Dólar Obs: $ 766,76 | -0,25% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.293,52
IPC: 0,10%
Gobierno y gremios se reunieron ayer, pero posturas se distancian. Cálculo de gasto de US$ 3.500 millones, que implica alza de 8% en salarios y otros beneficios que piden trabajadores, fue realizado por economista Cecilia Cifuentes.

Reajuste del sector público: costo de las demandas de los trabajadores equivale a la reforma previsional

viernes, 16 de noviembre de 2018

Juan Pablo Palacios
Economía y Negocios
El Mercurio




Un costo fiscal de US$ 3.500 millones, similar al gasto en régimen de la reforma previsional que propone el Gobierno, es el que tendría el petitorio que presentó hace unas semanas la Mesa del Sector Público (MSP) al Gobierno para negociar el reajuste sectorial de remuneraciones y otros beneficios.

La MSP que coordina la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) pidió un incremento nominal de 8% en salarios, un alza de 14% en el bono de término de negociación y nuevos pisos mínimos de $420.000 para las remuneraciones de auxiliares; $467.419 para administrativos; $497.225 para técnicos y $600.000 para profesionales. A esto se suman incrementos en bonos de vacaciones, escolaridad y aguinaldos.

El desembolso estimado, que incorpora el costo de todas las demandas que piden los gremios, fue calculado por la directora del Centro de Estudios Financieros del ESE Business School de la Universidad de los Andes, Cecilia Cifuentes. "Considerando todos los ítems que se toman en cuenta normalmente para el reajuste de los funcionarios públicos, el costo total sería de US$ 3.500 millones", dice la economista y precisa que dicha cifra no considera otras propuestas de los gremios, como el traspaso hacia un régimen previsional de reparto y la incorporación en el reajuste de otros funcionarios que realizan labores públicas, como los docentes de establecimientos particulares subvencionados.

En términos desagregados, Cifuentes estima que si se acoge el alza de 8% para los actuales salarios implicaría un costo para el fisco de US$ 2.000 millones, monto que estaría por sobre los US$ 1.600 millones que costaron todos los beneficios acordados en la negociación con las organizaciones en 2017. El resto de los beneficios que pide este año la Mesa, según Cifuentes, implicaría un gasto adicional de US$ 1.500 millones y con eso se llegaría a los US$ 3.500 millones.

Se estima que actualmente el Estado gasta en torno a US$ 16.000 millones al año en materia de sueldos de funcionarios solo en la administración central. Al 2017, el número de asalariados del sector público alcanzó un total de 961.060 cupos.

Sin contraoferta

Ayer, la Mesa del Sector Público sostuvo su cuarta reunión con representantes del Ministerio de Hacienda para tratar de acercar posturas en torno al reajuste. Según los dirigentes, en la cita previa, el Ejecutivo se habría comprometido a entregar este jueves su primera cifra de incremento salarial, la que están evaluando. Sin embargo, ello no ocurrió.

"Fue una reunión extensa, pero que no logra dar cuenta del objetivo de la Mesa, que era tener hoy (ayer) una respuesta íntegra respecto del planteamiento del pliego", reclamó Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT.

Figueroa también cuestionó que el Gobierno haya retrasado su propuesta por la tramitación del Presupuesto 2019: "Si nosotros aceptamos ese argumento, finalmente lo que queda es que los trabajadores del sector público recibimos reajuste una vez que se despeja todo lo demás. Es decir, estamos en el último de los eslabones".

La MSP se declaró en estado de alerta y espera que antes del próximo martes, Hacienda ponga una cifra sobre la mesa.

US$ 2.000 millones
Ese sería el costo solamente del reajuste salarial de 8% que piden los trabajadores.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia