Dólar Obs: $ 678,77 | -0,17% IPSA 1,06%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Reforma de pensiones no contaría con recursos suficientes para su financiamiento con holguras fiscales en 2022, 2025 y 2026

domingo, 25 de noviembre de 2018

Carlos Agurto L.
El_Mercurio

Proyección del Observatorio del Gasto Fiscal. Informe de la entidad advierte además que alto costo del proyecto pone en duda la meta de alcanzar el balance estructural en 2027. Por su lado, el exministro de Hacienda Rodrigo Valdés insiste: "El financiamiento de la reforma de pensiones con holguras futuras es una apuesta que tiene riesgos".

En tres días más, el 28 de noviembre, está previsto que el Consejo Consultivo Previsional, instancia asesora del gobierno en materias relacionadas con el sistema de pensiones solidarias, emita un informe sobre el proyecto de reforma al sistema previsional que dio a conocer el Gobierno hace pocas semanas. Y tras ello, la iniciativa podrá comenzar su tramitación en el Congreso la segunda semana de diciembre.

Así, aunque formalmente no se ha iniciado el debate en el Parlamento, el proyecto -que entre sus elementos esenciales plantea un aumento de la cotización de 4 puntos adicionales al actual 10% obligatorio, e introduce más competencia a las AFP- ya ha sido objeto de críticas y ha despertado el debate desde varios ángulos. Uno de ellos es precisamente con qué recursos fiscales se financian los casi US$ 3.500 millones y la gradualidad con que se llega al proyecto en régimen en 2030.

En una guerra de declaraciones cruzadas, fueron los exministros de Hacienda de oposición Rodrigo Valdés, Nicolás Eyzaguirre y Andrés Velasco los que en distintas instancias abrieron los fuegos y dieron a conocer sus aprensiones. "Contradictorio", "irresponsable", "populismo fiscal", fueron algunos de los epítetos lanzados por las exautoridades.

La respuesta del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, a sus "colegas" no se hizo esperar. "Este es un proyecto que absorbe una cantidad importante de recursos, no hay duda alguna", reconoció durante su exposición ante la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, en que entregó detalles de la propuesta. "Este tipo de reformas no se hacen de una vez y no se hacen para un período de gobierno", agregó, poniendo a la gradualidad como piedra angular de su réplica.

La solvencia económica de la propuesta previsional del Gobierno -por la vía de las holguras fiscales- fue validada en los últimos días por las clasificadoras de riesgo Fitch Rating y Moody"s. "No esperamos que la reforma altere fundamentalmente la hoja de ruta de la consolidación fiscal", planteó esta última.

A su turno, el Observatorio del Gasto Fiscal -reputada organización destinada al análisis del gasto público creada bajo el alero de la Universidad de Santiago y la Fundación Contexto Ciudadano- puso números a la discusión por el financiamiento.

En un informe denominado "Recursos Comprometidos 2020-2026", la entidad analizó la proyección financiera del sector público 2020-2023 elaborada por la Dipres, en el marco de la actual discusión del Presupuesto 2019. Con ello, el Observatorio calculó la disponibilidad de holguras fiscales que permitirían financiar el proyecto.

Financiamiento asegurado en el actual gobierno, pero...

El informe da cuenta de que, en caso de aprobarse en 2019 el proyecto en los términos actuales, para los últimos años de la actual administración del Presidente Piñera (2020-2021), el proyecto contaría con financiamiento. Esto, si se considera que su costo en los dos primeros años de implementación sería de US$ 204 millones y US$ 732 millones, y las holguras fiscales de dichos períodos son mayores: US$ 1.615 millones y US$ 1.097 millones, respectivamente.

Sin embargo, para el año 2022 -primer año del próximo gobierno- la reforma de pensiones aumentaría el gasto hasta los US$ 796 millones versus los US$ 789 millones que se estiman como holguras fiscales. En simple, de acuerdo con las estimaciones de la Dipres, para dicho año faltarían en torno a US$ 7 millones para financiar la reforma.

El escenario cambiaría el 2023, de acuerdo con la Dipres, debido a un incremento de los ingresos proyectados. De esta forma, el proyecto de pensiones -que para dicho año considera un gasto de US$ 1.369 millones- contaría con financiamiento. Incluso, quedarían disponibles US$ 1.409 millones adicionales para otros proyectos.

Sin embargo, Gabriel Chacón, director de contenidos del Observatorio del Gasto Fiscal, pone un manto de dudas sobre las estimaciones de la Dipres para este período, principalmente respecto del crecimiento anual del gasto compatible con la meta (promedio 2,8%) y los ingresos cíclicamente ajustados. "Por ejemplo, en este último ítem se proyecta un alza de 6,2% para 2020 y de 4,1% para 2023, ambos originados por mayores ingresos tributarios netos, sin que hubiese explicado en mayor detalle qué metodología y supuestos usaron", apunta.

Hasta aquí llegan los números de la Dipres, por lo que el documento del Observatorio considera para el período 2024-2026 dos nuevos escenarios: "optimista" y "realista".

El primero proyecta un aumento del ingreso cíclicamente ajustado de 3,7% y de los gastos comprometidos de 2,8%. Este último punto es considerado optimista, ya que el crecimiento promedio anual del gasto entre 2012 y 2017 fue de 5,1%, y en el primer gobierno de Piñera (excluyendo el 2010 por el terremoto) alcanzó el 3,9%.

Además, la proyección realizada por la Dipres, utilizada como base para este estudio, proyecta alzas del gasto muy bajos para 2022 (1,8%) y 2023 (1,3%). " Estos valores son muy ambiciosos y se encuentran entre los tres crecimientos del gasto más bajos desde 1990", explica el investigador del Observatorio Manuel Henríquez.

Bajo estos supuestos, el proyecto contaría con financiamiento por la vía de las holguras fiscales. Incluso, en 2026, estas se empinarían sobre los US$ 5.305 millones, lo que cubriría los costos de la reforma en dicho año (US$ 2.462 millones) y dejaría disponibilidad de US$ 2.843 millones para nuevos proyectos.

Pero la proyección para el escenario que el Observatorio considera "realista" cambia drásticamente y la generación de holguras para los años 2024-2026 disminuye ostensiblemente. Para proyectar las holguras en este período se consideró un aumento de los ingresos de 3,7% y del gasto fiscal comprometido de 3,8% (sin reforma de pensiones), y mantiene la convergencia al balance estructural a 0% hacia 2027. ¿Por qué es realista? De acuerdo con Henríquez, debido a que el porcentaje de gasto comprometido se acerca al promedio de los últimos años y exigente respecto de la reducción del déficit estructural.

En estas circunstancias, en 2024 la disponibilidad para nuevos proyectos alcanzaría los US$ 266 millones, y en los dos años siguientes las holguras no financiarían los nuevos gastos en pensiones, generándose un saldo negativo de US$ 868 millones y de US$ 1.934 millones en 2025 y 2026, respectivamente (ver infografía).

Valdés: "Es raro pasar de tener un problema fiscal a tener grandes holguras"

Desde la perspectiva del exministro de Hacienda Rodrigo Valdés, los cálculos del Observatorio Fiscal revelan que es fácil que estemos en escenarios de holguras que no son tan grandes, "lo que es coherente con que la situación fiscal requiere atención. Es raro pasar de tener un problema fiscal a tener grandes holguras". En este sentido, la exautoridad insiste en que "el financiamiento de la reforma de pensiones con holguras futuras es una apuesta que tiene riesgos".

El actual docente de la Escuela de Gobierno UC agrega que el país está avanzando hacia mayores beneficios para la clase media e incluso universales, "pero con una carga tributaria que no parece coherente con ese objetivo".

Jeannette von Wolfersdorff, directora ejecutiva del Observatorio del Gasto Fiscal, reconoce que predecir el crecimiento del gasto público y de los ingresos fiscales es complejo. No obstante, asume que según los escenarios analizados "se ve un riesgo claro de que la reforma de pensiones implique no cumplir con nuestra meta de déficit estructural en el futuro".

Por esta razón -la también directora de la Bolsa de Santiago-, plantea que es fundamental que este riesgo se transparente en el debate público. "Debería haber un acuerdo político amplio, que implique dejar de proteger los gastos que benefician a los votantes de ciertos sectores políticos, permitiendo la reformulación e incluso la eliminación de programas que no han mostrado evidencia positiva. Segundo, se debería realizar una reforma al sistema presupuestario, poniendo el énfasis en la calidad, eficacia y eficiencia del gasto público", expresa.

Consultado por "El Mercurio", el Ministerio de Hacienda evitó referirse a las proyecciones realizadas por el Observatorio del Gasto Fiscal.

Se debería realizar una reforma al sistema presupuestario, poniendo el énfasis en la calidad, eficacia y eficiencia del gasto público". JEANNETTE VON WOLFERSDORFF DIRECTORA EJECUTIVA DEL OBSERVATORIO DEL GASTO FISCAL

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia