Dólar Obs: $ 658,75 | -0,31% IPSA 0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.548,06
IPC: 0,10%
Reunión anual del foro económico:

Disputa comercial entre China y Estados Unidos ensombrece la cumbre del APEC

domingo, 18 de noviembre de 2018

Javiera Martínez Enviada especial
Internacional
El Mercurio

PORT MORESBY



La cooperación que es la pieza fundamental del foro APEC sufrió un duro golpe ayer en la cumbre de líderes en la capital de Papúa Nueva Guinea, por la disputa sin respiro entre las dos principales economías. China y Estados Unidos plantearon visiones totalmente opuestas sobre comercio, inversiones y seguridad nacional, que sumadas a las crecientes diferencias entre las economías miembros del grupo, dejaron casi nada de espacio para llegar un consenso, ni siquiera en la declaración final.

El Presidente chino, Xi Jinping, criticó fuertemente las tendencias proteccionistas que en los últimos dos años han puesto obstáculos al libre comercio y a la globalización. "La historia enseña que nadie sale ganando de una confrontación, sea bajo la forma de una guerra fría, una guerra caliente o comercial", afirmó Xi. "Los intentos de erigir barreras y de romper las relaciones económicas estrechas son contrarios a las leyes económicas y al sentido de la historia... Es un enfoque cortoplacista que está abocado al fracaso", afirmó el Presidente chino quien pidió al mundo rechazar el proteccionismo y el unilateralismo.

Poco después, en la misma tribuna, el Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence fue más combativo y directo: prometió que su país no va ceder en su política arancelaria, dijo que podrían hasta duplicar los impuestos a las importaciones chinas y cuestionó el principal proyecto de infraestructura e interconexión de Beijing -la Nueva Ruta de la Seda- llamándolo "diplomacia de chequera".

"Esperamos una mejora (en las relaciones), pero Estados Unidos no cambiará de dirección hasta que China cambie sus maneras", sostuvo Pence, quien representó a Washington después de que el Presidente Donald Trump desistiera de participar en el foro.

A las declaraciones se sumaron otros gestos irritantes para China. Pence anunció que Washington va a cooperar en el desarrollo de una base naval en Australia (que ve con preocupación las intenciones chinas en el Pacífico) en Papúa Nueva Guinea y más tarde se reunió con representantes de la delegación de Taiwán, al que Beijing considera una provincia rebelde.

El intercambio verbal siguió en una cita con líderes empresariales, ante los que Xi promovió su Nueva Ruta de la Seda. El Presidente repitió como otras veces que no había una agenda geopolítica detrás del proyecto, que se dio a conocer en 2013 y apunta a reforzar una red de enlaces terrestres y marítimos con el sudeste asiático, Asia central, Medio Oriente, Europa y África.

"No excluye a nadie. No es un club exclusivo cerrado a los no miembros, ni tampoco es una trampa, como algunas personas lo han etiquetado", dijo Xi. Pence había destacado antes el temor a que los países pequeños que se inscriban en proyectos de infraestructura queden con cargas de deuda que no pueden pagar.

Es "una ruta de un solo sentido", ironizó después Pence, llamando a los países de la zona a acercarse a Estados Unidos y a no ceder a los cantos de sirena de una diplomacia china de chequera "en el mejor de los casos, opaca".

"Nosotros no ahogamos a nuestros aliados en un mar de deudas", afirmó. "No oprimimos, no corrompemos, no comprometemos su independencia". El Vicepresidente anunció que Australia se uniría a Estados Unidos y Japón en una asociación que ayudaría a los países de la región a desarrollar prioridades de infraestructura, una posible alternativa a la iniciativa china.

La disputa fue sin duda el huésped más incómodo, y un diplomático involucrado en las negociaciones para la declaración final de los líderes dijo a Reuters que la nación anfitriona estaba teniendo problemas para encontrar un lenguaje aceptable para todos. El punto más difícil era el tema comercial, añadió la fuente, porque también fue un tema discutido entre los otros miembros del foro. Algunos pidieron un cambio radical en los sistemas comerciales, mientras otros argumentaron a favor de volver al statu quo sobre la globalización.

Quizás el único momento de distensión fue en la cena de gala, donde Pence y Xi se sentaron separados por dos personas. El mandatario chino estaba al lado del Presidente Sebastián Piñera, porque Chile será el anfitrión de la cumbre el próximo año, cuando el foro cumple 30 años.

Ambos se habían encontrado durante la tarde para una reunión bilateral de 30 minutos en la que abordaron las tendencias proteccionistas y en la que Piñera pidió a Xi cooperación para la creación de zonas marinas en la Antártica. Por su parte, el líder chino invitó al mandatario a una visita de estado durante el próximo año.

Durante su intervención en el foro empresarial, el Presidente chileno hizo también un llamado a defender APEC. La instancia, dijo, "no es solo sobre números sino que es una comunidad del comercio que mira al futuro" y advirtió sobre el peligro que se vive hoy en medio de la guerra arancelaria entre China y Estados Unidos. "Todos los países tendrán que cambiar, es la forma de alcanzar acuerdos en este mundo", enfatizó.

"Esta es una gran oportunidad para pedir a Estados Unidos y China, encontrar caminos para terminar con los aranceles y la guerra comercial que no beneficia a nadie y al final del día, dañará a todos los países", sostuvo ayer el Presidente Piñera.

El fuerte discurso del mandatario contra la guerra arancelaria obedece a la inquietud que existe en el Ejecutivo chileno por los efectos de la situación económica externa, que puede complicar aún más su agenda de crecimiento y empleos. "Chile depende de la salud y de la buena marcha mundial (...) hay algunos nubarrones como la guerra comercial que se ha desatado entre EE.UU. y China que nos está afectando y nos ha reducido el precio del cobre, ha incrementado el del petróleo y eso nos afecta", reconoció el mandatario durante la gira.

''Esta es una gran oportunidad para pedir a EE.UU. y China encontrar caminos para terminar con los aranceles y la guerra comercial que no beneficia a nadie y al final del día, dañará a todos los países". ............................................................................................................................... Presidente Sebastián Piñera

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia