrán a reconocer en definitiva el protagonismo que los marketplaces están teniendo en el comercio global… consumidor mediante.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia